Amsterdam

El 12 de junio de 1942, Ana estaba nerviosa y se despertó antes de lo habitual. Era el día de su cumpleaños y sabía que le esperaban unos cuantos regalos. Entre todos los que recibió uno le hizo especial ilusión, un libro de autografos que había visto una tarde paseando con su padre. Ana decidió que lo usaría como diario.

Anne Frank Huis


La familia Frank, de procedencia judía, vivía en Amsterdam en los años de la ocupación nazi. En julio de ese mismo año recibieron una notificación del Departamento de Inmigración que les informaba de su próximo traslado a un campo de concentración. Otto Frank decidió esconder a su familia en una casa detrás de las oficinas donde tenía su empresa. Allí permanecieron durante dos años, viviendo a oscuras y en silencio para no ser descubiertos. El 4 de agosto de 1944 la Grüne Polizei los arrestó siguiendo la pista de un informador. Lo que siguió fue la separación de la familia y la muerte de todos sus miembros excepto del padre que sobrevivió al horror e hizo posible la publicación del “Diario de Ana Frank”.

La espera para entrar a la casa es larga pero merece la pena. En un pasillo de apariencia normal, tras una estantería, se abre la puerta que da acceso a la “casa de atrás”. Es lúgubre y en su interior no penetra un solo rayo de luz. Se puede sentir la angustia que debió de pasar esta familia.
Acceso a la "casa de atrás"


Escalera de acceso

Tras esta experiencia conmovedora, os cuento que Amsterdam tiene otras muchas cosas que ofrecer. Para los cerveceros y, en especial para los que les guste la “verde”, nada mejor que una visita a la Heineken Brewery.
Aquí con mi hermano

A lo largo de la visita vemos el proceso de fabricación y distribución de esta famosa cerveza. También ofrecen la posibilidad de probarla, descansar en una sala, así como llevarte una botella personalizada con tu nombre impreso en la etiqueta.
El corazón de la ciudad es la Plaza Dam, construida en 1270, el nombre proviene de su función original, presa (dam) del Río Amstel. Con esta información no es díficil adivinar el por qué de Amsterdam. Éste es el punto de mayor concentración de gente si exceptuamos el Distrito Rojo, claro.
Plaza Dam

- Distrito Rojo

¿Quién no ha oido hablar de él? Esta zona es la que da fama mundial a Amsterdam. A lo largo de sus calles las prostitutas se exhiben en escaparates expuestos al público. La verdad es que la primera vez que se visita es chocante pero lo cierto es que en Holanda trabajar en la prostitución es legal desde 1911 aunque el número de vitrinas se mantiene constante y controlado por ley.

Si a esto añadimos las salas eróticas y la abundancia de coffee shops, locales donde no se puede consumir alcohol pero si marihuana, hemos juntado en un mismo lugar sexo y drogas, ¿por qué será que los turistas vienen aquí?.
Esto de los coffee shops y los escaparates de “sexo” no es exclusivo de Amsterdam, hay en otras ciudades pero solo una se lleva la fama.