La capital de Gales se llama...Caerdydd (parte 2)

El Castillo de Cardiff fue levantado sobre los cimientos de una antigua fortificación romana en el año 1091 y a lo largo de su historia ha pasado por varias manos. En el siglo XIX el Marqués de Bute encargó al arquitecto William Burges la gran reforma que lo transformó en lo que es hoy en día, un palacio de “cuento de hadas”. Lo primero que se ve al llegar es la Torre del Reloj asomando sobre la muralla. Es la típica foto que sale en todos los folletos turísticos.

The Clock Tower

Dentro de la fortaleza, sobre una loma, se levanta la torre defensiva, “The Keep”, que ya hemos visto anteriormente en otros castillos. Girando la vista hacia la izquierda se encuentra el palacio.


The Keep


Subimos a la parte superior para ver las cosas desde otra perspectiva.

Millenium Stadium, la Torre del Reloj y el palacio.

Tras el esfuerzo de subir por unas escaleras estrechísimas, bajamos al palacio para entrar en el mundo de Alicia en el País de las Maravillas. No se puede negar que el tal William Burges era un hombre de mucha imaginación. Cada habitación está decorada hasta el exceso.

Arabic room

Banqueting Hall

Techo del comedor pequeño

A media mañana nos encaminamos al Museo de Historia donde tras la formación de la tierra y la extinción de los dinosaurios aprendimos como evolucionó el pueblo de Gales.

Mamut “galés”

Sala presidida por la “Familia de Enrique VIII” (1572)

Tras tomar un refrigerio en la cafetería del museo hicimos el recorrido “victoriano” por la ciudad empezando por los jardines aledaños al castillo y terminando en pleno corazón comercial. Si por algo es famosa Cardiff es porque es la ciudad perfecta para el “shopping”, entendido como ir de tiendas y no de “super” centros comerciales. La mayoría de los pequeños negocios se concentran en los “arcades”, unas galerías interiores repletas de tiendas donde se puede comprar casi de todo. La ciudad cuenta con seis arcades históricos de la época victoriana todos ellos con más de 100 años de antigüedad. También es célebre su mercado centenario.

Castle Arcade (1887)

High Street Arcade (1885)

Morgan Arcade (1896)

Royal Arcade (1858)

Cardiff Market (1891)

Tras pasar el día viendo el legado histórico de la ciudad dimos un salto en el tiempo para conocer su vida nocturna. Como en toda fiesta que se precie no faltó una buena pantalla de 50” y una ps3 con volante (estos finlandeses se saben cuidar).



Y tras un par de horas de sueño nos volvimos para Inglaterra acompañados por el recuerdo de una noble villa llamada Portugalete.

Puente Colgante de New Port (Gales)