Isla de Wight

La Isla de Wight se encuentra al sur del Condado de Hampshire. Su tamaño de norte a sur es de 21 km. y está separada del resto del país por el Estrecho de Solent. Para llegar a ella hay que tomar un ferry que tarda una hora en remontar “Southampton Water” hasta East Cowes.
Southampton Water


Llegamos a eso de las 9 de la mañana y la primera parada fue Osborne House. En 1851, muy cerca de East Cowes, la Reina Victoria construyó su residencia de verano buscando un lugar para alejarse del estrés de la vida en Buckingham Palace. Lamentablemente, se ve que llegamos demasiado pronto y, cuando estábamos paseando por un parque cercano, un amable “segurata” nos recomendó esperar una hora y media en el exterior hasta la hora de la “apertura oficial”. Otra vez será.

 
Continuamos hacia el sur hasta Newport, capital de Isle of Wight. Desayunamos en God’s Providence House, casa construida en 1701, junto a la Iglesia de St. Thomas.

Iglesia de St. Thomas


Tras reponer fuerzas nos dirigimos a Carisbrooke Castle. El único castillo medieval de la isla que aun continúa en pie. Aprovechando los cimientos de un asentamiento Romano, su construcción se inició en el año 1070. La Torre del Homenaje (“The Keep”) se añadió 70 años más tarde y las dos torres de la entrada aproximadamente en los siglos XIV y XV.

Entrada a Carisbrooke Castle

El 11 de agosto de 1898 la Reina Victoria abrió el castillo como museo. El punto más interesante del castillo es “Well House” donde vemos como sacaban el agua del pozo utilizando una rueda de molino y burros para moverla. El otro “must visit” es The Keep, tras 71 escalones se llega a la parte superior donde pudimos divisar Carisbrooke, Newport y, mucho más a lo lejos, Spinnaker Tower en Portsmouth.

De izda. a dcha. Carey's Mansion, Great Hall, Constable's Lodging y Well House. Al fondo con la bandera, The Keep.

Paseo por la muralla


Tras un par de horas nos dirigimos hacia la costa este, a Sandown. Nuestro objetivo era visitar la mayor colección grandes felinos de Gran Bretaña. Konstantin se empeñó en que quería verlos. En el Isle of Wight Zoo pudimos ver, además de tigres, leones y primates. Justo antes de marcharnos entramos a una exposición llamada Jeepers Creepers donde pudimos vimos arañas de todos los tamaños imaginables. De lo más agradable (!).


Finalmente y, siguiendo la carretera paralela a la costa contemplamos algunas playas y acantilados para finalmente llegar a The Needles, una línea de rocas que sobresalen del mar en el extremo oeste de la isla. En 1859, un ingeniero escocés, James Walker, colocó un faro en el final de la formación. Desafortunadamente, la visibilidad no era muy buena porque el sol nos pegaba de cara pero aun así la visita mereció la pena.

Compton Bay

The Needles

Y tras esto pusimos rumbo al norte para llegar al ferry que nos trajo de vuelta a Southampton.


Medina River