Marchwood Delegation Letter

Esta semana la temperatura ha caído muchísimo por estas tierras, hemos pasado de 18 grados el domingo a cero. El hecho es que como la semana pasada no hablé con Mario Picazo me he resfriado un poco. En todo caso la cosa no va a más y espero recuperarme en pocos días. No quisiera tener que visitar otra vez el “Walk in Center”.

Por otro lado, comentar que el martes me llegó una nueva “Delegation Letter” que básicamente dice que mi estancia en Marchwood se prolonga hasta el 31 de agosto de 2009. Así que ya sabéis, la ventana de visitas se abre un poco más.

Estáis todos invitados, pero no a la vez!!!!

Porchester y un paseo por el campo

El viernes después del trabajo invité a cenar a Ben en agradecimiento por haberme regalado la tele. Fuimos al mexicano que hay en Ocean Village. Tendré que repetir la invitación porque la comida fue de lo más cutre. 100% cocinada al microondas. Estábamos cenando cuando me llamaron dos amigas españolas para tomar algo. Quedamos en la calle Oxford y al rato nos juntamos con el primo recién llegado de una de ellas. En total una “granaina” (Amalia), dos canarios (María y Sergio) y yo. Spanish party!!!!

Al día siguiente me propuse hacer una salida turística corta ya que estaba algo cansado y sabía que por la noche íbamos a tener guerra. Mi primer destino fue Porchester Castle.



Dorset

Corfe Castle es un pueblecito situado en el Condado de Dorset muy parecido a Santillana del Mar. Paseando por sus calles parece que estemos en otra época. Cuentan que en el año 978, el Rey Eduardo después de cazar en el bosque de Purbeck visitó el pueblo, donde Elfryda, su madrastra le acuchilló por la espalda tras ofrecerle una copa de vino.



Comodidades

El jueves se me acabó el chollo de tener un coche en exclusiva, es algo que tarde o temprano iba a pasar ya que la política de empresa dicta que un coche por cada dos ingenieros, sólo que hasta ahora he tenido suerte. Afortunadamente mi compañero es buena persona y creo que no habrá problemas para disponer del coche durante los fines de semana que es lo que más me interesa.

Por otro lado, Ben (recordáis la primera juerga en Londres) me ha regalado su antigua televisión. Me la ha traído desde Swansea hasta Southampton. La verdad es que ha sido un detallazo. Se trata de una tele Panasonic de tubo de 28”. Vamos suficiente para ver como Alonso gana este domingo el Gran Premio de China. Como anécdota curiosa os cuento que aquí hay que pagar un impuesto por cada tele que se posea. Esta, por supuesto, es “pirata”.

En fin, que aun no tengo mesa ni sillas pero al menos puedo comer encima de la televisión.

Christchurch y un paseo por la playa

Christchurch es un pueblo cuyo origen se remonta a los tiempos de los sajones. Nada más llegar se ven los carteles de Tourist Information Center que te guían por High Street. Después de recoger unos folletos comenzamos la visita. La primera parada es The Great Tower. Son las ruinas de la torre que coronaba una loma en medio del pueblo. Inicialmente construida en madera en el año 1100, se reconstruyó en piedra alrededor de 1300. Fue demolida tras la guerra civil en 1651.




Justo enfrente se encuentran las ruinas del Castillo de Christchurch. Apenas quedan en pie un par de muros rodeados por un foso lleno de agua y una casa normanda construida en 1160.



Londres (Shopping Center)

El sábado nos apuntamos a una fiesta en Londres. Era el cumpleaños de un amigo de Ben y pensé que sería interesante salir de nuevo por la “capi”. Esta vez nos desplazamos en coche, mucho más barato y rápido que el tren. Llegamos a las 3 de la tarde y decidimos ir de compras al centro. Nos dirigimos a Oxford Street.

Lo que vimos supera al Max Center en la víspera de Navidades. Gente por todas partes y muchos empujones en los semáforos. Ya sabía que esto no es nuevo pero lo de aquí es exagerado. Entramos en un par de tiendas y la verdad es que me dio la impresión de que los precios son algo caros. Finalmente abandonamos la idea y nos sentamos en The Phoenix, junto a la calle Oxford, a tomar unas cervezas.



Salisbury y Stonehenge

Según me cuentan el tiempo en esta época del año está siendo anormalmente bueno. Tras llegar de Bath, aprovechando el sol y el calorcito, decidimos preparar otra salida para el domingo, esta vez a Salisbury y Stonehenge.

Old Sarum, situada en lo alto de una colina, fue un antiguo asentamiento construido en la Edad de Hierro (año 500 A.C.). La expansión de dicho enclave causó problemas de espacio y recursos. En 1220 se puso la primera piedra de la nueva catedral dando lugar al nacimiento de New Sarum. En este tiempo Old Sarum fue totalmente abandonada. Dos millas al norte aún se pueden visitar las ruinas de lo que fue la antigua Salisbury.

Paseando por sus calles te das cuenta de que se trata de un pueblo con mucho encanto. Nada que ver con las anteriores visitas. Todo son casitas bajas, jardines verdes y en las calles se respira tranquilidad. Llegamos a la catedral y, nuevamente, me quedo impresionado. Cuenta con la torre más alta y el claustro más grande de Gran Bretaña. Nos comentan que hoy se cumplen 750 años de su construcción y que lo celebran en el claustro donde se sirven champán y dulces.

Catedral de Salisbury