Visitamos el Castillo de Pau (Château de Pau)

El castillo medieval de Pau, Château de Pau, debe sus orígenes a Gaston IV de Bearn aunque se piensa que antes del siglo XII debía de haber una fortaleza en este lugar. En sus inicios estaba compuesto de una torre y algunas dependencias de uso cotidiano, todo ello protegido por una empalizada. Gastón IV le añade tres torres llamadas Billère, Mazères y Montauser.


Chateau (castillo) de Pau
Castillo de Pau


Como viene sucediendo en este tipo de fortalezas los años y sus posteriores moradores lo fueron ampliando y modificando según las necesidades de la época. Así en el siglo XIV Gastón III de Foix-Bearne, más conocido como Gastón Phébus, deja su sello con otra torre de 30 metros (en la foto de arriba, a la izquierda) que adorna con la inscripción Febus me fe (Phébus me hizo, en bearnés).

Torre de la moneda - Chateau (castillo) de Pau
Torre de la Moneda

Pau, capital del antiguo Reino de Navarra (parte II)

Viene de aquí

Según salimos del patio tomamos la Rue du Maréchal-Joffre hasta llegar a la Plaza de la Reina Margarita, la más antigua de la ciudad. En el siglo XV este lugar marcaba el límite del pueblo y hasta la Revolución Francesa era conocida como la Plaza del Mercado, Place du Marché, cuando fue utilizada para ejecuciones públicas.


Plaza de la Reina Margarita en Pau
Plaza de la Reina Margarita


A mano izquierda bajamos la rue René Fournets para llegar al Barrio de Hedas, semilla de la que surgió Pau, crecido entorno a la única fuente que proporcionaba agua al pueblo. Se trata del barrio más antiguo de Pau.


Barrio de Hedas en Pau
Barrio de Hedas

Pau, capital del antiguo Reino de Navarra (parte I)

Vamos a terminar nuestra serie dedicada al sur de Francia visitando Pau, una ciudad que durante un tiempo fue la capital de un reino de origen medieval, el Reino de Navarra.

Los orígenes del antiguo Reino de Navarra datan del siglo IX con la fundación del Reino de Pamplona. Durante siglos su extensión fue variando pero terminó estabilizándose en dos territorios que fueron llamados Baja Navarra, el lado francés, y Alta Navarra, el lado español al sur de los Pirineos. En el siglo XVI Fernando el Católico conquistó el lado español para la Corona de Castilla lo que provocó que los reyes navarros se exiliaran a Baja Navarra y establecieran allí una nueva capital y el gobierno. El lugar elegido fue Pau.


El Reino de Navarra Sancho VII el Fuerte (1194-1234)
El Reino de Navarra Sancho VII el Fuerte (1194-1234)
Fuente Wikimedia Commons

La conquista no fue total. Baja Navarra fue desestimada por la Corona de Castilla y siguió independiente. En 1589 el rey navarro Enrique de Borbón ascendió al trono de Francia con lo que el reino se incorporó a la Corona Francesa. Su historia de independencia termina durante la Revolución Francesa cuando es abolido como reino. 

Estamos en Pau, al norte de los Pirineos, a unos 100 kilómetros del Océano Atlántico y a sólo 50 del borde con España. Esta ciudad fue fundada en algún momento del siglo XI para controlar el paso sobre el río Gave de Pau. Años más tarde el Vizconde de Béarn estableció su residencia aquí y la nombró capital de Béarn en 1464. Tras la coronación de Enrique como rey de Francia la ciudad se vio envuelta en continuos conflictos comenzando una lenta y larga decadencia. En 1790 es declarada capital del Departamento de Bajos Pirineos, actual Pirineos Atlánticos. En 1808 Napoleón Bonaparte pasó por Pau y se lamentó de su aspecto. Comienzan entonces una serie de intervenciones urbanísticas con objeto de dar lustre a la ciudad. Durante el siglo XIX Napoleón III continuó con la obra de su tío. El plan surtió efecto y Pau creció gracias al turismo internacional, sobre todo inglés. Hoy en día Pau vive del turismo, la agricultura y sobre todo de la industria del gas gracias a un importante yacimiento encontrado en la localidad vecina de Lacq.

Bayona, entre el Nive y el Adur

La historia de Bayona comienza en el siglo III cuando el ejército romano estableció un campamento militar en la confluencia de los ríos Nive y Adur llamado Lapurdum. Posteriormente ese asentamiento inicial se desarrolló como un importante enclave estratégico. Por esto Bayona ha sufrido abundantes asedios y conflictos fronterizos que definieron su desarrollo urbanístico. El casco antiguo de la ciudad está formado por tres barrios Grand Bayonne, Petit Bayonne y Saint-Esprit.

Puente en Petit Bayonne
Petit Bayonne

Si llegamos por el Este lo primero que llama la atención son sus murallas. Las murallas de Bayona fueron construidas a lo largo de quince siglos de desarrollo militar formando un cinturón espectacular entorno a la ciudad. El plan más espectacular se debe al Marqués de Vauban, el ingeniero militar que modificó el Fuerte de Socoa en Ciboure, que construyó la ciudadela en el barrio de Saint-Esprit. La fortificaciones de Petit Bayonne, la parte oriental de la ciudad, constaban de cuatro bastiones y una puerta, la Puerta de Notre Dame. Al oeste, en Grand Bayonne, había 5 bastiones y dos puertas, la Puerta de España y la Puerta de la Poterne. La primera un tanto extraña pues se abre a través de un bastión y en la muralla como es habitual.

Puerta de España en Bayona
Puerta de España en Bayona

Visitamos San Juan de Luz

Tras pasar por Ciboure (Ziburu) cruzamos el río Nivelle para conocer San Juan de Luz un pequeño pueblo pesquero del País Vasco-Francés que en verano aprovecha el sol y sus playas para atraer a numerosos turistas.

Playa de San Juan de Luz con Ciboure al fondo
Playa de San Juan de Luz con Ciboure al fondo

La historia de San Juan de Luz está íntimamente ligada al mar ya que para bien y para mal es el que siempre le ha dado de comer. En sus inicios fue una aldea de pescadores y agricultores. Con el tiempo fueron especializándose y se pasaron a la caza de la ballena. En el siglo XVI, ante la escasez de este ejemplar, San Juan de Luz pasó a ser puerto de salida para las expediciones bacaladeras a Terranova. Era un trabajo duro que requería estar muchos meses alejados de casa, por esta razón, muchos marineros se pasaron al “lado oscuro de la fuerza” y se convirtieron en piratas. Durante el siglo XVI esta localidad fue conocida como “nid de vipères” (nido de víboras) que es como entonces se llamaba a los piratas. Hoy en día San Juan de Luz es una ciudad que vive del comercio y del turismo.