Esquiando en Oxford (2ª parte)

Tras pasar un buen rato tirando fotos en Radcliffe Camara atravesamos Bodleian Library para llegar a una especie de patio interior donde nos topamos con el Sheldonian Theater. Salimos por la derecha a Catte Street para ver el Puente de los Suspiros (Bridge of Sighs). Fue construido en 1913 para unir dos edificios del Hertford College.

Puente de los Suspiros (Bridge of Sighs)

Seguimos hacia el norte para llegar a Broad Street y visitar el Museo de Historia de la Ciencia. En él se reúne una gran colección de instrumentos científicos. Según los folletos hay unos 10.000 objetos que cubren casi todos los aspectos de la ciencia durante los últimos 300 años. Los objetos más atractivos son, sin duda, los relojes de sol, las calculadoras antiguas, los microscopios, los telescopios y las cámaras de fotos.



Proyectores de 1900


Calculadora de 1898


Calculadora financiera para intereses del 4% del siglo XIX
(los bancos y sus diabólicas herramientas para robarnos, Jotxan?)


Continuamos andando para visitar Exeter College. Al llegar, para mi desilusión, se encuentra cerrado a los visitantes pero, sin hacer caso al portero, paso al interior como si fuera un estudiante más. Fundado en 1314, este college es famoso por ser el lugar donde estudió J.R.R. Tolkien en 1911.

Capilla de Exeter College


Tras esta incursión nos dirigimos a Balliol College. Ante el cartel de cerrado para visitantes vuelvo a repetir la jugada y me cuelo en su interior. Esta residencia es una de las más antiguas de Oxford. Sus orígenes nos llevan a 1263, si bien su fundación oficial se produjo en junio de 1266. Como curiosidad Balliol fue en 1973 el primer college masculino en elegir a una mujer como asociada y desde 1979 admite mujeres. La más famosa de ellas es Masako Owada, casada con el Príncipe heredero de Japón en junio 1993.

Llegamos a Cornmarket Street, abarrotada de tiendas, gente y cortada al tráfico. En una esquina se encuentra el edificio más antiguo de Oxford, Saxon Tower of St. Michael. Fue construido en el siglo XI. Avazamos hacia el norte para llegar a nuestro último destino, el Museo de Historia Natural. En el camino vemos algunas atracciones más como el Ashmolean Museum, cerrado por reforma, y el Martyr’s Memorial, dedicado a los tres “Mártires de Oxford” quemados en la hoguera por oponerse a la Iglesia de Roma en el siglo XVI.

Martyr’s Memorial

Finalmente, nos encontramos en la entrada del museo donde nos reciben dos simpáticos animales que piden ser tocados. Lo primero que llama la atención es lo peculiar que es el edificio. Su estilo Victoriano-Gótico (no me lo he inventado yo) recuerda a una vieja estación de tren.

Natural History Museum

Mamíferos

A pesar de no ser muy grande, en su interior se expone una extensa colección que incluye dinosaurios, mamíferos, insectos, aves y minerales.



Dinosaurios


Elefante africano vs. elefante asiático


Tyranosaurio Rex (en segundo plano!!)

Como opinión personal he de decir que Oxford es una de las ciudades que más me ha gustado de UK. Su historia y, sobre todo, verla abarrotada de gente joven demuestran que es un lugar vivo y lleno de actividades. El único punto negativo es el negocio que tienen montado con los aparcamientos. Bueno, eso y el haberme olvidado las raquetas para caminar sobre la nieve.