Isla de Wight

La Isla de Wight se encuentra al sur del Condado de Hampshire. Su tamaño de norte a sur es de 21 km. y está separada del resto del país por el Estrecho de Solent. Para llegar a ella hay que tomar un ferry que tarda una hora en remontar “Southampton Water” hasta East Cowes.
Southampton Water


Llegamos a eso de las 9 de la mañana y la primera parada fue Osborne House. En 1851, muy cerca de East Cowes, la Reina Victoria construyó su residencia de verano buscando un lugar para alejarse del estrés de la vida en Buckingham Palace. Lamentablemente, se ve que llegamos demasiado pronto y, cuando estábamos paseando por un parque cercano, un amable “segurata” nos recomendó esperar una hora y media en el exterior hasta la hora de la “apertura oficial”. Otra vez será.

 
Continuamos hacia el sur hasta Newport, capital de Isle of Wight. Desayunamos en God’s Providence House, casa construida en 1701, junto a la Iglesia de St. Thomas.

Iglesia de St. Thomas

Portsmouth

Las primeras referencias de Portsmouth vienen del siglo IX, sin embargo, no fue hasta 1926 cuando alcanzó el status de ciudad después de una larga campaña basada en su historia como el “primer puerto naval del Reino”. Este lugar fue un importante puerto durante siglos y cuenta con el dique seco más antiguo del mundo. Actualmente, ha dejado de ser un puerto militar pero queda la base de la Marina Real Británica (Royal Navy). Como muchos sabéis (esto va para los que viven cerca de Bilbao) la compañía P&O Ferries ofrece un servicio de ferry entre la ciudad y Santurtzi.

Como es de esperar la mayoría de las atracciones turísticas de Portsmouth están relacionadas con su historia naval. Ésta se encuentra concentrada en el Historic Dockyard, donde se puede visitar el Museo del Día D, el Royal Naval Museum y algunos barcos históricos como el Mary Rose (rescatado del fondo del mar en 1982), el HMS Warrior 1860 y, especialmente, el HMS Victory.


Nada más comprar las entradas nos dirigimos al HMS Warrior 1860, más que nada por ser lo primero que se ve desde la entrada. Este fue el primer barco con casco de hierro de la Marina Británica. Sin embargo, la tecnología naval avanzó tan rápido que quedó obsoleto en menos de una década. En sus años de servicio nunca entró en combate. El 1 de abril de 1875 pasó a reserva y en 1883 fue dado de baja. Desde 1987 está en Portsmouth como museo naval.
HMS Warrior 1860

Esquiando en Oxford (2ª parte)

Tras pasar un buen rato tirando fotos en Radcliffe Camara atravesamos Bodleian Library para llegar a una especie de patio interior donde nos topamos con el Sheldonian Theater. Salimos por la derecha a Catte Street para ver el Puente de los Suspiros (Bridge of Sighs). Fue construido en 1913 para unir dos edificios del Hertford College.

Puente de los Suspiros (Bridge of Sighs)

Seguimos hacia el norte para llegar a Broad Street y visitar el Museo de Historia de la Ciencia. En él se reúne una gran colección de instrumentos científicos. Según los folletos hay unos 10.000 objetos que cubren casi todos los aspectos de la ciencia durante los últimos 300 años. Los objetos más atractivos son, sin duda, los relojes de sol, las calculadoras antiguas, los microscopios, los telescopios y las cámaras de fotos.


Esquiando en Oxford (1ª parte)

Finalmente, el viernes también nevó. Había una alerta de nevadas intensas para el lunes. Aprovechando esta circunstancia consulté la página de Met Office para ver qué posibilidades había para el fin de semana. Por suerte encontré un hueco entre las 9 y las 4 de la tarde en el cual el tiempo para Oxford se anunciaba como soleado. Ya estaba decidido.

A la mañana siguiente, tras una hora de viaje entre paisajes nevados, divisamos nuestro destino.

Oxford fue fundada en el siglo IX. Es la ciudad que alberga la universidad más antigua del mundo anglosajón. Los orígenes de la Universidad de Oxford nos llevan al siglo XII. Los primeros “colleges” o colegios mayores fueron University College (1249), Balliol (1263) y Merton (1264). Estas instituciones fueron creadas en el tiempo en que los europeos comenzaron a traducir los antiguos escritos de los filósofos griegos. En el sistema inglés la universidad es una federación de colegios autónomos (colleges). Estos colegios mayores son mucho más que residencias de estudiantes. Proveen de alojamiento, comida, bibliotecas, etc. Por otra parte la universidad da las clases, realiza los exámenes y otorga los títulos. Actualmente Oxford cuenta con 39 y parte del atractivo de la ciudad consiste en visitar, al menos, los más antiguos.

Nada más aparcar el coche, nos dirigimos a Oxford Castle. Este castillo desempeñó la función de prisión desde 1071. Su actividad se prolongó hasta 1996, año en que fue definitivamente cerrada. Parte del castillo se ha reconvertido a un hotel, el resto permanece intacto para visita de los turistas. Lo más interesante del lugar es la cripta y subir a St George’s Tower para divisar la ciudad de Oxford.

Cripta del Castillo de Oxford

Vista panorámica sobre Oxford

Nevada

Esta semana nos ha dejado tres días seguidos nevando. El domingo por la tarde hacía muchísimo frío y cayeron unos cuantos copos, pero no imaginaba yo que el lunes a la mañana iba a encontrarme con esta estampa.

Parking de casa

Salida del parking

Esa fría mañana en Brighton

El tiempo para el sábado se anunciaba como bueno y decidimos que sería interesante hacer algo de turismo por la mañana. Nuestro destino fue Brighton. Se trata de una de las ciudades costeras más famosas de Gran Bretaña y es común referirse a ella como el punto clave del colectivo gay en la isla.


Nada más llegar y acompañados como estábamos por un alemán (Konstantin), comimos en un restaurante indio. No lo digo por el tipo de comida sino porque a las 11:30 ya estaba muriéndose de hambre. Después del baño de curry y especias nos dirigimos hacia la gran playa de piedrecillas que bordea toda la ciudad para llegar a Brighton Pier, una especie de casino montado en un muelle.


Brighton Pier