La Haya

Hoy nos trasladamos a una ciudad cosmopolita rebosante de estilo y cultura salpicada por verdes parques y casas elegantes. No se ve ni un papel en el suelo. Aunque Amsterdam es la capital oficial de Holanda, La Haya siempre ha sido la sede del gobierno y la residencia de los monarcas holandeses. Su estilo colonial encaja perfectamente con el papel diplomático que se le otorga, no en vano aquí se encuentra la Corte Internacional de Justicia. Ésta es quizá su institución más conocida a nivel internacional. También llamada la Corte Mundial su sede es el Palacio de la Paz (1907-1913) cuya construcción fue una donación de un filántropo americano. Este palacio también alberga otros organismos como la Corte Permanente de Arbitraje, la Academia de La Haya y una importantísima biblioteca de leyes internacionales.

Palacio de la Paz
Obligados por las circunstancias nos dirigimos a la oficina de turismo para recoger el mapa de rigor (vaya colección que nos estamos haciendo). A continuación pusimos rumbo a la Corte Interior y la Sala de los Caballeros (Binnenhof & Ridderzaal). Se trata del centro de la vida política del país ya que alberga el Parlamento y diversas instituciones del Estado.

Binnenhof & Ridderzaal


Este edificio monumental se construyó como un castillo entre los siglos XII y XIV pero adquirió el aspecto actual a finales del siglo pasado. En 1248 el Conde Guillermo II lo eligió como residencia oficial. Este hecho histórico se considera como la fundación de la ciudad. Más tarde el hijo de Guillermo, Florencio V, añadió la Sala de los Caballeros en 1280.

Corte Interior

En la parte Este del complejo hay varios museos, están el museo de historia de la Haya y el Maurithuis que alberga una importante colección de cuadros de artistas holandeses, flamencos y alemanes. Su obra más conocida es “La joven de la perla” de Johannes Vermeer.

Maurithuis

Como ya he comentado eso de mirar cuadros es un arte que no comprendo mucho así que pasamos del Maurithuis para dirigirnos al Palacio Lange Voorhout (1764). Se trata de una antigua residencia real que alberga el museo dedicado a la obra del famoso artista gráfico M.C. Escher (1898-1972).

Palacio Lange Voorhout

Quizá el nombre no os diga mucho pero sólo basta hechar un vistazo a sus obras para reconocer al autor de las perpectivas imposibles.

Stilleven en Straat (Still live and street) (1937)

Prentententoonstelling (Print Gallery) (1953)

Durante su vida, Escher realizó casi 500 litografías y grabados en madera además de 2000 pinturas y bocetos.

Relativiteit (Relativity) (1953)

Al final de la visita tuvimos la oportunidad de jugar con diversas ilusiones ópticas. Especialmente interesante es una habitación que permite hacernos crecer o menguar simplemente situándonos en una esquina o en la opuesta. Mención aparte merece la originalidad de las lámparas que iluminan cada estancia. Todo el museo es un derroche de imaginación.






En nuestro recorrido tuvimos tiempo para ver el Noordeinde Palace, oficina de trabajo la Reina Beatriz desde 1984. En el momento de la visita ignoramos si se encontraba en su interior “currando”.

Noordeinde Palace

Terminamos el día paseando por calles llenas de tiendas y galerías de arte, perdimos la cuenta de ellas. Desde luego tienen bien ganado eso de contar con la “mayor concentración de arte por km2”. De entre todos los negocios destaca la tienda de ropa “The Sting” más conocida como la caja de caramelos por su colorido mosaico exterior.

La caja de caramelos