Bonfire Night

El 5 de noviembre se celebra en este país una curiosa fiesta en conmemoración del intento de asesinato de James I. Se trató de una conspiración que pretendía matar al rey volando el Parlamento con pólvora. Se ve que éste no comulgaba con la iglesia de Roma e impuso fuertes medidas contra los católicos. El plan consistía en colocar unas cargas de pólvora en los sótanos para hacerlas estallar en la ceremonia de apertura. Pero algo salió mal. Cuando las autoridades bajaron a la bodega encontraron a un tipo llamado Guy Fawkes con 30 barriles de pólvora. Como podéis suponer el destino de este hombre y de sus compinches fue de lo más negro. La cuestión es que desde 1605 se quema un muñeco que simboliza un personaje odiado y se tiran cohetes para recordarlo.

Con semejante historia imaginaba que esa noche sería como Nochevieja pero los gustos por los fuegos artificiales son muy distintos a lo que uno está acostumbrado y aquí les va más oler a pólvora que hacer ruido. Así que tras unas horas de cohetes parecía que la niebla de Londres se había trasladado a Southampton.