La semana blanca en Schladming (parte 1)

Volvemos en este 2011 con una nueva edición de la semana blanca. Este año hemos tenido que retrasar nuestra semana de esquí por motivos laborales pero no obstante hemos vuelto a cumplir. Tras una poco reñida votación (2 austríacos, 1 inglés y un español) se decidió venir a Austria a esquiar. El lugar elegido fue Schladming, un nombre que a mí tampoco me decía nada hasta que le pregunté a nuestro amigo Google. Resulta que se trata de un pueblo con cierta historia y no sólo una estación de esquí (Planai) así que pudimos disfrutar de algo más que el esquí y los pubs.

 
Estación de Rotterdam
Estación de Rotterdam

 

Praga de noche

Vamos a terminar este artículo de cinco partes (1, 2, 3 y 4) con un paseo nocturno por Praga. Los lugares ya los hemos visto en las anteriores entregas así que no hace falta mucha explicación. Empezamos la noche queriendo probar la cocina checa y para ello elegimos un restaurante muy peculiar. Se trata del Restaurante Tritón en la Plaza de Wenceslao. Lo más curioso es su decoración que imita una cueva con estalactitas y todo, y que según nos contaron está intacta desde su apertura allá por 1912.

 
Restaurante Tritón en la Plaza de Wenceslao
Restaurante Tritón en la Plaza de Wenceslao 

Más de Praga

Como hemos visto en las anteriores publicaciones Praga es muy rica en atracciones turísticas. He de decir que pasear por sus calles es una auténtica experiencia, en cada una de ellas siempre descubrimos algo.

Haciendo amigos en Praga
Haciendo amigos en Praga


Castillo de Praga (Ruta Real parte III)

Tras un largo paseo por fin hemos llegado al final de la Ruta Real (parte 1, parte 2), sólo nos queda la última etapa para “ser coronados”. Estamos en la parte alta del Barrio de Malá Strana (Ciudad Pequeña), a las puertas del colosal Castillo de Praga. En este caso el adjetivo no es gratuito ya que nos encontramos ante el más grande del mundo. El complejo ocupa unos 70.000 metros cuadrados que se esparcen a lo largo de 570 metros de largo con una anchura media de 130 metros. O lo que es lo mismo nos llevará un buen rato en visitarlo.


Castillo de Praga desde el Puente Libensky
Castillo de Praga desde el Puente Libensky



La Ruta Real de Praga (parte II)


En el artículo anterior hablábamos de nuestro paseo por la Ruta Real de Praga. Hay tanto que ver que hemos tenido que partir el texto en dos. No se vayan a dormir los lectores ;-)

Continuando donde lo habíamos dejado, seguimos calle abajo para llegar a la Plaza de la Ciudad Vieja (Staromestske Namesti), el centro de la vida comercial de la ciudad durante los últimos mil años y que reúne varios puntos de interés turístico. Medio escondida tras una serie de edificios está la Iglesia de Nuestra Señora de Tyne, la principal de la Ciudad Vieja. La presente construcción data del siglo XIV pero tardó unos cuantos más en terminarse. El astrónomo danés Tycho Brahe está enterrado aquí. Su nombre quizá no nos diga nada pero es célebre porque su amigo Johannes Keppler utilizó sus notas para establecer que la Tierra no era el centro del universo. Ambos fueron invitados a Praga por el Emperador Rodolfo II, muy interesado en la ciencia. Desafortunadamente para Tycho sus días terminaron aquí al parecer envenenado porque durante un banquete cometió el error de levantarse de la cena antes que el emperador, algo prohibido por la normas de la época.


Plaza de la Ciudad Vieja (Staromestske Namesti) de Praga
Plaza de la Ciudad Vieja (Staromestske Namesti)

La Ruta Real de Praga (parte I)

En esta nueva entrega vamos a viajar a una ciudad muy especial, tanto que no nos sorprendería cruzarnos con Cenicienta en su nuevo carruaje. Y es que Praga parece salida de un cuento de hadas. En 1992 la UNESCO reconoció su valor cultural incorporándola a su lista de lugares Patrimonio de la Humanidad por:
“Construidos entre los siglos XI y XVIII, los barrios y edificios de la Ciudad Vieja, la Ciudad Nueva y la Ciudad Pequeña atestiguan la magnificencia de la arquitectura y el arte de Praga y explican su gran influencia en la cultura europea desde la Edad Media. Muchos de sus espléndidos monumentos como el castillo de Hradcani, la Catedral de San Vito, el Puente Carlos y múltiples iglesias y palacios fueron erigidos en el siglo XIV, bajo el reinado de Carlos IV, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico".

Fuente: UNESCO


Escudo de Praga
Escudo de Praga