Salisbury y Stonehenge

Según me cuentan el tiempo en esta época del año está siendo anormalmente bueno. Tras llegar de Bath, aprovechando el sol y el calorcito, decidimos preparar otra salida para el domingo, esta vez a Salisbury y Stonehenge.

Old Sarum, situada en lo alto de una colina, fue un antiguo asentamiento construido en la Edad de Hierro (año 500 A.C.). La expansión de dicho enclave causó problemas de espacio y recursos. En 1220 se puso la primera piedra de la nueva catedral dando lugar al nacimiento de New Sarum. En este tiempo Old Sarum fue totalmente abandonada. Dos millas al norte aún se pueden visitar las ruinas de lo que fue la antigua Salisbury.

Paseando por sus calles te das cuenta de que se trata de un pueblo con mucho encanto. Nada que ver con las anteriores visitas. Todo son casitas bajas, jardines verdes y en las calles se respira tranquilidad. Llegamos a la catedral y, nuevamente, me quedo impresionado. Cuenta con la torre más alta y el claustro más grande de Gran Bretaña. Nos comentan que hoy se cumplen 750 años de su construcción y que lo celebran en el claustro donde se sirven champán y dulces.

Catedral de Salisbury

Después de comer dirigimos nuestra mirada curiosa a Stonehenge. Llegar allí desde Salisbury es fácil porque el camino está muy bien señalizado. Se encuentra en medio de una pradera, en el cruce de las carreteras A344 y A303. Al llegar se pueden ver las “piedras” desde la cuneta pero es más interesante pagar los 6,5 pounds que cuesta la entrada y hacerse con una audio-guía que te relata la historia del lugar.



Stonehenge es un monumento neolítico construido aproximadamente en el año 3500 A.C. Está formado por cuatro círculos concéntricos de columnas de piedra arenisca. En su interior se encuentran las llamadas piedras azules y una losa conocida como el altar. Todo el conjunto se encuentra rodeado por un foso. Al tacto las piedras azules tienen una superficie distinta a las de arenisca amarilla y, además, están más frías. No pudimos entrar pero hay un par de bloques fuera del recinto. En cuanto a la finalidad de dicha construcción es algo sobre lo que se habla mucho pero que a ciencia cierta nadie sabe. Lo único que os puedo asegurar es que se trata de un lugar muy especial.

Stonehenge