La fortaleza de Brielle

Aprovechando un hueco entre las nubes el viernes pasado me acerqué una vez más a Brielle. Para hablar de este pueblecito debemos dar un salto en el tiempo, hasta el año 1572. Estamos inmersos en la Guerra de los Ochenta Años que enfrentó a la resistencia holandesa contra los ocupantes españoles. El 1 de abril se produjo la histórica Liberación de Brielle. Confiadas por esta victoria otras muchas poblaciones fueron rebelándose contra Fernando Álvarez de Toledo, 3er Duque de Alba, en apoyo de Guillermo de Orange, el instigador. El conflicto terminó en 1648 con el reconocimiento de la independencia de los Países Bajos.


Actualmente este acontecimiento histórico sirve de excusa para organizar una celebración anual en plan “La Guía” de Portugalete. Para los que no me entendáis, la gente sale de fiesta desde la mañana hasta que el cuerpo aguante. El pasado 1 de abril vine por aquí y me resultó chocante ver mucha basura, banderas españolas en cada calle (¡más que en España!) y mucha gente “chisposa”.


Un paseo por Hellevoetsluis

Dado que este sábado me tocó trabajar y el domingo tenía una cita con Fernando Alonso en el Gran Premio de Mónaco esta vez no me fui muy lejos. Hoy os voy a hablar de mi “pueblo adoptivo”, Hellevoetsluis. Empezaré diciendo que cualquier parecido entre la forma escrita y su pronunciación son pura coincidencia, en holandés se dice “Gelefutslaus”. Se trata de una población situada a 30 km. al sur de Rotterdam cuya distribución se asemeja a la de una ciudad dormitorio, es decir, urbanizaciones del tipo “casa, jardín y coche a la puerta”, bueno, el “casco viejo” nada tiene que ver con esto.

Como en el caso de Rotterdam, el mar ha sido clave en el desarrollo de Hellevoetsluis. Su crecimiento fue paralelo a su elección como base naval por el Ministerio de la Marina allá por el siglo XVII. El núcleo urbano estaba protegido por una muralla, contaba con un astillero y muchos muelles de atraque. Con el tiempo las barreras defensivas fueron reforzadas hasta convertirlo en una auténtica fortaleza.

Entrada a la "fortaleza"


Un paseo por Delft


Esta ciudad como pocas reune todos los elementos que distinguen a la “típica” ciudad holandesa. En su casco histórico, rodeado de canales, encontramos las casas inclinadas al estilo “Torre de Pisa” que ya vimos en la parte vieja de Amsterdam. Situada entre Rotterdam y La Haya, Delft fue fundada en el siglo XIII y se la conoce por su cerámica decorada en azul y por ser el lugar donde nació el pintor Johannes Vermeer. También está muy relacionada con la Casa de los Orange ya que Guillermo de Orange, líder de la resistencia holandesa contra España, estableció aquí su residencia en 1572.

Delftware

 Sepulcro de Johannes Vermeer

Fotografías del viernes (10): Amsterdam

Estos días no tengo mucho que contar, estoy a la espera de que el tiempo mejore y podamos escaparnos. Las fotos con cielo azul siempre quedan mejor que las tomadas debajo de un paraguas. Entretanto aquí va un pequeño homenaje a Amsterdam.