La Noble Villa de Portugalete (parte II)

Tras el artículo anterior en el que recorrimos de manera rápida la historia de Portugalete, llega el momento de ponernos las zapatillas y patearnos sus calles. No cabe duda que el principal atractivo turístico es el Puente Colgante, el puente transbordador más antiguo del mundo. Fue construido en 1893 como solución para unir ambas orillas de la Ría del Nervión sin interrumpir el tráfico marítimo. El proyecto fue encargado a Martín Alberto de Palacio que tuvo que eludir las travas de un contratista francés gastando una fortuna en una revisión del diseño encargada al mismísimo Eiffel. En 1937 durante la Guerra Civil Española los Republicanos sabotearon el puente ante el avance de las tropas franquistas. El 17 de junio volaron el travesaño de 160 metros de longitud con explosivos y no fue hasta el 19 de junio de 1941 cuando se terminó su reconstrucción. En 1999 se cambió la barquilla por una más moderna y sobre todo más cubierta (¡que frío se pasaba en la antigua!) y se instalaron unos ascensores para permitir cruzar la ría por la parte superior del puente. El precio del paseo anda por los 5 euros. En 2006 fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Puente Colgante
Puente Colgante


Martín Alberto de Palacio contemplando el Puente Colgante
Martín Alberto de Palacio contemplando el Puente Colgante


Una vez visitado el puente podemos dirigirnos en dirección norte hacia Santurtzi para pasar por delante de las casas pertenecientes que los ricachones se construyeron en el Ensanche. Esta ruta nos lleva directamente al Muelle de Hierro. Justo antes de llegar a las Piscinas Municipales vemos un cacharro que parece un reloj, se trata del mareómetro que como su nombre indica servía para medir la mareas. Fue instalado en 1883 y era muy necesario para la navegación por la ría ya que antes de la construcción del Muelle de Hierro la Barra de Portugalete hacía imposible la entrada a puerto con bajamar. Como uso alternativo es un buen punto de encuentro. No sé las veces que hemos quedado aquí esos veranos en los que bajábamos a la “pisci” después del ver “El Coche Fantástico”.


Mareómetro de Portugalete
Mareómetro de Portugalete
Como en esta zona no hay demasiado nos damos la vuelta pero en vez de ir junto a la ría, tomamos la calle María Díaz de Haro. Enseguida vemos una explanada que se corresponde con el por todos conocido “Parque de los Monos”. El Parque del Doctor Areilza fue creado como parte del “balneario” de Portugalete a principios del siglo XX. En los años 60 el parque se convirtió en un pequeño zoológico abierto al público. Había cisnes, pavos reales, carpas en el estanque y otros animales, pero los auténticos protagonistas fueron una pareja de monos de los que el parque tomó su nombre popular.


Parque de los Monos de Portugalete
Parque de los  Monos


Desde aquí alzamos la vista y vemos dos edificios singulares que coronan el parque. Se trata de dos palacios que en su época se encontraban en primerísima línea de playa. El primero de ellos, justo enfrente de las piscinas municipales, es el Palacio del Saltillo de 1894. El segundo es el Palacio de Lexarza de 1853 y que actualmente acoge la sede de la Universidad a Distancia (UNED) en Vizcaya y sus salas de estudio. ¡Cuántas horas nos hemos tirado allí preparando exámenes!

Palacio del Saltillo de Portugalete
Palacio del Saltillo


Palacio de Lexarza de Portugalete
Palacio de Lexarza

Seguimos caminando y dejando el Puente Colgante a nuestra izquierda llegamos a la Plaza del Solar donde cada semana se celebra el “Mercado de las Aldeanas”, un mercado agrícola en decadencia en el que los baserritarras venden sus productos. En el centro de la plaza se encuentra el Kiosko de Música, construido en 1912 por el arquitecto Emiliano Pagazaurtundua y que es una localización magnífica para sacar fotos tras una boda civil en el ayuntamiento.


Plaza del Solar de Portugalete
Plaza del Solar

En la parte norte de la plaza está el Palacio de Manuel Calvo, una “casita” de veraneo que este portugalujo que hizo fortuna en Cuba se hizo construir en su pueblo natal en 1871. Este era el edificio más antiguo del Ensanche y hablo en pasado porque en 2003 fue pasto de las llamas. En 2002 este establecimiento abrió como el Gran Hotel Puente Colgante tras una reforma que respetó la fachada original.


Gran Hotel Puente Colgante de Portugalete
Gran Hotel Puente Colgante


Nuestro paseo continua aquí