Waterlinies, las barreras de agua holandesas II

Seguimos nuestro repaso histórico a las waterlinies una obra de ingenio e ingeniería que durante siglos defendió Holanda de los invasores. La idea era inundar grandes extensiones de terreno para que los enemigos tuvieran que avanzar con el agua por la cintura, con elesfuerzo y retraso que supone, mientras los holandeses utilizaban sus barcas de fondo plano para hacer ataques rápidos que no podían repeler las fuerzas invasoras. 
 
A la sombra de la Waterlinie principal se construyeron muchas otras secundarias como la Voorne Waterlinie. Resulta que la carretera Rijksstraatweg, la carretera que une Hellevoetsluis y Brielle, en la que ya me han puesto dos multas de tráfico, era el dique natural que contenía el agua de la inundación. Esta Waterlinie se construyó como defensa preventiva ante una posible invasión inglesa. Afortunadamente, nunca fue utilizada.
 

Waterlinie Brielle a Hellevoetsluis
Waterlinie marcada en negro. La parte de la izda. era la zona inundable.


Feliz Navidad / Merry Christmas

Estimad@s amig@s,

Anter de seguir con la segunda parte de las "Waterlinies", cosa que sucederá este domingo, quisiera hacer un alto en el camino para agradecer a aquell@s que pásais un ratito semanal siguiendo mi publicación y desearos unas felices fiestas llenas de alegría.

Feliz Navidad y próspero año nuevo.


Dear friends,

Prior to continuing with the second part of the "Waterlinies" article, which will happen next Sunday, I would like to take a break and thank all of you who follow my publication and wish you a nice time full of happiness.

Merry Christmas and Happy New Year.

Waterlinies, las barreras de agua holandesas I

En artículos anteriores hemos visto como los holandeses son unos maestros manejando el agua. Durante siglos han sabido parar su avance y controlar su nivel para asegurar la supervivencia. Sin embargo, más allá de defenderse de las inundaciones también se las han arreglado para hacer del agua un aliado y no un enemigo. En 1573, durante la Guerra de los Ochenta Años, los holandeses resistieron el asedio de las tropas de Fernando Álvarez de Toledo, 3er Duque de Alba, mediante la inundación selectiva de los campos de batalla. 

Siguiendo con el ejemplo Gorinchem repelió el ataque español en 1574 utilizando la misma táctica y en el mismo año Leiden inundó las tierras de alrededor para contener las tropas que asediaban la ciudad. Los españoles trataron de “cerrar el grifo” mediante presas, sin embargo, el nivel del agua subió lo suficiente como para que los “Geuzen”, un ejército descontento con la ocupación española, llegaran con sus barcos para liberarles.

Leiden desde Google Earth
Leiden desde Google Earth

Fiesta de Navidad en Rotterdam

Esta semana tenía previsto seguir con la especial relación que tienen los holandeses con el agua pero el viernes pasado los acontecimientos me obligaron a cambiar de idea y, con vuestro permiso, regalarme un pequeño homenaje. Resulta que para ese día teníamos organizada la cena de Navidad. Un autobús nos recogió a todos en Hellevoetsluis y Brielle y nos puso camino a Rotterdam. El lugar elegido para el “acto social” fue la sala VIP del “De Kuip” el estadio donde juega el equipo de fútbol de la ciudad, el Feyenoord. Llegamos de noche y “la bañera”, nombre del campo en español, estaba apagada así que las fotos por fuera quedaron para otro día.

Hellevoetsluis se viste de blanco

Vaya semanita que hemos pasado. Cada mañana, de camino al trabajo, veíamos cómo la pantalla del coche indicaba que la cosa se estaba enfriando más y más: -3ºC, -4ºC, -5ºC... Además las previsiones meteorológicas no auguraban un cambio a mejor. En ésas estábamos cuando llegó el viernes. Todo estaba cubierto de blanco. Nada mejor para empezar el día que patinar sobre hielo. ¡Vaya emoción al conducir!. Encendí el coche y sentí frío de verdad.

Hellevoetsluis
¿Quién me mandaría salir de la cama a esas horas?

Holanda y su lucha contra el mar (parte 2)

Terminamos este artículo de dos partes sobre la ingeniería holandesa siguiendo con la lista de construcciones del Proyecto del Delta.


8. Dique de Brouwers (Brouwersdam - 1971)

9. Muelle de Markiezaat (Markiezaatskade - 1983)

10. Compuertas de Oosterschelde (Oosterscheldekering - 1986)


En nuestro viaje a Middelburg y Veere tuvimos la oportunidad de cruzar estas enormes barreras que regulan el caudal de agua. No pudimos resistir el impulso de parar a mirar. En un extremo encontramos el centro de control y un parque acuático.


Compuertas de Oosterschelde
Compuertas de Oosterschelde

Holanda y su lucha contra el mar (parte 1)

Si algo se puede decir de los holandeses es que son unos maestros dominando la naturaleza. Dado que gran parte del país se encuentra por debajo del nivel del mar, desde tiempos inmemoriales los habitantes de estas tierras han tenido que romperse la cabeza para controlar el nivel del agua. Cuando aun no había estaciones de bombeo aplicaron soluciones más o menos ingeniosas para evitar la salinización de áreas que cultivables y agrandar el país. En este sentido los holandeses tienen una larga experiencia ganando terreno al mar utilizando la técnica de los “polders”. Este método consiste en aislar porciones de mar mediante diques para posteriormente desecarlas. Holanda cuenta con unos 3000 y los primeros polders fueron construidos en el siglo XI. Esta técnica también ha servido para crear islas artificiales o para unir las ya existentes al continente como en el caso de Walcheren que fue unida a Zuid-Beveland y ésta a su vez a la provincia continental de Brabante Norte.

Como hemos comentado Holanda ha tenido que desarrollar sistemas de control de agua para sobrevivir. Buen ejemplo de ello es la población de Alblasserwaard. En el siglo XIII las continuas inundaciones que sufría se hicieron insostenibles. En un primer momento construyeron canales para desalojar el exceso de agua. Sin embargo esta idea no fue suficiente y decidieron construir una serie de molinos en Kinderdijk con objeto de achicar el agua que inundaba la zona. Este sistema no fue la panacea pero mejoró mucho la situación. Hoy en día el complejo de molinos sigue en pie y en 1997 fue reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.


Kinderdijk, un sistema de achique de 19 molinos
Kinderdijk, un sistema de achique medieval

Ajax 0 - Real Madrid 4

Ayer cruzamos media Holanda, lo cual, todo hay que decirlo, no es mucho para asistir al partido de la Champions League que disputaban el Ajax de Ámsterdam y el Real Madrid. Ya que estamos “en las afueras de Bilbao” hay que aprovechar ocasiones como ésta. El año pasado ya hicimos algún intento para ver al Barcelona cuando fue a jugar a Londres contra el Chelsea aunque en aquella ocasión la cosa estaba mucho más difícil. Para todos aquellos que desean moverse por Holanda, Rotterdam a las 5 de la tarde es una zona a evitar rigurosamente. El Europoort es un agujero de difícil salida y congestionado que acumula horas de los pacientes conductores que por allí transitan. A esas horas es mejor ir en bicicleta.

Una vez librado el atasco nos centramos en lo nuestro que era aparcar, encontrar a Javi “el de las entradas” y acceder al campo. Nuestro sitio era uno de los “gallineros” pero para ser sinceros el Ámsterdam Arena es un campo moderno en el que se ve bien desde cualquier lugar. La única pega es que estábamos “protegidos” por una red que estropeaba nuestras fotos que no pudo empañar un buen partido.

Ajax 0 - Real Madrid 4 en el Amsterdam Arena. Champions League.



Visitamos Heidelberg


A priori el nombre no nos decía nada pero tras él se esconde una ciudad muy interesante que fue respetada durante la Segunda Guerra Mundial ya que no fue bombardeada. Con esta premisa es fácil imaginar que su magnífico estado de conservación es un imán para turistas y según me cuentan es especialmente popular entre los japoneses. Heidelberg está situada a orillas del Río Neckar en la región alemana de Badem-Wurtemberg y es famosa por su Schloss (Palacio) y por ser la sede de la universidad más antigua de Alemania. Además de estas dos indiscutibles atracciones aquí tenemos mucho más, sus museos, sus puentes y su casco viejo la hacen muy interesante.


Iglesia del Espíritu Santo de Heidelberg
Iglesia del Espíritu Santo


Obras imprescindibles del Museo Louvre de París

En vista del gran éxito que tiene el artículo sobre el Museo Británico (British Museum) me veo en la obligación moral de buscarle un compañero que esté a la altura y nada mejor para ello que escribir acerca del Museo Louvre.

Museo Louvre de París
Museo Louvre

Como muchos de vosotros sabéis recientemente tuvimos la oportunidad de pasar un fin de semana en París (1, 2, 3) y, como no, este museo de fama mundial entró en nuestra agenda. El Palacio de Louvre empezó a construirse en el siglo XII para guardar las orillas del Río Sena. Con el paso del tiempo este bastión defensivo fue perdiendo su función inicial hasta que a mediados del siglo XIII, bajo el reinado de Luis IX, comenzó a utilizarse como residencia real. Y así fue durante muchas décadas hasta que en 1678 Luis XIV se trasladó al Palacio de Versalles dejando el Louvre como casa para su colección de arte. Tras la Revolución Francesa el Louvre tomo un papel dominante en la cultura francesa y parte de él se abrió por primera vez al público como museo el 8 de noviembre de 1793.

Fotografías del viernes (13): Cardiff

Mirada retrospectiva para volver a la capital de Gales y contemplar como una ciudad industrial se moderniza con el tiempo. En ese sentido me recordó mucho a Bilbao.

Torre del reloj del Castillo de Cardiff
Torre del reloj del Castillo de Cardiff


Deutsche Bierfest

Aprovechando que octubre aun no está muy lejos os voy a contar algo de cómo los alemanes hacen su particular homenaje a la cerveza. Hace un par de semanas tuve la oportunidad de ir a un Bierfest (Festival de la Cerveza). El viaje de trabajo que me llevó a Frankfurt derivó gracias a la invitación de un colega en fin un de semana de fiesta 100% alemana. El artículo es bilingüe para que algunos amigos lo entiendan y está en inglés porque aún no domino el alemán tanto como quisiera.

October is not far in time so I will tell you something about how Germans make their particular homage to beer. A few weeks ago I took the chance of going to a Bierfest (Beerfest). It was a business trip to Frankfurt which luckily turned into a 100% German weekend party due to a colleague invitation. This is a bilingual article for some friends to understand what the hell I write about. Warum ist das Artikel in Englisch? Weil ich nur bisschen Deutsch spreche.

Carta desde París III

Viene de aquí

Pasamos un rato muy agradable en el patio del Louvre, las tres pirámides acristaladas contrastan mucho con el resto del palacio, digamos, mucho más clásico pero el conjunto es realmente muy bonito. El buen tiempo invitaba a pasear así que salimos por el lado oeste en  dirección de los Jardines de Tuileries. A medio camino nos topamos con un estanque rodeado de sillas como en los jardines del Palacio de Luxemburgo. Te esperamos pero un dulce olor nos levantó y continuamos hasta llegar al otro extremo del parque. Unos gofres cubiertos de crema caliente habían sido el señuelo. La tentación era grande y, claro, caímos como unos benditos.

Obelisco de Luxor en la Plaza de la Concordia de París
Obelisco de Luxor en la Plaza de la Concordia

Fotografías del viernes (12): Brujas

Nuevo paseo fotográfico, esta vez es el turno de Brujas


The Belfry (Campanario) de Brujas
The Belfry (Campanario)


Carta desde París II


Para cuando salimos de Notre Dame ya era la hora de comer y pensamos que sería buena idea tomar algo rápido en algún restaurante del centro. Rodeamos la catedral y cruzamos el Río Sena. Recuerda que hablamos de pasear por sus orillas ya que se encuentran habilitadas para ello. Al final como siempre no tuvimos tiempo para todo y sacrificamos esa parte de nuestra visita. Fue una pena porque nos perdimos un mercadillo callejero y ya sabes cuanto nos gusta bucear en ellos.

Río Sena a su paso por París
Río Sena


Carta desde París I

Estimad@ ami@,

Nos ha dado mucha pena que al final no pudieras venir, el viaje ha sido muy bonito y hemos disfrutado mucho. Estamos seguros de que te hubiera encantado pasar unos días en París. Recuerda que habíamos quedado enfrente del edificio de la Sorbona, ese colegio medieval fundado en 1257 para alumnos pobres y que posteriormente fue absorbido por la Universidad de París. Como no venías hicimos tiempo acercándonos al Panteón (1790). Se trata de un edificio de estilo neoclásico que comenzó como un proyecto de iglesia y que la Asamblea Nacional decidió que sirviera como homenaje a personajes ilustres de Francia. Así, la cripta guarda las tumbas de personalidades como Voltaire, Rousseau, Victor Hugo o Émile Zola entre muchos otros.

Panteón de París
Panteón


Zierikzee durante la misa de domingo

Normalmente los domingos los dedico a hacer absolutamente nada, es decir, a descansar y/o recuperarme de una larga noche de fiesta. Lo cierto es que Hellevoetsluis, mi residencia actual, no se presta demasiado a ello así que la mayoría de las veces no entro en la sala de recuperación. Un domingo cualquiera abrimos los ojos y comprobamos que un precioso día soleado nos espera. Son las nueve de la mañana y tenemos todo el día por delante. Normalmente salimos los sábados pero con semejante de día, ¿por qué no? A quién madruga…

En esta ocasión elegimos un lugar cercano pero igualmente interesante que apuntamos en nuestra agenda meses atrás ya que la carretera que nos condujo a Gante, Amberes o Brujas pasa por delante de Zierikzee, una pequeña ciudad costera a orillas del Río Oosterschelde. Dada su longevidad, recibió derechos de ciudad en 1248, la población se encuentra en un estado de conservación muy bueno. Sigue defendida por una muralla que fue construida durante la Edad Media y sus casas son en su mayor parte de los siglos XVI y XVIII.



Zuidhavenpoort de Zierikzee
Zuidhavenpoort, la puerta del sur

Pasamos por Veere

Íbamos camino de alguna parte cuando a nuestra izquierda apareció un gran molino blanco. Giramos el coche y nos metimos sin saberlo en un pueblo cuyo tamaño no hace justicia a su gran historia. La pequeña ciudad de Veere se encuentra en la isla-península de Walcheren a pocos kilómetros de Middelburg. Para que os hágais una idea de lo “grande” que es apenas pasa de los 1600 vecinos. Su nombre significa transbordador y le fue dado en 1281 cuando el Almirante holandés Wolfert Van Borsselen estableció uno en su puerto.

Puerto de Veere
Puerto de Veere


Fotografías del viernes (11): Amberes

Paseo fotográfico por la ciudad de Amberes (Bélgica)

Estación Central de Amberes
Estación Central de Amberes


Pasamos una mañana soleada en Middelburg

Aquí en Holanda para contar los días soleados nos sobra con los dedos de ambas manos. Sólo es mi primer año pero por lo que me cuentan los compañeros esto es lo habitual. Ya sea por casualidad o por la estricta aplicación de la Ley de Murphy los pocos días buenos caen siempre entre semana. No obstante el mal tiempo no nos deja en casa aunque en esta ocasión nos tocó un perfecto día de verano.
 

Nuestro destino no está lejos de Hellevoetsluis así que salimos a eso de las diez de la mañana camino de la histórica ciudad de Middelburg. La capital de la provincia de Zeeland se encuentra en la actual península de Walcheren, escribo lo de “actual” porque en su origen Walcheren era una isla que los holandeses finalmente conectaron al continente mediante polders y una gran dique.
 
 

Visitamos Mini-Europa

Hace unas semanas hablamos de cómo visitar todo un país en un sólo día, un viajecito a La Haya y ¡voilá! Holanda a nuestros pies. El parque de Madurodam fue una fantástica oportunidad para marcar próximos destinos en nuestro mapa. En nuestro viaje a Bruselas nos acercamos a Mini-Europa otro parque para disfrute de los muy viajeros que nos brinda la oportunidad de descubrir los rincones más bellos de Europa en poco tiempo.

Mini-Europa se encuentra en el parque donde se celebró la Expo58, a poca distancia del impresionante Atomium que como pódeis comprobar sale en casi todas las fotos. Sí, ese Atomium que se ve junto a las maquetas es el edificio real, el que mide 102 metros de altura.


Parque Mini-Europa en Bruselas
Mini-Europa

Bruselas, la capital de Europa

El 17 de abril de 1958 se celebró en Bélgica la primera gran exposición tras la Segunda Guerra Mundial, la Expo58 o Feria Universal de Bruselas fue un evento de gran éxito cuyo edificio principal quedó como imagen de la ciudad de Bruselas para siempre. El Atomium es a Bruselas lo que la Torre Eiffel a París o el Big Ben a Londres. Esta construcción de 102 metros de altura se compone de 9 esferas interconectadas que representan una molécula de hierro gigante. Cada esfera tiene 18 metros de diámetro y alberga salas de exposiciones y otros espacios de uso público. La que se encuentra en lo más alto permite disfrutar de una vista panorámica de la ciudad.

Atomium en Bruselas
Atomium

Maastricht, el cruce del Río Mosa

En esta ocasión nos desplazamos a la menos holandesa de las ciudades holandesas. Debido a su especial localización geográfica, Maastricht siempre se ha sentido más vinculada a Bélgica y Alemania que a los Países Bajos. En 1839 tras una serie de disputas, incluida una anexión a la 1ª República Francesa por parte de Napoleón, la ciudad se incorpora a Holanda definitivamente.

Maastricht debe su existencia y su nombre al Río Mosa (Maas en holandés). Esta ciudad puede decir con orgullo que se encuentra habitada de forma ininterrumpida desde la época del Imperio Romano convirtiéndola en una de las más antiguas del país. Fundada en el 50 a.C su nombre deriva del latín Mosae Trajectum (Cruce del Mosa) en referencia al puente que los Romanos construyeron en este enclave durante el reinado de Augusto César (años 27 a.C. – 14). Hoy en día poco queda de esta civilización salvo la localización original del puente y algunas excavaciones.

Puente de San Servacio de Maastricht
Monumento que indica donde estaba el puente romano y al fondo Puente de San Servacio construido en el siglo XIII para reponerlo tras su hundimiento en 1275.

Scheveningen, la playa de Holanda

El tiempo no nos da tregua, llueve, se despeja y vuelve a llover. Esto es lo que llaman el verano holandés. Apenas un par de días de sol. No obstante hemos tenido la suerte de vivir un auténtico día de playa… por unas horas. Holanda tiene mucha costa pero si hablamos de playa nos estamos refiriendo a un único lugar, Scheveningen.

 
Playa de Scheveningen
Playa de Scheveningen

Playa de Scheveningen
Zona deportiva

Vampiros en Utrecht

Vaya agosto que estamos teniendo en Holanda, no para de llover. Tendrían que quitar el verano del calendario. Jeje. Bromas aparte esta semana hemos tenido algún día bueno que hemos aprovechado al máximo ya que para mí alegría he tenido la oportunidad de hacer turismo con la familia (¡gracias por el jamón ibérico!). En este artículo os voy a hablar de una ciudad que a todos nos suena de algo. Cuando leímos su nombre automáticamente se nos vinieron tres palabras a la cabeza, Tratado de Utrecht, aunque para ser sinceros ninguno nos acordábamos de su significado. El nacimiento de la ciudad se produjo con la construcción de una fortificación romana alrededor de año 50. A finales del siglo III los romanos no podían resistir los continuos ataques de las tribus germánicas del norte así que la abandonaron. Poco se sabe de lo aconteció durante los siguientes siglos pero si que explotaron las enormes posibilidades comerciales de dicho pueblo a orillas del Río Rin y que se desarrolló hasta recibir la carta de ciudad en 1122. 

Como casi todas las ciudades holandesas Utrecht también tiene canales aunque con una peculiaridad, éstos se encuentran por debajo del nivel de la calle de modo que en la ribera están los sótanos de las casas construidas sobre ellos. Estos locales tenían la función de almacenes aunque hoy en día son casi cualquier cosa.
Canales de Utrecht
Canales de Utrecht

Gante, ciudad medieval

El sábado pasado volvimos a salir por ahí. Esta vez le tocó a la ciudad belga de Gante. Las previsiones del tiempo daban un 30% de probabilidad de lluvia ligera así que nos la jugamos. Al salir de casa una mirada al cielo nos mostraba un cielo gris amenazante aunque suspirábamos por un tiempo diferente 100 kilómetros al sur. Lo cierto es que la lluvia nos acompañó en algunos tramos del camino pero afortunadamente llegamos en “condiciones de seco”. 

Como en casi todas las grandes ciudades todo empieza con la construcción de una iglesia, en este caso fue San Amado quien construyó su abadía allá por el año 630 en la confluencia de los Ríos Scheldt y Lys. Durante la Edad Media Gante se convirtió en una de las ciudades más grandes y ricas del norte de Europa sólo superada por París. Desde muy antiguo los ciudadanos de Gante han tenido la reputación de ser muy cabezotas. Siempre defendieron sus derechos contra los gobernantes que trataron de suprimir los privilegios que habían adquirido durante siglos. Este carácter rebelde lo llevaron hasta el extremo en 1539 cuando se sublevaron contra su propio rey, el emperador Carlos I de España y V de Alemania nacido allí. La respuesta no se hizo esperar. En 1540 Carlos I regresó con un ejército a su ciudad natal. Gante fue declarada culpable de desobediencia y fue degradada a ciudad de segunda categoría. No contento con eso el 3 de mayo de 1540,  el Emperador obligó a un cortejo de ilustres ganteses a postrarse ante él con una soga alrededor del cuello y pedir clemencia en voz alta. De esa humillación a los ganteses les quedó el apodo de los “Stropkes” o los que llevan la soga al cuello”.

Dejamos el coche en un parking subterráneo a 5 minutos del centro llamado Reep. Nada mas cruzar el canal nos topamos intencionadamente con la Catedral de San Bavón, como dice mi guía si viniéramos a ver una sola cosa debería ser esta. La actual catedral fue finalizada en el siglo XVI y se levanta sobre los cimientos de una antigua iglesia románica del año 942 y de la que tan sólo queda la cripta. 


Catedral de San Bavón de Gante
Catedral de San Bavón

Espinosa y Medina (Las Merindades - parte 3)

Las Merindades es una región que cuenta con una larga historia a sus espaldas, desde aquellos hombres del Paleolítico que se refugiaban en las cuevas de Ojo Guareña hasta hoy ha llovido mucho. A lo largo del tiempo esta comunidad se ha ido caracterizando por el paso de diferentes culturas que han ido dejando su huella sobre el terreno pero no es hasta los romanos cuando éstas se hicieron más evidentes. Prueba de ello son las calzadas que construyeron para comunicar el Cantábrico con el interior y construcciones como el Puente de Frías o la Fortaleza de Tedeja entre muchas otras.

En la Edad Media la comarca escribe sus páginas más importantes cuando se une a la Reconquista contra los musulmanes iniciada por Don Pelayo desde Asturias. En el siglo X el Conde de Castilla, Fernán González, organiza la región en merindades, territorios tutelados por nobles ligados a la Corona que se encargaban de impartir justicia y cobrar impuestos. Las Merindades como paso obligatorio hacia los puertos del norte vivieron un gran desarrollo económico lo que provocó no pocos conflictos como los protagonizados por las familias de los Velasco y los Salazar. Y poco más se puede contar salvo que tras estos años de vacas gordas se inició una lenta y larga decadencia. La Revolución Industrial del XIX y XX provocó una emigración masiva hacia el norte que agravó la situación. Las Merindades se vaciaron en favor de zonas industriales y con mayores expectativas de trabajo. A finales del siglo XX se produce la “segunda reconquista” y es que los de “Bilbao” buscando una residencia de veraneo ponen sus ojos en el norte de Burgos. Así la llegada de veraneantes en busca de la tranquilidad rural transforma la economía de la zona potenciando los sectores de la construcción y la hostelería en detrimento de la agricultura y la ganadería.

Frías (Las Merindades - parte 2)

Uno de los lugares con mayor encanto de la Provincia de Burgos es la ciudad medieval de Frías, con apenas 300 habitantes es la más pequeña de España. Está situada sobre el cerro de La Muela, una loma a orillas del Río Ebro y desde el tiempo de los romanos un importante punto estratégico. La primera cita documentada se corresponde a una donación al monasterio de San Juan de Orbañanos en el año 867. Por aquel entonces Frías era uno de tantos pueblos surgidos en los primeros momentos de la ocupación del Alto Ebro. Dada la importancia del lugar Alfonso VIII concede Fuero el 8 de abril de 1202 con el fin de acelerar la repoblación de la zona. En 1435 el rey Juan II de Castilla otorgó a la villa el título de ciudad para más tarde cederla al Conde de Haro y Condestable de Castilla, Pedro Fernández de Velasco.

La vista panorámica desde la base es la postal más “vendida” de Frías. Si alzamos la vista al horizonte dos construcciones destacan sobre el conjunto, el castillo y la Iglesia de San Vicente.

Frías

Las Merindades (parte 1)

Queridos lectores ya estamos de vuelta, es decir, que se me han acabado las dos semanas y media que tenía de vacaciones. Lo cierto es que no he parado, entre fiestas del Carmen e ir de aquí para allá no es que haya descansado mucho así que ahora necesito vacaciones de las vacaciones.

Hace tiempo que me dí cuenta que en general no apreciamos lo que tenemos cerca y consideramos más interesante aquello que viene de fuera. ¡Cuántos tesoros nos perdemos por no mirar a nuestro alrededor! En este sentido yo también me declaro culpable así que este verano aprovechando las circunstancias he buscado mi redención con una visita al norte de Castilla León. Las Merindades es una comarca de la provincia de Burgos en la que historia, tradición y naturaleza se mezclan a partes iguales para conformar el lugar perfecto para alejarse del ruido de la ciudad.

Ya desde tiempos remotos se constata la presencia nuestros ancestros en esta región. Buena prueba de ello es el yacimiento de Ojo Guareña, un conjunto de cuevas de más de 100 km. de longitud que sirvió de santuario al hombre paleolítico. La única gruta visitable es la Cueva de San Bernabé donde podemos “curarnos los ojos” en la pila del santo y admirar la Ermita de San Tirso y Bernabé, uno de los templos religiosos más curiosos que he visitado nunca.

Ermita de San Tirso y Bernabé por fuera

Vacaciones de verano

Estimados lectores,

Por fin llegaron las vacaciones y regresé a casa por un par de semanas. He dejado por un tiempo los molinos, el queso y los tulipanes. Es tiempo de descansar y tomar impulso para nuevas aventuras. El problema es que con tantas fiestas de verano a uno no le da tiempo de parar así que pienso en que necesitaré vacaciones de las vacaciones. El viaje que me trajo a casa fue una auténtica odisea y una vergüenza para la que se autoproclama la "primera aerolínea de nueva generación". Sólo con lo que me pasó el viernes y el sábado podría escribir un libro. 24 horas para volar de Amsterdam a Bilbao con visita no programada a Barcelona de regalo. Resulta que cuando ya estábamos embarcados y listos para salir se desató una tormenta terrible sobre el Aeropuerto de Schiphol y tuvimos que esperar dos horas para salir. A partir de aquí todo lo que nos sucedió fue un poco raro porque el avión despegó a sabiendas de que el Aeropuerto de Bilbao estaría cerrado así que nos desviaron a Barcelona. Una ver allí el personal de la compañía nos recibió con mentiras para ahorrarse las  reservas de hotel que nos correspondían y tenernos callados. La situación se fue calentando hasta que subimos a la zona de facturación para protestar. En esto llegó la policía y sólo entonces apareció un responsable que arregló la situación tras diez horas de un espectáculo bochornoso.

Bueno no os quiero aburrir con historias que son mejor olvidar. Saludos y como decía Terminator, ¡I´ll be back!

Hasta pronto.

CSD, Colonia Gay Pride 2010

Para terminar esta serie sobre Colonia os relato una curiosa coincidencia. Resulta que el mismo fin de semana que decido pasar en esta ciudad se celebraba el Christopher Street Day (CSD), lo que viene a ser el Día del Orgullo Gay. El origen de esta conmemoración viene de los hechos acaecidos el 28 de junio de 1969 en la calle Christopher de Nueva York cuando la comunidad gay cansada de la opresión que sufría por parte del gobierno se enfrentó de forma violenta con la policía. Esta manifestación se considera como el inicio del movimiento por los derechos de los homosexuales en todo el mundo.


Colonia es famosa por su tolerancia y cayendo en el tópico es considerada la capital gay de Alemania. Sus carnavales son los más famosos de país y como podéis ver a continuación el desfile del CSD no podía ser menos.

Visita a Colonia, parte 2

Como ya habréis adivinado por el artículo anterior pasamos el fin de semana en Colonia. Bajo un calor impropio del norte de Europa, más de 35 ºC, traspasamos la frontera Holanda-Alemania. El paisaje no cambia mucho pero es fácil darse cuenta cuando el que conduce es un alemán. Tan pronto rebasamos el borde pasamos de ir a 120 a los 170 km/h y os aseguro que incluso a esa velocidad nos seguían adelantando coches.

Aunque esta ciudad tiene mucho, hablar de Colonia es hablar de su catedral. Sus dos torres de 157 metros de altura dominan toda la ciudad y es lo primero que se ve según nos acercamos por la autopista. Su construcción comenzó en 1248 y terminó unos “pocos” años más tarde, concretamente en 1880. A pesar del largo período transcurrido su diseño no se alteró y siguió fiel al estilo gótico original. Parece increíble que este edificio sobreviviera a los bombardeos aliados que devastaron la ciudad durante la Segunda Guerra Mundial.


Visita a Colonia, parte 1

En el siglo I a.C. la tribu de los Ubii se establecieron a orillas del Río Rin (Rhine). Llegaron allí después de que los Eburones fueran borrados del mapa por Julio César. Las buenas relaciones con los romanos permitieron a los Ubii vivir en un territorio ocupado. Poco se sabe de este asentamiento inicial pero sí que “Oppidum Ubiorum” fue origen de la ciudad de Colonia. En aquella época el lugar era una base militar que albergaba legiones romanas.

En el año 15, durante una campaña militar, Agripina “la joven” nació en Colonia. Hija del general romano Germánico se casó con el Emperador Claudio por conveniencia. Para que os hagáis una idea de cómo era, se las arregló para que éste adoptara a Nerón y le nombrará su sucesor, tras lo cual asesinó a su esposo. Una vez en el poder, Nerón mandó asesinarla. ¡Vaya familia! Volviendo al tema, Agripina consiguió de su esposo que el destacamento militar recibiera el nombre de Colonia Claudia Ara Agrippinensis en su honor. Hecho insólito ya que fue la única ciudad romana que tomó su nombre de una mujer. Con el nuevo nombre llegó el estatus de 'ciudad' y Colonia se convirtió en la capital administrativa de Germania Inferior, provincia romana que hasta entonces no había sido más que un territorio ocupado.

CCAA (Colonia Claudia Ara Agrippinensis )

No son gigantes, son molinos

Desde hace muchos siglos los holandeses han ido desarrollando tecnologías para controlar el nivel del agua ya que parte del país se encuentra por debajo del nivel del mar. Su afán de crecer a costa de ganarle terreno al agua les ha llevado a desarrollar soluciones de ingeniería impensables en otras naciones.

 

Los terrenos antiguamente sumergidos reciben el nombre de Polders. En el siglo XIV, los habitantes de Alblasserwaard cansados de sufrir continuas inundaciones en su polder, excavaron canales hasta Kinderdijk con objeto de descargar el exceso de lluvia sobre el río Lek. Un par de siglos más tarde, ante la evidencia de que los canales no eran suficiente construyeron molinos en sus riberas para desaguar mayor volumen.


Otro paseo por... Amsterdam

Para ser sincero tengo sentimientos encontrados sobre Amsterdam. Está considerada como la capital europea más “cool” y no hay nada como pasear por el centro para darse cuenta de ello. Pero muchas veces sucede que las expectativas no se corresponden con la realidad y, en mi caso, pensando como pienso que es una ciudad muy interesante no puedo evitar sentir cierta decepción. No se me entienda mal, áquellos que vengan a Holanda deben visitarla al menos un día. Ahora bien permanecer más de dos jornadas ya es otra historia. Amsterdam no ofrece nada distinto de lo que ofertan otras ciudades holandesas con la diferencia de que está abarrotada de gente.

Como ésta no era la primera vez en Amsterdam tratamos de visitar lugares no vistos por el objetivo de la cámara. Cuando se va acompañado es inevitable repetirse pero una vez más salimos airosos del envite. En esta ocasión nos acercamos en coche y cumpliendo la máxima de no aparcar en el centro (por eso de no gastarnos en parking lo que podemos invertir en un buen banquete), dejamos el coche en uno de los Park and Ride que te acercan en transporte público a la Central Station.

Al llegar nos dirigimos hacia el Barrio Rojo para visitar un lugar de nombre curioso, la Iglesia de Nuestro Señor del Ático (Ons’ Lieve Heer op Solder). Su historia comienza después de la Rebelión Protestante de 1578 cuando los católicos “cayeron en desgracia”. Éstos se vieron forzados a practicar su religión a escondidas y en 1661 transformaron la casa de Jan Hartman, un rico comerciante católico, en una iglesia. Los feligreses entraban por una puerta situada en el callejón lateral y subían una estrecha escalera para acceder a la iglesia oculta en la tercera planta. Lamentablemente lo que iba a ser una visita especial se transformó en desilusión ya que estaban de reformas. A cambio conseguimos un precio reducido.

 Altar mayor

La Haya

Hoy nos trasladamos a una ciudad cosmopolita rebosante de estilo y cultura salpicada por verdes parques y casas elegantes. No se ve ni un papel en el suelo. Aunque Amsterdam es la capital oficial de Holanda, La Haya siempre ha sido la sede del gobierno y la residencia de los monarcas holandeses. Su estilo colonial encaja perfectamente con el papel diplomático que se le otorga, no en vano aquí se encuentra la Corte Internacional de Justicia. Ésta es quizá su institución más conocida a nivel internacional. También llamada la Corte Mundial su sede es el Palacio de la Paz (1907-1913) cuya construcción fue una donación de un filántropo americano. Este palacio también alberga otros organismos como la Corte Permanente de Arbitraje, la Academia de La Haya y una importantísima biblioteca de leyes internacionales.

Palacio de la Paz
Obligados por las circunstancias nos dirigimos a la oficina de turismo para recoger el mapa de rigor (vaya colección que nos estamos haciendo). A continuación pusimos rumbo a la Corte Interior y la Sala de los Caballeros (Binnenhof & Ridderzaal). Se trata del centro de la vida política del país ya que alberga el Parlamento y diversas instituciones del Estado.

Binnenhof & Ridderzaal

Qué ver en Brujas II

Más allá de iglesias y edificios oficiales Brujas cuenta con una amplia variedad de museos que contienen importantes colecciones de arte. El museo Museo Groeninge es la mejor prueba de ello. Una visita requiere de mucho tiempo y sobre todo de algún conocimiento que permita entender las pinturas. No era nuestro caso. Si el reloj lo permite también se debería pasar por el Barrio de Santa Ana donde mujeres (la mayoría ancianas) ataviadas con trajes tradicionales se dedican a tejer. La artesanía del encaje es toda una institución en Brujas. En Peperstraat está el Museo del Encaje, un lugar donde aprender más acerca de este oficio y, si el bolsillo lo permite, comprar alguna pieza. Tratándose de un trabajo artesanal “hecho a mano”, no es nada barato.

A eso de la una de la tarde ya teníamos un poco de hambre así que decidimos mezclar cultura y gastronomía. Para ello nada mejor que acercarse al Museo de las Patatas Fritas para aprender todo sobre este famoso tubérculo. No en vano dicen que los belgas inventaron la receta. El museo se encuentra en The Saaihalle, un edificio del siglo XIV que Génova usaba como oficina de comercio en Brujas y donde sus representantes almacenaban y vendían los productos que importaban.


Qué ver en Brujas I

Antes de nada me gustaría agradecer la visita de alguien que se decidió a pasar unos días “en las afueras de Bilbao”. El volcán islandés por fin se calmó y esta vez no ha estropeado los planes de vuelo. Para aliñar el asunto se ha traído jamón ibérico bajo el brazo (de Casa Claudio nada menos, toda una institución en Bilbao). Afortunadamente el tiempo se está portando muy bien así que pudimos preparar un viaje muy especial para el fin de semana.

El sábado pasado cruzamos la frontera holandesa para dirigirnos a la “Venecia del Norte” con permiso de Amsterdam. Brujas está situada al norte de Bélgica y en el año 2000 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Su casco histórico está surcado por una intricada red de canales que le dan un aire realmente particular. La cantidad de puentes que pasan sobre ellos fueron el origen de su nombre. Bryggia, en noruego antiguo, y Brugges, en holandés, significan puentes. Nada que ver con la hechicería que sugiere su nombre castellanizado.

Comenzamos nuestro periplo cruzando Kruispoort para adentrarnos en el casco viejo. Una breve mirada alrededor nos transporta inmediatamente a otra época y sólo la presencia de los coches modernos da una idea del tiempo transcurrido.

Kruispoort

La fortaleza de Brielle

Aprovechando un hueco entre las nubes el viernes pasado me acerqué una vez más a Brielle. Para hablar de este pueblecito debemos dar un salto en el tiempo, hasta el año 1572. Estamos inmersos en la Guerra de los Ochenta Años que enfrentó a la resistencia holandesa contra los ocupantes españoles. El 1 de abril se produjo la histórica Liberación de Brielle. Confiadas por esta victoria otras muchas poblaciones fueron rebelándose contra Fernando Álvarez de Toledo, 3er Duque de Alba, en apoyo de Guillermo de Orange, el instigador. El conflicto terminó en 1648 con el reconocimiento de la independencia de los Países Bajos.


Actualmente este acontecimiento histórico sirve de excusa para organizar una celebración anual en plan “La Guía” de Portugalete. Para los que no me entendáis, la gente sale de fiesta desde la mañana hasta que el cuerpo aguante. El pasado 1 de abril vine por aquí y me resultó chocante ver mucha basura, banderas españolas en cada calle (¡más que en España!) y mucha gente “chisposa”.


Un paseo por Hellevoetsluis

Dado que este sábado me tocó trabajar y el domingo tenía una cita con Fernando Alonso en el Gran Premio de Mónaco esta vez no me fui muy lejos. Hoy os voy a hablar de mi “pueblo adoptivo”, Hellevoetsluis. Empezaré diciendo que cualquier parecido entre la forma escrita y su pronunciación son pura coincidencia, en holandés se dice “Gelefutslaus”. Se trata de una población situada a 30 km. al sur de Rotterdam cuya distribución se asemeja a la de una ciudad dormitorio, es decir, urbanizaciones del tipo “casa, jardín y coche a la puerta”, bueno, el “casco viejo” nada tiene que ver con esto.

Como en el caso de Rotterdam, el mar ha sido clave en el desarrollo de Hellevoetsluis. Su crecimiento fue paralelo a su elección como base naval por el Ministerio de la Marina allá por el siglo XVII. El núcleo urbano estaba protegido por una muralla, contaba con un astillero y muchos muelles de atraque. Con el tiempo las barreras defensivas fueron reforzadas hasta convertirlo en una auténtica fortaleza.

Entrada a la "fortaleza"


Un paseo por Delft


Esta ciudad como pocas reune todos los elementos que distinguen a la “típica” ciudad holandesa. En su casco histórico, rodeado de canales, encontramos las casas inclinadas al estilo “Torre de Pisa” que ya vimos en la parte vieja de Amsterdam. Situada entre Rotterdam y La Haya, Delft fue fundada en el siglo XIII y se la conoce por su cerámica decorada en azul y por ser el lugar donde nació el pintor Johannes Vermeer. También está muy relacionada con la Casa de los Orange ya que Guillermo de Orange, líder de la resistencia holandesa contra España, estableció aquí su residencia en 1572.

Delftware

 Sepulcro de Johannes Vermeer

Fotografías del viernes (10): Amsterdam

Estos días no tengo mucho que contar, estoy a la espera de que el tiempo mejore y podamos escaparnos. Las fotos con cielo azul siempre quedan mejor que las tomadas debajo de un paraguas. Entretanto aquí va un pequeño homenaje a Amsterdam.



Vaya, vaya, aquí si hay playa

Por su situación geográfica, el tiempo en esta zona de Europa cambia de manera radical en pocas horas. Las últimas semanas aunque llenas de sol han sido muy frías, rozando los cero grados en muchas ocasiones. Este fin de semana todos los elementos se han juntado para llegar a incluso hasta los 20 grados. No obstante, el domingo por la tarde, a la hora de escribir estas líneas el cielo se volvió a cubrir de nubes. No se me ocurre peor trabajo que el de meteorólogo en Holanda.

Aprovechando la visita de unos colegas y un tiempo más que bueno nos acercamos al mar. La tarde del sábado frente a Hellevoetsluis rodeados de gaviotas que se disputaban las patatas fritas que les tirabamos.


En el Muelle de Oudehaven (Rotterdam)

La vida de Rotterdam se encuentra indiscutiblemente ligada a su puerto. Esta ciudad ha crecido a medida que le ha comido terreno al mar. El Puerto de Rotterdam (Europoort) es el más grande de Europa en cuanto a tráfico y volumen de mercancías y su expansión aún continua con el proyecto Maaslavkte 2. Por su parte, la ciudad cuenta con ocho muelles. Hoy hablaré del más antiguo de ellos.


Maqueta del Europoort de Rotterdam
Maqueta del Europoort
El muelle de Oudehaven fue construido a mediados del siglo XIV y allá por 1977 fue remodelado por el arquitecto Peit Blom. En sus canales podemos ver barcos antiguos a modo de museo al aire libre. En este muelle también encontramos atracciones como las Casas Cúbicas, la Casa Blanca y las casas Wijnhaven.


Muelle de Oudehaven y la Casa Blanca de Rotterdam
Muelle de Oudehaven y la Casa Blanca (dcha.)



Holanda en un par de horas

Para todo aquel que visite Holanda hay una forma rápida de verlo casi todo (y no hablo en broma). Basta con acercarse a La Haya (Den Haag) y visitar Madurodam, fundada en 1952, es la ciudad “más pequeña de Holanda”. Se trata de un parque de atracciones con maquetas a escala 1:25 de todo lo que es imprescindible de ver en este país. Muchas de ellas con elementos en movimiento como trenes, barcos, coches, aviones, etc.

Entrada a Madurodam

Esta miniciudad se divide en 4 distritos entre los que se reparten cerca de 300 maquetas. El más interesante de ellos es el Distrito Centro donde se concentran los edificios históricos (casas antiguas, catedrales, museos, ayuntamientos, etc). El nivel de detalle es muy alto y realmente te hace sentir como el gigante Gullliver en Lilliput con la diferencia que aquí nadie nos va a atar al suelo.

¿Maqueta o realidad?