Welcome to Ámsterdam

No es ninguna sorpresa que el mundo se mueve a golpe de talonario y que la razón de muchos cambios es el dinero. En el caso de la publicidad esta afirmación alcanza la categoría de axioma. Tenemos numerosos ejemplos en los cambios de nombre de numerosos eventos, estadios deportivos  o centros de exposiciones.  Así de primeras me acuerdo del Allianz Arena de Munich, la Liga BBVA en el caso de la Primera División de la liga española de fútbol y un largo etcétera interminable.

¿A qué viene todo esto? Resulta que este domingo descubrí con sorpresa que el patrocinador del anuncio que recibe a los viajeros del Aeropuerto de Schiphol (Ámsterdam) ha cambiado. En los dos últimos años siempre que he salido de la terminal nos ha recibido un estupendo anuncio del Royal Bank of Scotland (RBS) que saludaba “Welcome to Amsterdam”. Algo que personalmente sentía como un “bienvenido a nuestra casa”.

Welcome to Ámsterdam
Welcome to Ámsterdam


Welcome to Ámsterdam
Foto turística de alguien que llegó a Ámsterdam


Dicho anuncio junto con la torre de control eran el dúo dinámico del aeropuerto que han servido de fondo para la foto de los numerosos turistas que vienen a Ámsterdam. Sin embargo ayer me encontré con esto.

Aeropuerto de Schiphol
Aeropuerto de Schiphol

¿El sabor de Ámsterdam?
¿El sabor de Ámsterdam?


En mi opinión dicho cambio le ha hecho un flaco favor al aeropuerto y a sus turistas. El anterior anuncio tenía algo de institucional que representaba en cierto modo a la ciudad. El actual mensaje es 100% comercial y con todo el respeto me parece una cagada.