La capital de Gales se llama...Caerdydd (parte 2)

El Castillo de Cardiff fue levantado sobre los cimientos de una antigua fortificación romana en el año 1091 y a lo largo de su historia ha pasado por varias manos. En el siglo XIX el Marqués de Bute encargó al arquitecto William Burges la gran reforma que lo transformó en lo que es hoy en día, un palacio de “cuento de hadas”. Lo primero que se ve al llegar es la Torre del Reloj asomando sobre la muralla. Es la típica foto que sale en todos los folletos turísticos.

The Clock Tower

Dentro de la fortaleza, sobre una loma, se levanta la torre defensiva, “The Keep”, que ya hemos visto anteriormente en otros castillos. Girando la vista hacia la izquierda se encuentra el palacio.


The Keep

La capital de Gales se llama...Caerdydd (parte 1)

Estamos en la capital del Principado de Gales, la más joven de toda Europa ya que no alcanzó dicho estatus hasta el año 1955. Esto no quiere decir que la ciudad sea nueva. Las primeras referencias históricas son de la época en la que los celtas invaden Europa allá por el 600 A.C. pero no es a partir del siglo XIX cuando Cardiff crece hasta adquirir su dimensión actual. Tres fueron los pilares fundamentales de este desarrollo, la industria minera, el puerto y el ferrocarril. La ciudad consta de dos partes bien diferenciadas, el área de la bahía y el centro histórico, aunque ambas con un denominador común, el turismo y el “shopping”.

Bienvenidos a "Caerdydd" (Cardiff en galés)

El Puerto de Cardiff era a principios del siglo XX el puerto de carbón más grande del mundo pero poco después de la Primera Guerra Mundial comenzó su declive cuando la gran demanda de este producto cesó. Fueron largos años de abandono hasta que en los 80 se decidió rehabilitar la zona con un nuevo plan urbanístico. En la actualidad el puerto representa la modernidad de una ciudad y en él se encuentran edificios de arquitectura vanguardista como el Senedd, el Wales Millenium Center, el Norwegian Church Arts Center o el Cardiff Bay Visitor Center, por nombrar algunos.

Senedd, el Parlamento de Gales

The Tank Museum en Bovington

Viajamos a algún momento entre 1914 y 1918. Poco tiempo atrás, el 28 de junio de 1914, Francisco Fernando de Austria y su esposa son asesinados por un activista serbio en Sarajevo. Tras este hecho Austria declara la guerra contra Serbia. El conflicto se extiende por Europa desencadenando la Primera Guerra Mundial. Comenzamos alistándonos en el ejército inglés donde nos mandan directamente al frente.




Costa Jurásica de Inglaterra

El sábado amaneció azul y así se mantuvo durante todo el día. También nos acompañó el calorcito desde primera hora de la mañana. En este aspecto me atrevería a decir que este 12 de septiembre ha sido el mejor día desde que estoy por aquí. (y llevamos 13 meses).

Hace cosa de un año nos acercamos a la costa de Dorset. En aquella ocasión fui acompañado de un austriaco cuya condición física no estaba como para subir y bajar muchos acantilados. Durante la semana el hombre se empeñó en ir Poole y estando allí nos estiramos un poco al oeste hasta llegar a Lulworth.

Lulworth Cove (vista desde el oeste)

Acceder a los acantilados requiere un cierto nivel de precaución como bien avisan a los visitantes. De hecho cuando se camina sobre ellos se ven grietas en el suelo que te recuerdan que el suelo se mueve bajo tus pies.

Fotografías del viernes (6): Portsmouth

Paseo fotógrafico por Portsmouth


Base Naval

Camino a la Historic Dockyard

A mal tiempo buena cara (parte 2)

Cuando decidí escribir algo sobre este fin de semana nos reímos mucho pensando en el título del futuro artículo porque lo hice el segundo día bajo un cielo gris que afeaba las vistas. Como en toda ocasión que repito salí a la caza de nuevos detalles con la cámara en la mano. Bajo una lluvia muy fina nos dirigimos a la cercana Winchester con la idea de ver la catedral y the “Great Hall” donde está expuesta la Mesa Redonda del Rey Arturo. Lo cierto es que tuvimos tiempo para pasear por el mercado dominical, tomar un “muffin” en una cafetería y comprar unos libros en el mercadillo de oportunidades de la catedral antes de que nos lloviera de verdad.

5 al día es lo que aconsejan los médicos

High Street en Winchester

A mal tiempo buena cara (parte 1)

Como ya he comentado en otras ocasiones las visitas de amig@s me llevan de nuevo a lugares en los que ya he estado con anterioridad. La parte buena es que no se pierde tiempo buscando el lugar o viendo cosas que no tienen mucho interés y la mejor es que se descubren nuevas cosas que pasan desapercibidas la primera vez.

- Salisbury



Detalles de la fachada de la Catedral de Salisbury