Pau, capital del antiguo Reino de Navarra (parte I)

Vamos a terminar nuestra serie dedicada al sur de Francia visitando Pau, una ciudad que durante un tiempo fue la capital de un reino de origen medieval, el Reino de Navarra.

Los orígenes del antiguo Reino de Navarra datan del siglo IX con la fundación del Reino de Pamplona. Durante siglos su extensión fue variando pero terminó estabilizándose en dos territorios que fueron llamados Baja Navarra, el lado francés, y Alta Navarra, el lado español al sur de los Pirineos. En el siglo XVI Fernando el Católico conquistó el lado español para la Corona de Castilla lo que provocó que los reyes navarros se exiliaran a Baja Navarra y establecieran allí una nueva capital y el gobierno. El lugar elegido fue Pau.


El Reino de Navarra Sancho VII el Fuerte (1194-1234)
El Reino de Navarra Sancho VII el Fuerte (1194-1234)
Fuente Wikimedia Commons

La conquista no fue total. Baja Navarra fue desestimada por la Corona de Castilla y siguió independiente. En 1589 el rey navarro Enrique de Borbón ascendió al trono de Francia con lo que el reino se incorporó a la Corona Francesa. Su historia de independencia termina durante la Revolución Francesa cuando es abolido como reino. 

Estamos en Pau, al norte de los Pirineos, a unos 100 kilómetros del Océano Atlántico y a sólo 50 del borde con España. Esta ciudad fue fundada en algún momento del siglo XI para controlar el paso sobre el río Gave de Pau. Años más tarde el Vizconde de Béarn estableció su residencia aquí y la nombró capital de Béarn en 1464. Tras la coronación de Enrique como rey de Francia la ciudad se vio envuelta en continuos conflictos comenzando una lenta y larga decadencia. En 1790 es declarada capital del Departamento de Bajos Pirineos, actual Pirineos Atlánticos. En 1808 Napoleón Bonaparte pasó por Pau y se lamentó de su aspecto. Comienzan entonces una serie de intervenciones urbanísticas con objeto de dar lustre a la ciudad. Durante el siglo XIX Napoleón III continuó con la obra de su tío. El plan surtió efecto y Pau creció gracias al turismo internacional, sobre todo inglés. Hoy en día Pau vive del turismo, la agricultura y sobre todo de la industria del gas gracias a un importante yacimiento encontrado en la localidad vecina de Lacq.

Hablando del presente el principal punto de interés de la ciudad es el Castillo de Pau, Château de Pau, pero antes de llegar a él vamos a dar un rodeo para ver qué más tenemos por aquí. Como en toda ruta es aconsejable comenzar en la oficina de turismo y hacernos con unos mapas. En Pau se encuentra en la rue Henri IV que es un compendio de diferentes estilos arquitectónicos mezcla de los siglos XVI, XVII y XVIII. En éstas estamos cuando llegamos a una plaza presidida por la Iglesia de San Martín, construida en el siglo XIX. La ausencia de fieles nos permitió hacer un reportaje completo.   

Nave principal de la Iglesia de San Martín de Pau
Nave principal de la Iglesia de San Martín
Altar de la Iglesia de San Martín de Pau
Altar de la Iglesia de San Martín

Al final de la calle se encuentra el Parlamento de Navarra fundado en 1620 por Luis XIII tras el edicto de Unión entre Béarn y Francia. Originalmente de 1585 el edificio actual es una reconstrucción de 1716 que hoy en día acoge al Consejo General de los Pirineos-Atlánticos.


Parlamento de Navarra en Pau
Parlamento de Navarra

Enfrente tenemos el castillo pero ya tendremos tiempo de entrar más adelante, por el momento giramos a mano derecha por rue du Château. Una calleja de adoquines que termina en un patio de lo más coqueto. El número 2 es la Casa Peyré (s. XVII) cuya aldaba dicen da buena suerte.

Rue du Château de Pau
Rue du Château

Aldaba de la suerte en Pau
Aldaba de la suerte
Rue du Château de Pau
Al final de la Rue du Château de Pau