Viaje en ferry a Tallin

El sábado decidí hacer una escapadita internacional a Estonia. Desafortunadamente el buen tiempo no se vino conmigo, al menos hasta pasado el mediodía cuando por fin salió el sol. Tallin está a unos 80 km. al sur de Helsinki y para llegar a ella hay que tomar un ferry. Esta ciudad es la capital de la “República de Estonia” y es la población más importante del país. Desde la independencia de Estonia en 1991, Tallin se ha convertido en un destino turístico muy visitado, especialmente por los finlandeses que suelen hacer viajes en el día para comprar alcohol por cajas en el Duty Free del ferry.
 

Llegada al Puerto de Tallin


Una vez en la ciudad la distancia desde el puerto al Casco Viejo es corta y se puede hacer andando sin mucho esfuerzo. El primer punto de mi visita fue la Iglesia de San Olaf, construida en el siglo XIII, llegó a ser el edificio más alto del mundo.
 

Iglesia de San Olaf

Porvoo

Porvoo es una ciudad situada a unos 50 km. al este de Helsinki. Se trata de la segunda ciudad más antigua de Finlandia después de Turku su capital hasta 1809. La historia cuenta que su fundación oficial se produjo en 1346 tras una visita de Magnus Eriksson, el Rey de Suecia.



Museo de Historia Natural (parte 2)

...venimos de aquí.

El museo se encuentra dividido por 4 zonas de colores, en el anterior articulo os hablaba de la zona Azul (dinosaurios y mamíferos) y parte de la Verde. Continuando por la Verde vemos algunos fósiles vegetales, insectos y aves. La parte dedicada a los bichitos resultó un poco pobre pero se entiende cuando descubres que en el pasado uno de los responsables del museo se dedicaba a hacer hogueras con ellos. Un inventario de 1883 mostró que se habían perdido 5.500 insectos de la colección original. Un pena.

De la parte de los pájaros me quedaría con el una especie de “cuadro” montado con cientos de pajaritos disecados.


¡Qué paciencia!


A continuación pasamos a la zona roja dedicada a nuestro “querido” planeta. Pasamos a un hall y, en el centro, encontramos una escalera mecánica que nos lleva al núcleo de la Tierra. Espectacular.


Museo de Historia Natural (parte 1)

Aprovechando el buen tiempo que nos llegaba del sábado, decidí dedicar el domingo a visitar uno de los grandes museos de Londres. El Museo de Historia Natural se encuentra muy ligado al Museo Británico ya que la colección original que alimenta a estas dos instituciones era propiedad de la misma persona, Sir Hans Sloane. Allá por 1753 este señor vendió todo su patrimonio cultural al gobierno británico y pocos años más tarde fue expuesto en Montague House como una sección más del Museo Británico. A lo largo del tiempo, especialmente en el siglo XIX, la colección original ha sido mermada por la incompetencia de sus responsables, a través de ventas parciales o directamente por su destrucción. En 1856, Richard Owen fue nombrado superintendente del museo. Pronto se dio cuenta de las limitaciones de espacio y comenzó el proceso de traslado a un nuevo emplazamiento. El “nuevo” museo abrió sus puertas al público en 1881.En la actualidad, el museo cuenta con 70 millones de especimenes que forman parte de cinco grandes colecciones: botánica, paleontología, zoología, entomología y mineralogía.

Jardínes del museo

Portobello Market

Este es sin duda uno de los mercados callejeros más populares de Londres, especializado en antigüedades, se trata de uno de los lugares más visitados por turistas de todo el mundo. Este sábado hizo un tiempo que invitaba a pasear y nada más salir del metro ya me dí cuenta de que no iba a estar solo. Me atrevería a afirmar que los españoles eran mayoría en sus calles (con una mención especial para los sevillanos).

El mercado discurre a lo largo de más de tres kilómetros por Portobello Road y las calles que lo cruzan. Está formado por abundantes puestos callejeros y galerías en los bajos de los edificios. Allá donde se mire todo es colorido empezando por las propias fachadas de las casas.

 

El mercado se divide en varias zonas siendo la dedicada a los objetos antiguos una de las más importantes. Tal es la variedad de género que es imposible describirla en pocas palabras, ropa vintage y de nuevo diseño, artesanía y objetos decorativos de todo tipo tienen cabida en este lugar.

 

Ken Woodward

La seguridad en el trabajo es una de las grandes preocupaciones de nuestra sociedad. Todos los días nos desayunamos noticias relacionadas con accidentes que han costado vidas. Si bien se ha mejorado mucho en este terreno cada día las grandes empresas ponen empeño en este apartado porque su visión es que un accidente cuesta mucho dinero.

Y todo esto para…

Hoy, viernes, MPL y Siemens han organizado una charla de seguridad para su personal y contratistas. No dejaría de ser una más si no fuera porque esta vez resultó un tanto especial. Comenzamos con un video introductorio acerca de un tipo llamado Ken Woodward. Ken trabajaba para Coca Cola en su fábrica de Sidcup. En la producción, cuando se cambia de una bebida a otra el procedimiento señala que es preciso limpiar las tuberías. Un día de noviembre de 1990, le pidieron que limpiara el circuito. Nunca antes lo había hecho pero siguiendo unas sencillas instrucciones empezó con la tarea. Se habían quedado sin el producto de limpieza habitual así que preparó la mezcla casera que todos conocían. Todo parecía ir bien hasta que se produjo la explosión que lo dejó ciego de por vida. El video nos muestra una vida alterada por un suceso que nunca debió que ocurrir. En él vemos al protagonista de la historia y una serie de entrevistas a familiares y conocidos. Tras encender las luces aparece en la sala el propio Ken Woodward para contarnos su experiencia.

Durante la charla, nos explica que lo más importante es la comunicación y el trabajo en equipo. Que detrás de todo accidente no hay un único responsable y que, dentro de la fatalidad, es una persona afortunada porque su familia permanece a su lado, algo que solo pasa en un 20% de los casos. Todo ello en un ambiente distendido y lleno de buen humor.

En resumen, una lección de vida.

Cena del viernes en Lyndhurst

Lyndhurst es la población más grande de The New Forest. Se trata de un pueblecito de unos 3000 habitantes donde se respira tranquilidad. En él todo son casitas de baja altura y chalets con jardínes. A primera vista todo se resume a una calle, High Street, donde se concentran el 90% de los comercios del pueblo. Pubs y restaurantes conviven con tiendas de artesanía e inmobiliarias, pero más allá de esto uno se queda alucinado cuando ve el siguiente negocio en un pueblo tan pequeño.

High Street Lyndhurst

Una tarde en el The Jolly Sailor de Bursledon

Estas dos últimas semanas esta haciendo un tiempo veraniego que invita a salir después de trabajar. A eso de las 6 de la tarde el sol todavía tiene fuerza para mantener el ambiente templado y broncearnos. Ayer descubrí uno de esos lugares a los que sólo se va si se está acompañado por alguien que lo conozca. Se trata de The Jolly Sailor, un pub situado en Bursledon. A primera vista llama la atención lo escondido que está.

Cartel que enseña la entrada