Bruselas, la capital de Europa

El 17 de abril de 1958 se celebró en Bélgica la primera gran exposición tras la Segunda Guerra Mundial, la Expo58 o Feria Universal de Bruselas fue un evento de gran éxito cuyo edificio principal quedó como imagen de la ciudad de Bruselas para siempre. El Atomium es a Bruselas lo que la Torre Eiffel a París o el Big Ben a Londres. Esta construcción de 102 metros de altura se compone de 9 esferas interconectadas que representan una molécula de hierro gigante. Cada esfera tiene 18 metros de diámetro y alberga salas de exposiciones y otros espacios de uso público. La que se encuentra en lo más alto permite disfrutar de una vista panorámica de la ciudad.

Atomium en Bruselas
Atomium

En principio la idea original era conservar este monumento durante 6 meses pero finalmente decidieron indultarlo como símbolo no sólo de la Feria sino de la arquitectura moderna y Bruselas. Esa decisión permite que hoy disfrutemos de esta maravilla. Al principio nos temimos que el cielo gris nos afeara la vista pero afortunadamente las nubes se abrieron y contemplamos el Atomium en todo su explendor. Nos pasamos media hora fabricando “fondos de escritorio” para nuestro ordenador.

Atomium en Bruselas
Atomium



Durante el siglo XX la ciudad ha acogido diversos eventos de gran importancia la Exposición Universal de 1935, la mencionada Expo58 y la 5ª Conferencia Internacional Solvay entre otros. Ésta última sirvió para que los físicos más importantes del momento discutieran sobre electrones, protones y la nueva Teoría Cuántica. Las figuras más destacadas fueron Albert Einstein, que desencantado con el Principio de incertidumbre de Heisenberg dijo aquello de "Dios no juega a los dados”, y Niels Bohr, que le replicó “Einstein, no le digas a Dios qué hacer”. Dados mis estudios en Química-Física no he podido reprimirme sólo espero que no os háyais dormido en este párrafo.


Atomium en Bruselas
Atomium

No podríamos haber elegido mejor lugar para continuar con la línea europeísta del anterior artículo sobre Maastricht. Bruselas es la capital de la Unión Europea y alberga las instituciones políticas más importantes. Aquí se encuentran la Comisión Europea (la rama legislativa y ejecutiva del gobierno) y el Consejo Europeo (compuesto por los líderes de los países miembros). Lo único que se le ha escapado parcialmente es el Parlamento Europeo (donde se votan junto al Consejo las propuestas de la Comisión) que tiene una segunda sede en Estrasburgo. La ciudad también es la sede política de la Alianza Atlántica (OTAN). Este rol internacional la ha convertido en una ciudad multicultural que se refleja en su variopinta ciudadanía y en su imagen medieval con gotas de la modernidad de sus instituciones.

Financietoren en Bruselas
Financietoren

Como llegamos con poco tiempo dejamos la parte moderna para otra ocasión y nos centramos en lo “clásico”. Aparcamos el coche en una calle paralela al Parque de Bruselas así que subimos hacia el Este para visitar la Plaza Real donde se encuentra la Iglesia de St-Jacques-sur-Coudenberg con su característica fachada de columnas corintias que recuerdan a un templo griego.

Iglesia de St-Jacques-sur-Coudenberg de Bruselas
Iglesia de St-Jacques-sur-Coudenberg

Justo detrás está el Palacio Real (Koninklijk Paleis) que el Rey sólo se utiliza para actos oficiales. Su residencia oficial es el Castillo Real de Laeken que está en las afueras de la ciudad. Como en Buckingham Palace o en el Palacio Real de Estocolmo el momento más esperado por los turistas es el cambio de guardia que aquí se produce a las dos y media de la tarde. Originalmente el palacio estaba compuesto por dos edificios independientes que se unieron entre 1827-29.

Palacio Real de Bruselas
Palacio Real


En el extremo opuesto se encuentra el Palacio de la Nación que desde 1831 alberga el Parlamento y el Senado belgas. La gran esplanada que une los dos palacios está ocupada por el Parque de Bruselas.

Palacio de la Nación de Bruselas
Palacio de la Nación


A poca distancia de dicho parque se encuentra la Catedral San Miguel y Santa Gúdula cuya construcción se inició en 1226 y se prolongó nada menos que 274 años. En su interior lo más espectacular son las estatuas de los doce apóstoles apostadas en las columnas de la nave central. Dichas esculturas datan del siglo XVII y fueron realizadas por artesanos locales para reponer las estatuas destruidas por los calvinistas en 1566

Catedral San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas
Catedral de San Miguel y Santa Gúdula

Como nota curiosa los restos de Santa Gúdula, fallecida en el 712 y patrona de la ciudad, descansan en este templo. La leyenda dice que Dios le concedió el don de hacer milagros que aprovechó para devolver el habla a un niño mudo o curar a una mujer leprosa entre otros.

Catedral San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas
Catedral de San Miguel y Santa Gúdula

Tras esta visita trascendental continuamos nuestro camino hacia el centro haciendo una pequeña parada en las Galerías Reales de Saint-Hubert, la galería comercial más antigua de toda Europa (1847).

Galerías Reales de Saint-Hubert de Bruselas
Galerías Reales de Saint-Hubert

Y por fín llegamos a la joya de la corona, la Grand Place, la plaza del ayuntamiento. Este lugar es el corazón de Bruselas y, personalmente, es la plaza medieval más bonita que he visto hasta ahora. He tenido la suerte de pisar unas cuantas plazas pero ésta las supera a todas. Esta rodeada por las casas de los gremios, el Ayuntamiento y la Casa del Rey.

Casas de los Gremios en Grand Place de Bruselas
Casas de los Gremios en Grand Place

Este lugar histórico ha sido testigo de innumerables acontecimientos históricos pero en el mes de agosto de 1695 se produjo el más terrible de ellos, el bombardeo y destrucción de la misma por parte de las tropas francesas durante la Guerra de la Liga de Augsburgo. Sólo partes del ayuntamiento y algunos muros sobrevivieron al fuego de la artillería. Poco tardaron los ciudadanos en organizarse y comenzar la reconstrucción más fiel posible con una diferencia, la madera de los edificios antiguos fue sustituida por piedra pero respetando hasta el último detalle la imagen original. Y lo consiguieron.

Grand Place de Bruselas
Grand Place

En 1998 la Grand Place entró en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. A la vista de las pruebas tampoco era muy difícil.

Grand Place de Bruselas
Grand Place

Unas calles más atrás del ayuntamiento, en Stoofstraat, se encuentra un pequeño gran monumento que atrae la atención de los muchos visitantes de Bruselas. Se trata del Manneken Pis, la estatua de niño que orina de cara al público desde 1619. Esta fuente de bronce sustituyó a otra de piedra que fue robada en numerosas ocasiones y constituye otro de los símbolos de Bruselas.

Manneken Pis de Bruselas
Manneken Pis