Scheveningen, la playa de Holanda

El tiempo no nos da tregua, llueve, se despeja y vuelve a llover. Esto es lo que llaman el verano holandés. Apenas un par de días de sol. No obstante hemos tenido la suerte de vivir un auténtico día de playa… por unas horas. Holanda tiene mucha costa pero si hablamos de playa nos estamos refiriendo a un único lugar, Scheveningen.

 
Playa de Scheveningen
Playa de Scheveningen

Playa de Scheveningen
Zona deportiva


Playa de Scheveningen
A volar


Scheveningen es uno de los ocho distritos que forman La Haya, la capital no oficial de Los Países Bajos, y también un gran complejo turístico al borde del mar. Al llegar aparcamos en el puerto pesquero y el olor ya delataba la presencia de las lonjas donde se almacena el pescado.

Scheveningen
Puerto pesquero


No lejos del mismo vemos una larguísima playa de fina arena con un montón de pistas de voleyball, un faro rojo y un muelle a lo lejos. Lo cierto es que esta parte de la ciudad nada tiene que ver con el tono oficial de los barrios del centro y parece que estuviéramos en otro lugar, más propio del Mediterráneo. La gran avenida parece las Vegas con centros comerciales, restaurantes y un inmenso casino donde gastar los cuartos.
Holland Casino en Scheveningen
Holland Casino


La primera referencia histórica es de 1280 cuando “Sceveninghe” era un pequeño puerto pesquero. La mala suerte se cebó con él ya que a lo largo de los siglos venideros la población se vio afectada por grandes tormentas que obligaban a una reconstrucción que parecía no terminar nunca. Después de la última desgracia los habitantes decidieron construir un puerto que los protegiera de tanto desastre.

En 1818 se levantó una especie del balneario cerca del mar. Esta construcción cambió su historia y marcó el inicio de Schevenigen como resort turístico que atrajo a numerosos visitantes especialmente de Alemania. Unos años más tarde un par de arquitectos alemanes proyectaron el Hotel Kurhaus (1884-85) en primera línea de playa. Hoy en día este hotel de lujo que llegó a alojar a monarcas y altos mandatarios cuenta con un casino en su interior. Si estáis interesados en el capricho los precios andan entre los 200 y 350 euros por día con el desayuno incluido.

Hotel Kurhaus de Scheveningen
Hotel Kurhaus

 
Otra de las grandes atracciones del paseo son las estatuas que lo adornan, desafortunadamente una gran parte de la playa está en obras y han sido retiradas así que nos tuvimos que conformar con la famosa cara del Museo Beelden aan Zee.

Playa de Scheveningen

 
Museo Beelden aan Zee en Scheveningen
Museo Beelden aan Zee

El faro está considerado como monumento nacional. Fue construido en 1875 y hoy en día es una atracción turística más ya que los modernos sistemas y la disminución del tráfico marítimo en favor de Rotterdam lo han relegado a un papel secundario.

Faro de la Playa de Scheveningen
Faro de Scheveningen

Scheveningse Pier es el nombre del muelle recreativo que sale en todas las postales. Éste me recuerda mucho al que vimos en Brighton (Inglaterra) ya que en su interior encontramos un casino y un restaurante aunque éste es mucho más grande.

Playa de Scheveningen
Scheveningse Pier


En resumen, un buen lugar donde pasar la tarde o practicar deporte si el tiempo acompaña un poco y, si no el caso, tenemos la alternativa de alojarnos en el hotel y jugarnos el salario en las mesas de póker, obviamente ésta opción a un precio un “poco” más caro  que la anterior.

Playa de Scheveningen

Playa de Scheveningen

Playa de Scheveningen