Fiesta multinacional

El sábado quedó demostrado que no importa de donde se venga cuando de lo que se trata es de pasarlo bien. Los protagonistas de esta historia son Markus (Austria), Ben (Inglaterra), Konstantin (Alemania), Lidia (España) y un servidor.

A última hora Lidia decidió apuntarse a un fin de semana de fiesta en Southampton. Recién llegada, dedicamos la mañana a hacer un poco de turismo por el “pueblo”. Recorrimos el Paseo de la Muralla pasando por el Museo Marítimo “Titanic”, Tudor’s Merchant House (1460), St. Michael Church (1070), Tudor House Museum (1570) y Bargate. Siendo sábado acabamos en el ASDA comprando unos litros.


Tudor´s Merchant House

Tudor House Museum


A la noche quedamos con los compañeros de curro. Los encontramos en el Revolution, “The Vodka Bar”, y contrariamente a su nombre dimos buena cuenta de X mojitos y no sé que otra bebida de color rosa. Tampoco faltó Mr. Jaegermaster que también se apuntó a la fiesta en forma de “shots” o chupitos. Y entre risas y bailes se nos fue pasando el tiempo.

Adrian, Ben, Konstantin, Markus y yo

Ronda de mojitos

Más Revolution

De allá nos dirigimos al Orange Club, uno de esos sitios en los que merece la pena hacer cola, a pesar de que no soy amigo de esperar en la calle. Tras un par de horas acabamos la noche en La Margheritta. Pero lo mejor llegó cuando a las 3 y media decidimos no dar por terminada la fiesta y fuimos a mi apartamento. Cervezas y pizzas es lo único que pude ofrecer pero suficiente para estar despiertos hasta las 6 y media de la mañana.

No, no tengo mesa

Adrian hablando por teléfono

Y hasta la próxima.