Un paseo por Salzburgo

Tras el recorrido por mi tierra de los artículos anteriores vamos a salir a uno de los “barrios periféricos” de Bilbao desplazándonos hasta Austria. Bien es cierto que el metro aún no llega allí pero el ayuntamiento dice que la parada está en construcción ;-). Sea como sea nos encontramos en Salzburgo dispuestos a seguir los pasos de la familia von Trapp. Sí, aquellos que escapaban de los alemanes cantando canciones en la película “Sonrisas y lágrimas” (“The Sound of Music” o “La novicia rebelde” en Sudamérica). 

Sonrisas y Lágrimas
Sonrisas y Lágrimas

Esta ciudad es mundialmente famosa por ser el lugar donde nació uno de los grandes maestros de la música clásica, Wolfgang Amadeus Mozart. El 27 de enero de 1756 vino al mundo este genio que a los cinco años ya era capaz de componer obras musicales.

Casa donde nació Mozart
Casa donde nació Mozart
Casa donde nació Mozart
Casa donde nació Mozart

Aunque su vida no fue muy larga escribió música de forma casi obsesiva. A los diecisiete años trabajaba para la corte de Salzburgo pero a los 21 se le quedó pequeña y buscó trabajo fuera de su ciudad natal. Así es como llegó a Viena y allí es donde se “quedó para siempre” a la temprana edad de 34 años. Su vasta obra musical y las circunstancias de su muerte han hecho de él un mito universal.

Residencia de Mozart en Salzburgo
Residencia de Mozart en Salzburgo

No cabe duda que el personaje está presente en toda la ciudad pero no es menos cierto que Salzburgo tiene otras muchas cosas para disfrutar. Ahora bien lo ideal es que el tiempo respete y no azote cada vez que doblemos una esquina como fue nuestro caso. Esto y un horario más que ajustado nos obligaron a una visita algo más rápida de lo habitual. Tras tomarnos un té, no tan especial como pagar 4 euros, delante de la casa de nuestro nuevo amigo nos adentramos por las callejuelas hasta llegar a la Plaza de la Universidad donde nos topamos con el mercado de los granjeros (cada semana de lunes a viernes) que con un tiempo tan malo se hallaba más bien desierto. 

Plaza de la Universidad de Salzburgo
Plaza de la Universidad

En el centro de la plaza sobresale la majestuosa Kollegienkirche, también conocida como la Iglesia de la Universidad, una construcción de principios del XVIII dedicada a "Unserer Lieben Frau" (Nuestra querida Señora). En su interior nos llama la atención sus columnas de mármol rojo y las esculturas que la adornan.

Kollegienkirche de Salzburgo
Kollegienkirche
Interior de Kollegienkirche
Interior de Kollegienkirche

Justo detrás encontramos los edificios de la Universidad de Salzburgo. Fundada en 1622 no cuenta con un campus al uso ya que sus edificios se encuentran integrados en pleno casco viejo de la ciudad.

Universidad de Salzburgo
Universidad de Salzburgo

El casco viejo es uno de los mejor conservados que hemos visto. En 1996 fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. En lo alto del mismo domina el panorama la Fortaleza de Hohensalzburg que dicen por aquí es la más grande en Europa. Recordad que en Praga nos dijeron lo mismo acerca de su castillo así que como no las hemos medido yo escribo lo que me cuentan. Lo que si es seguro es que se empezó a construir en el siglo XI y que fue remodelada de forma continua hasta el siglo XVII.

Fortaleza de Hohensalzburg
Fortaleza de Hohensalzburg

Seguimos caminando por calles de otra época y entramos en otra de las iglesias de la ciudad, en esta ocasión se trataba de Franziskanerkirche. La Iglesia Franciscana es del siglo XIII y, por tanto, uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Aunque estaba muy oscura sus trabajos en piedra nos dejaron impresionados.

Franziskanerkirche
Franziskanerkirche

Seguimos con nuestro apresurado recorrido y llegamos a la Domplatz, una plaza delimitada por la Abadía de San Pedro, el Palacio Residencial y la Catedral de Salzburgo. Desafortunadamente la falta de tiempo no nos permitió entrar en ninguno de ellos así que pasamos por delante quedándonos con las ganas.

Catedral de Salzburgo (siglo XVII)
 Catedral de Salzburgo (siglo XVII)

Como ya hemos comentado el casco viejo de Salzburgo tiene un sabor especial, ese plus de lo antiguo que te transporta en el tiempo. Cada calle tiene sus detalles. Lástima que no dejara de llover. Aún así la visita mereció la pena y no cabe duda que venirse en primavera o verano es algo que la ciudad pide a gritos.

casco viejo de Salzburgo
casco viejo de Salzburgo

casco viejo de Salzburgo
casco viejo de Salzburgo

casco viejo de Salzburgo
casco viejo de Salzburgo