A mal tiempo buena cara (parte 2)

Cuando decidí escribir algo sobre este fin de semana nos reímos mucho pensando en el título del futuro artículo porque lo hice el segundo día bajo un cielo gris que afeaba las vistas. Como en toda ocasión que repito salí a la caza de nuevos detalles con la cámara en la mano. Bajo una lluvia muy fina nos dirigimos a la cercana Winchester con la idea de ver la catedral y the “Great Hall” donde está expuesta la Mesa Redonda del Rey Arturo. Lo cierto es que tuvimos tiempo para pasear por el mercado dominical, tomar un “muffin” en una cafetería y comprar unos libros en el mercadillo de oportunidades de la catedral antes de que nos lloviera de verdad.

5 al día es lo que aconsejan los médicos

High Street en Winchester

The Great Hall

Afortunadamente en el camino a Portsmouth la cosa se calmó y aunque andamos bajo un cielo plomizo no llovió más. Tras esperar unos minutos tuvimos la suerte de aparcar junto a la Historic Dockyard, visita obligada para primerizos y también para los que no lo son. A pesar de conocer el HMS Victory no me costó nada aceptar la invitación para entrar por segunda vez. En la primera ocasión lo hice con un tour guiado y digamos que saltarse la prohibición de sacar fotos era más difícil que ahora que íbamos por libre.

Frente al HMS Victory

Batería de cañones

Camarote del Comandante Nelson

Aquí cayó Nelson tras recibir el balazo que acabó con su vida

Vista desde la cubierta

Una vez concluida la visita pasamos de los museos y nos acercarnos al complejo comercial Gunwharf Quays para hacer algo de “shopping” y ver Portsmouth desde la Spinnaker Tower de 170 metros de altura. Lo verdad que por sus vistas no aconsejaría subir y el suelo de cristal sobre el vacío tampoco es cosa del otro jueves.

Spinnaker Tower desde la base

Historic Dockyard

A punto de ser comido por los tiburones

Al bajar nos topamos con un viejo conocido, el Pride of Bilbao en su ruta desde Santurtzi.



Y es que Inglaterra tiene esto, llueve y hace fresquito en pleno agosto. En definitiva que “Amal tiempo buena cara”.