Núremberg, una cita con la historia (parte I)

Hoy toca el turno de una ciudad histórica fundada allá por el siglo XI que en las décadas de 1930 y 1940 saltó a las primeras planas mundiales gracias al surgimiento de un movimiento político de infausto recuerdo. Pero no vamos a adelantar acontecimientos y vamos a ir paso a paso que hay mucho que contar.

Como dice la primera línea Núremberg fue fundada en el siglo XI y cómo ya hemos visto con otras ciudades el comercio fue el motor principal de su crecimiento. A menudo se dice de ella que era la capital no oficial del Sacro Imperio Romano debido a que la corte imperial se reunía frecuentemente en el Castillo de Núremberg. En 1219, recibió los derechos de ciudad (Ciudad Imperial Libre) y se convirtió en un centro clave de la ruta comercial que discurría entre Italia y el norte de Alemania.

Los siglos XV y XVI vieron la “Edad de Oro” de la ciudad coincidiendo con el Renacimiento Alemán del que Núremberg se erigió como capital. Este movimiento cultural surgió como iniciativa de los artistas alemanes que viajaron a Italia y volvieron “inspirados”.

Tras la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) que tuvo lugar en Europa Central y en la que se vio involucrada toda Europa la ciudad conoció una época oscura de declive que no remontó hasta el siglo XIX con su desarrollo industrial.

El siglo XX está indudablemente marcado por las actividades del Partido Nazi que eligió Núremberg como su centro neurálgico. A consecuencia de ello la Segunda Guerra Mundial castigó duramente la ciudad que tuvo que ser reconstruida en su totalidad para tratar de devolverle su imagen medieval.

Ciudad medieval de Núremberg después del bombardeo aliado (Enero 1945)
Ciudad medieval de Núremberg después del bombardeo aliado (Enero 1945)
Foto: Charles J. Sheridan
Fuente: http://www.scrapbookpages.com/Nurnberg/Nurnberg01.html

Vista de Núremberg desde la colina del castillo (1945)
Vista de Núremberg desde la colina del castillo (1945)
Castillo de Núremberg (1945)
Castillo de Núremberg (1945)
Foto: Charles J. Sheridan
Fuente: http://www.scrapbookpages.com/Nurnberg/Nurnberg01.html

Tras esta introducción histórica llegamos al Núremberg del siglo XXI. Lo primero que nos llama la atención es la muralla que rodea la ciudad y sus torres terminadas en techo puntiagudo. Comenzamos nuestro paseo junto a la torre situada en la calle Königstrasse, en la puerta de Frauen Tor, más que nada porque enfrente se encuentra la oficina de turismo donde nos hicimos con un mapa.

Torre en la calle Königstrasse de Núremberg
Torre en la calle Königstrasse

Justo detrás de la torre nos encontramos con la primera atracción del día, se trata del Mercado de los Artesanos (Handwerkerhof) donde podemos ver como esta “especie en extinción” crea todo tipo de objetos de artesanía con cuero, cristal y madera. Un buen lugar si queremos llevarnos un recuerdo.

Mercado de los Artesanos (Handwerkerhof) Núremberg
Mercado de los Artesanos (Handwerkerhof)

Originalmente la muralla tenía cinco kilómetros y cinco puertas: Laufer, Spittler Tor, Frauen Tor, Neu Tor y Tiergärtner Tor. Desde el siglo XIII al XVI fue continuamente reforzada y por esa razón pudo resistir todos sus asedios. Hoy en día quedan cuatro kilométros en pie y dos del foso. Seguimos la muralla para encontrarnos con una sorpresa. En el inicio de la calle Frauentormauer se sitúa el “Barrio Rojo” de Núremberg al estilo de Ámsterdam con mujeres ofreciéndose tras las ventanas. Algo que sólo se puede descubrir de dos maneras, buscándolo o siendo un turista despistado.
 
Barrio Rojo de Núremberg
Barrio Rojo de Núremberg

Continuará...