Una tarde en Londres

Los lugares para hacer compras en esta ciudad son infinitos. Sea lo que sea seguro que hay algún sitio en el que donde lo vendan. El comprador puede elegir entre visitar las tiendas a pie de calle, acudir a los grandes almacenes y centros comerciales o perderse en los mercados callejeros en busca de gangas. Londres lo tiene todo.

En anteriores ocasiones he comentado brevemente sobre algunos mercadillos (Candem, Bricklane o Spitalfields). Según las guías turísticas en esta ciudad se organizan unos 80 mercados callejeros en los que se vende cualquier cosa. Sin embargo, este domingo tocaba pasear por Oxford St. o Regent St. entre otras. Curiosamente no encontramos demasiadas aglomeraciones en las tiendas ya sea por ser el “Dia del Padre” o por el “credit crunch” la gente parecía haberse quedado en casa. Tras una hora de compras por la zona nos dirigimos al Soho.

El Soho es una zona delimitada por las calles antes mencionadas muy famosa por su diversidad. Está llena de tiendas, pubs, bares y restaurantes. Su calle más famosa es Carnaby Street, una avenida peatonal repleta de comercios. Soho es también el barrio donde se concentra la comunidad gay de Londres y es en Old Compton St. donde se encuentran numerosos negocios orientados a este colectivo.

En Carnaby Street

Tras reponer fuerzas en una pizzería (a muy buen precio). Nos montamos en uno de esos carros para turistas arrastrados por un esforzado ciclista. Quedábamos un poco apretados pero nos echamos unas risas. En el trayecto el tipo nos cuenta que pedalea 14 horas diarias. Nos quedamos de piedra.
Markus, Bjorn y Txemi

Tras unos minutos de paseo llegamos a Chinatown. A diferencia de New York aquí encontramos sólo una calle, eso sí, repleta de restaurantes chinos y tiendas de ultramarinos que venden todo tipo de comida rara. En la zona se ve un gran movimiento y sacarse una foto limpia es imposible si no es mirando al cielo.
Gerrard Street en Chinatown

En Chinatown

La última hora en Londres la dedicamos a pasar por Picadilly Circus a plena luz del día. Sin toda la iluminación nocturna la plaza parece distinta pero igualmente interesante.

En Picadilly Circus


Con Churchill and Roosevel en Old Bond Street