Vacaciones de verano

Estimados lectores,

Por fin llegaron las vacaciones y regresé a casa por un par de semanas. He dejado por un tiempo los molinos, el queso y los tulipanes. Es tiempo de descansar y tomar impulso para nuevas aventuras. El problema es que con tantas fiestas de verano a uno no le da tiempo de parar así que pienso en que necesitaré vacaciones de las vacaciones. El viaje que me trajo a casa fue una auténtica odisea y una vergüenza para la que se autoproclama la "primera aerolínea de nueva generación". Sólo con lo que me pasó el viernes y el sábado podría escribir un libro. 24 horas para volar de Amsterdam a Bilbao con visita no programada a Barcelona de regalo. Resulta que cuando ya estábamos embarcados y listos para salir se desató una tormenta terrible sobre el Aeropuerto de Schiphol y tuvimos que esperar dos horas para salir. A partir de aquí todo lo que nos sucedió fue un poco raro porque el avión despegó a sabiendas de que el Aeropuerto de Bilbao estaría cerrado así que nos desviaron a Barcelona. Una ver allí el personal de la compañía nos recibió con mentiras para ahorrarse las  reservas de hotel que nos correspondían y tenernos callados. La situación se fue calentando hasta que subimos a la zona de facturación para protestar. En esto llegó la policía y sólo entonces apareció un responsable que arregló la situación tras diez horas de un espectáculo bochornoso.

Bueno no os quiero aburrir con historias que son mejor olvidar. Saludos y como decía Terminator, ¡I´ll be back!

Hasta pronto.