Fotografías del viernes (2): Nueva York II

New York, New Yoooooork!


Una calle cualquiera

Columbus Circle

Teo, en el Zoo

Parece que esta semana dijimos adiós al mal tiempo, la temperatura en estos días es agradable y vemos el sol con cierta frecuencia. Este fin de semana nos dispusimos a pasar un día tranquilo y en contacto con la naturaleza. El día elegido fue el domingo, el lugar el Marwell Wildlife Zoo y la hora cuando acabara el Gran Premio de F1 de China. A eso de las diez y media, pusimos la dirección en el GPS y nos pusimos en marcha.

El Marwell Wildlife es un zoológico que se extiende a lo largo de más de medio millón de metros cuadrados en las cercanías de Winchester. Suena a mucho y la verdad es que da para un buen paseo. En él viven unas 250 especies. Con estas referencias nos embarcamos en un paseíto de más de dos horas entre animales exóticos y malos olores (no lo digo por los ingleses).

Lo cierto es que una visita de éstas hay que tener suerte dado que los animales no comprenden el sentido comercial de un zoológico. Al ser domingo parece que muchos de ellos se tomaron el día libre dejando el ejercicio de ser buscados a todos cuantos estábamos de visita. Aun así pudimos ver alguna cosa interesante.
Jirafa de mirada atenta

Fotografías del viernes (1): Nueva York I

New York, New Yoooork!

Memorial John Lennon en Central Park

Carruaje en Central Park

Museo Nacional del Motor en Beaulieu

Esta festividad también se celebra por tierras inglesas, aquí recibe el nombre de Easter. El caso es que el viernes y el lunes fueron “Bank Holiday” y nos libramos de trabajar. Se trata de una fiesta un tanto laica en la que no se pasean santos por las calles y la gente se regala huevos de chocolate. Según me cuentan la tradición en esta festividad es decorar los huevos de Pascua el sábado y esconderlos para que los más pequeños de la casa los busquen a la mañana siguiente. En mi caso no tuve que esforzarme mucho ya que me los regalaron directamente.
 
¿Qué hacer cuando se tienen 4 días libres?

A priori la cosa se presentaba bien pero desafortunadamente el tiempo no ha sido muy bueno y salvo el lunes, que vimos el sol, el resto de los días disfrutamos de una meteorología típicamente inglesa. Aun así nos las arreglamos para pasar al menos un día fuera de casa. New Forest es un Parque Nacional situado entre los Condados de Hampshire y Dorset. Para los amantes de la naturaleza, un lugar perfecto para caminar, disfrutar de sus vistas o contemplar caballos en libertad.

En mitad de New Forest se encuentra Beaurlieu, un pueblecito que acoge atracciones tan interesantes como el National Motor Museum, Palace House, hogar de la familia Montagu, y la histórica Abadía de Beaulieu.

Nuestra primera parada fue “The James Bond Experience” donde pudimos ver algunos de los “gadgets” que usa el agente 007 en sus películas. La colección incluye un coche submarino y una moto de nieve de “La espía que me amó” (1977), un Aston Martin de la película “Alta Tensión” (1987) y el Ford Mondeo utilizado en Casino Royale (2006) entre otros objetos.

Moto BMW R1200 utilizada en “El mañana nunca muere” (Tomorrow Never Dies) (1997)

Concentración MG

Coincidiendo con nuestra visita al Castillo de Arundel nos encontramos con una concentración de propietarios de vehículos MG (nada relacionado con la ginebra). Se trataba de la quinta edición de este evento que reunió a más de 140 coches según las crónicas locales.


La marca MG Rover quebró en 2005 y fue dividida en trocitos. Actualmente, la marca Rover es propiedad de Ford, mientras que el fabricante chino Nanjing Automobile Group se quedó con Austin y MG. Aunque esta historia no es del interés de los fans como nos hizo ver el dueño de un modelo antiguo.

Lo que vimos fue lo típico de una concentración: coches, propietarios orgullosos, comida y buen ambiente.


Modelo MGB GT V8 (1973-1976)

Arundel, un castillos de cuento

Allá por 1086 en el Domesday Book, una especie de censo medieval, encontramos las primeras referencias de este pueblo histórico. Desde mucho tiempo atrás este lugar fue un importante mercado de gran actividad comercial. Nuevamente nos encontramos en uno de esos sitios en los que se respira antigüedad.

Desde la carretera que da acceso al pueblo se divisa la Catedral. Construida en lo alto de una colina domina todo el valle. Todas las construcciones del pueblo se desparraman cuesta abajo hasta la orilla del río Arun. En sus calles se ve mucha actividad, el tiempo este domingo acompañaba con un espléndido día soleado.

La Catedral de Nuestra Señora de San Felipe fue un proyecto del Duque de Norfolk cuya construcción se inició en 1850. La ausencia de estatuas en algunos de los nichos exteriores indica que no fue terminada por completo pero a pesar de ello fue inaugurada en 1873.