No hemos cerrado la tienda

Con cierto retraso os deseo a todos aquellos que leeis mis historias un feliz año nuevo. Lo cierto es que tengo tantas vacaciones que me he olvidado un poco del blog. En todo caso no es que esté haciendo nada especial salvo comer, salir de noche y dormir. La entrada del año es momento para nuevos propósitos y esperanzas. Las mías parece que se dirigen a Holanda, concretamente a la ciudad de Rotterdam, donde si se cumple el plan actual seré enviado allá por marzo.

En fin, que todos vuestros anhelos se cumplan y sobre todo mucha salud para disfrutar de ellos.

Hasta pronto