Viena, una ciudad imperial (parte 1)

Escribo desde Holanda acerca de los tres días que he pasado en Viena. Sí, ha sido una visita de trabajo pero eso no quita que a uno le pique el gusanillo y se escape un par de tardes. Mentiría si dijera que no me ha gustado. Esta ciudad aunque lejos de sus días de esplendor es un lugar único. Desde aquí se puede tirar una piedra y dejarla caer en Eslovaquia, República Checa o Hungría sin mucho esfuerzo.

Como parte de un poderoso imperio Viena cuenta con unos cuantos palacios que muestran la riqueza que atesoró. Hoy en día muchos de estos edificios de "época" son museos. En este apartado debemos empezar por el Hofburg Palace, actual residencia del presidente de Austria, que ha alojado gobernantes desde 1279, incluida las dinastía de los Habsburgo que lideró el Imperio hasta 1918.

Hofburg Palace de noche


El palacio es inmenso y consta de multitud de construcciones, entre ellas, varias residencias, una capilla, el Museo de Historia Natural, el Museo de la Cultura, la Biblioteca Nacional, el Tesoro Imperial, la Escuela del Caballo y sus establos. No os hacéis una idea de la extensión que ocupa.



Patio interior del Hofburg Palace


No podemos pasar por alto que aquí es donde vivió también Isabel de Baviera, más conocida como la Emperatriz Sisí. Tuve tiempo de visitar a la carrera una exposición sobre su figura y las habitaciones imperiales.


Escalera de mármol que lleva a las habitaciones imperiales

Y aunque está prohibido sacar fotos pude robar al menos una a los vigilantes.


Dormitorio de Francisco José I de Austria

Contrariamente a lo que nos muestra el cine, la influencia de Sisí en el imperio fue poco significativa. Fue una muchacha tímida que al casarse con Francisco José I ascendió al trono como emperatriz. Pero esa vida no le gustaba y tardó poco en alejarse de la Corte. Era una mujer que se cuidaba muchísimo y dedicaba sus días a viajar. En 1878, estando de visita en Ginebra fue asesinada de una puñalada. El tiempo y el cine la han convertido en un icono histórico.


Una residencia de verano

El Palacio de Schoenbrunn es una "casita" de 1772 habitaciones célebre por sus grandiosos jardines. A menudo es nombrado como el Versalles austríaco. Su historia se encuentra intimamente ligada a los Habsburgo puesto que aquí nació Francisco José I y su esposa Sisí pasó en él largas temporadas. Desafortunadamente marzo no es el mejor mes para ver la naturaleza en flor así que no había mucho que ver en los jardínes incluido un prometedor laberinto. En cambio, pueden visitarse el zoológico, la Glorieta y unas 40 habitaciones decoradas al más puro estilo rococó. Lástima que no hubo tiempo para esto último.

La Casa de las Palmeras (el invernadero)


Fuente de Neptuno

La Glorieta, situada en lo alto de una colina de 60 m. de altura y que aloja una cafetería


Palacio de Schoenbrunn con Viena a sus espaldas

Terminamos nuestra particular "búsqueda de piso" visitando el Palacio de Belvedere. Construido en 1716 actualmente alberga un museo de pintura. Se trata de una construcción barroca famosa también por sus bellos jardínes diseñados por un tal Dominique Girard que aprendió el oficio en Versalles. De nuevo sólo tuve tiempo para verlo por fuera.

Palacio de Belvedere

Fuente en los jardínes

Estatua del mes de Julio