Qué ver en Gloucester, parte I

Tras un primer paseo por Caerleon (Isca Augusta) y alucinar con las ruinas romanas de Caerwent (Venta Silurum), ambas en Gales, seguimos los pasos del Imperio Romano apuntando a Gloucester en Inglaterra.

Todo comienza en el año 48 con la construcción de un fuerte romano como parte del plan para invadir Gales. Entre los años 66 y 74 la Legión Segunda se estableció aquí para posteriormente trasladarse a Burrium (Usk) e Isca Augusta (Caerleon). En el año 97 el Emperador Nerva designó el área como colonia. Allí residían los legionarios que disfrutaban de un retiro dorado a condición de que pudieran ser llamados a filas en cualquier momento. Glevum era un lugar próspero como indican la cantidad de villas romanas en la zona. Grandes ejemplos de esto son la Villa de Chedworth y la Villa de Woodchester (famosas por sus mosaicos).

Estatua del Emperador Nerva, fundador de Gloucester
Estatua del Emperador Nerva, fundador de Gloucester


A diferencia de lo que vimos en Caerleon y Caerwent queda muy poco de los romanos en Gloucester. Sólo pequeñas partes de la muralla y objetos encontrados durante excavaciones que se encuentran en su mayoría en el Gloucester City Museum. En Eastgate Street, bajo una cubierta de cristal, se encuentran las ruinas de la Puerta Este (East Gate). Desafortunadamente tapadas en el momento de nuestra visita.
 
Una vez muerto el gusanillo de cultura romana descubrimos una ciudad pequeña pero interesante.




Comenzamos nuestro paseo en los muelles donde termina el canal fluvial que nace en Sharpness a unos 30 kilómetros de distancia. Dicho canal fue abierto al tráfico el 26 de abril de 1827. Pronto los comerciantes locales se vieron beneficiados al no tener que pagar las tasas del puerto de Bristol. La posición interior de Gloucester era una ventaja competitiva muy grande para transportar mercancías al interior de Inglaterra así que el canal pronto superó sus expectativas.

Muelles de Gloucester
Muelles de Gloucester
Se agrandaron los muelles, se construyeron más almacenes y se añadió una nueva estación de bombeo para llevar más agua al canal. Pero a principios del XX nada parecía ser suficiente ante el aumento de tamaño de los buques mercantes y comenzó un declive irremisible.

North Warehouse en Gloucester
North Warehouse en Gloucester
A finales del siglo XX el tráfico comercial desapareció. Los muelles comenzaron a ser utilizados por barcos de recreo y los antiguos almacenes reconvertidos en viviendas y establecimientos hosteleros.

Lock Warehouse en Gloucester
Lock Warehouse en Gloucester

Dejamos los muelles atrás dirigiéndonos al centro de la ciudad utilizando la torre de la catedral como guía. El centro es peatonal y se asienta sobre el antiguo trazado de Glevum (la ciudad romana original), que coincide en gran parte con las calles Westgate, Eastgate, Northgate y Southgate.

En el cuadrante formado por Southgate y Eastgate hay un montón de puntos de interés, comenzando por la esquina tenemos la Torre de San Miguel de 1465 construida sobre los cimientos de una iglesia del siglo XII.

Torre de San Miguel de Gloucester
Torre de San Miguel de Gloucester
Un poco más adelante tenemos el curioso reloj mecánico de la relojería Baker y a pocos metros la estatua del Emperador Nerva fundador de la ciudad. Justo enfrente está la oficina de turismo.

Reloj mecánico de la relojería Baker en Gloucester
Reloj mecánico de la relojería Baker en Gloucester

En el número 38 está la llamada casa de Robert Raikes, una antigua tienda del siglo XVI, y al otro lado de la calle la iglesia St. Mary de Crypt del siglo XII.

Casa de Robert Raikes en Gloucester
Casa de Robert Raikes en Gloucester
Iglesia St. Mary de Crypt de Gloucester
Iglesia St. Mary de Crypt de Gloucester

En este punto abandonamos Southgate St. por la izquierda. Pasando el jardín de la iglesia St. Mary de Crypt vemos las ruinas de un antiguo monasterio franciscano fundado en 1231. Dichos restos datan de una ampliación del siglo XVI.
Ruinas del Monaterio Franciscano de Gloucester
Ruinas del Monaterio Franciscano de Gloucester

Justo en la esquina de la calle tenemos el Gloucester City Museum que dejamos para otra ocasión con más tiempo. Volvimos a Eastgate St. por este lado buscando las ruinas romanas de la Puerta Este pero cubiertas como estaban nos quedamos con las ganas. Seguimos adelante hasta Westgate St. y a mano derecha entramos en los terrenos de la catedral.