¿Qué es una Maratón?

Vamos a comenzar nuestra historia de hoy en un tiempo muy lejano, en una época en la que la humanidad no luchaba por el petróleo pero que batallaba igualmente por otros recursos naturales. Estamos en el año 550 a.C., en la época del Imperio Persa, una fuerza pujante del medio oriente que se extendía por los actuales Irán, Irak, Afganistán, Turquía, Chipre, Siria, Líbano, Israel, Egipto y algunas repúblicas de la antigua URSS. Durante su dominio trataron de anexionar más territorios y en su empeño chocaron con los griegos. La rivalidad entre ambas potencias quedó grabada en la historia a través de las Guerras Médicas. Su periodo concluyó en el año 330 a. C. con una última derrota a manos de Alejandro Magno.

La Primera Guerra Médica comenzó en el año 492 a.C. y fue el primer intento persa de invadir Grecia. El plan estaba diseñado para destruir Atenas y Eretria en represalia por haber promovido la Revuelta jónica contra el gobierno persa. Este primer enfrentamiento terminó con la victoria de las tropas atenienses en la célebre Batalla de Maratón en el 490 a.C.


La leyenda cuenta que al finalizar la misma Milcíades decide enviar a su soldado más rápido a Atenas con el mensaje de la victoria. El soldado Filípides recorrió los 42 kilómetros desde Maratón hasta Atenas a pie. Al llegar transmitió el recado. Dijo “¡Hemos Vencido!”, tras lo cual murió exhausto.

En los juegos olímpicos de 1896 celebrados en Atenas se incluyó la prueba de la maratón en homenaje a la proeza de Filípides. Curiosamente ganó un corredor griego para orgullo de sus compatriotas. Desde los juegos de Londres de 1908 la distancia oficial es 42.195 m. Esto se debe a que para hacer coincidir el final de la prueba con el palco presidencial del estadio tuvieron que añadir los últimos metros. Ya se sabe que los ingleses son muy particulares, ¿no se les ocurrió adelantar la salida 195 metros?

La prueba de la maratón es una de las disciplinas más duras que existen. Dicen los que saben de esto que la parte física no lo es todo. Los corredores saben que llega un momento, pasado el kilómetro 30, donde se choca con "el muro". Llegar ahí es cuestión de entrenamiento pero superarlo no tiene que ver con el cuerpo sino con la fuerza de voluntad.

La semana que viene os lo contaré de primera mano puesto que voy a participar en mi primera maratón. Será la Maratón de Rotterdam, el 10 de abril de 2011.

Maratón de Rotterdam



¿Queréis saber como acaba la historia? Click aquí