Vampiros en Utrecht

Vaya agosto que estamos teniendo en Holanda, no para de llover. Tendrían que quitar el verano del calendario. Jeje. Bromas aparte esta semana hemos tenido algún día bueno que hemos aprovechado al máximo ya que para mí alegría he tenido la oportunidad de hacer turismo con la familia (¡gracias por el jamón ibérico!). En este artículo os voy a hablar de una ciudad que a todos nos suena de algo. Cuando leímos su nombre automáticamente se nos vinieron tres palabras a la cabeza, Tratado de Utrecht, aunque para ser sinceros ninguno nos acordábamos de su significado. El nacimiento de la ciudad se produjo con la construcción de una fortificación romana alrededor de año 50. A finales del siglo III los romanos no podían resistir los continuos ataques de las tribus germánicas del norte así que la abandonaron. Poco se sabe de lo aconteció durante los siguientes siglos pero si que explotaron las enormes posibilidades comerciales de dicho pueblo a orillas del Río Rin y que se desarrolló hasta recibir la carta de ciudad en 1122. 

Como casi todas las ciudades holandesas Utrecht también tiene canales aunque con una peculiaridad, éstos se encuentran por debajo del nivel de la calle de modo que en la ribera están los sótanos de las casas construidas sobre ellos. Estos locales tenían la función de almacenes aunque hoy en día son casi cualquier cosa.
Canales de Utrecht
Canales de Utrecht

Canales de Utrecht
Canales de Utrecht

Perderse en Utrecht es bastante difícil ya que la Torre Dom de 112,5 metros de altura se ve prácticamente desde cualquier punto de la ciudad. Bueno, quizá me haya pasado un poco pero es que soy de Bilbao. La torre formaba parte de la Catedral de San Martín, un templo gótico cuya construcción comenzó en 1254. El proyecto se desarrolló en varias fases, lo primero fue el coro y lo siguiente la Torre Dom, ésta entre 1321 y 1382.


Torre Dom de Utrecht
Torre Dom

 
Llegamos al siglo XVI y sin dinero afrontaron la nave parte central como pudieron, es decir, con materiales de baja calidad y un diseño menos elaborado. Esta sección nunca llegó a terminarse ya que en 1674 una terrible tormenta hundió la parte central y la falta de fondos acabó con el proyecto. No tenían dinero ni para recoger los escombros que permanecieron en el lugar durante muchos años. ¿Qué queda de la idea original? El coro y el transepto que forman la mini-Catedral de San Martín y la Torre Dom separados por la Plaza Domplein.

Catedral de San Martín de Utrecht
Catedral de San Martín
En el suelo de la plaza pueden verse por donde discurrían los muros de la nave central e incluso las tumbas de aquellos que tuvieron la mala suerte de ser enterrados en ella.


Plaza Domplein de Utrecht
Plaza Domplein


Junto a la catedral se encuentra el claustro (Pandhof, s. XVI) un jardín donde los clérigos paseaban y meditaban. Con el paso del tiempo el lugar perdió su función religiosa e hizo de cementerio, cuadra, mercado y hasta como almacén de pólvora.

Pandhof (Utrecht)
Pandhof
San Martín descubre al diablo disfrazado de Cristo
San Martín descubre al diablo disfrazado de Cristo
Aunque el Dom y el Casco Viejo son lo más interesante de la ciudad, Utrecht posee otras atracciones dignas de verse como es el caso del Museo Holandés del Ferrocarril, una gozada para mayores y pequeños. Se trata de una antigua estación reconvertida a museo que alberga una gran colección de máquinas y vagones. La muestra incluye una recreación histórica de los orígenes del ferrocarril así como diversos vagones adaptados para el transporte de reyes entre otras muchas curiosidades.

Museo Holandés del Ferrocarril
Máquina a vapor

 
Museo Holandés del Ferrocarril
Vagón real

 
Museo Holandés del Ferrocarril
Viajar como un rey


Quiso la casualidad que nuestra visita coincidiera con el Summer Darkness, un festival gótico que pintó de negro y rojo las calles de la ciudad. Por lo que vimos los actos incluían conciertos y un mercado gótico con desfile de moda incluido.

Summer Darkness Utrecht
Summer Darkness Utrecht

Summer Darkness Utrecht
Summer Darkness Utrecht

Summer Darkness Utrecht
Summer Darkness Utrecht

Para terminar con la duda leímos que el Tratado de Utrecht se firmó en 1713 para poner fin a la Guerra de Sucesión Española. En 1700 Carlos II, el Hechizado, murió sin dejar descendencia y la cuestión de quién debería sucederle dio lugar a una guerra que implicó a media Europa. En estos acuerdos de paz las potencias europeas se repartieron el pastel de Europa y, entre otras muchas consecuencias trajo la instauración de los Borbones en España o la cesión de Gibraltar a Inglaterra. En resumen, España perdió su hegemonía en Europa.

Y con esto nos acordamos del dicho, "nunca te acostarás sin saber una cosa más".