Ésta es mi casa (Ámsterdam)

Tras haber visto el barrio toca el momento de que os invite a tomar algo en casa. Para ello si venís en tren a la ciudad sólo tenéis que tomar el tranvía 26 y en tan sólo dos paradas llegar a casa. Alternativamente el paseo por el muelle sólo toma 15 minutos y es mucho más interesante (si no llueve, claro).


Puente de Jan Schaefer (Amsterdam)
Puente de Jan Schaefer


Isla de Java (Amsterdam)
Desde mi ventana

Veembroederhof desde Isla de Java (Amsterdam)
Veembroederhof desde Isla de Java


Cuando estaba buscando piso tenía claro que debía ser cerca del centro de la ciudad pero no “en el centro de la ciudad”. Moverse en coche por Ámsterdam es una experiencia a evitar si no se quiere perder la salud. Al final caímos en Oostelijk Havengebied, a 20 minutos  a pie de la Plaza Dam y a sólo 15 del Barrio Rojo.

Lo primero que me llamó la atención del piso es que nada más entrar hay que bajar una escalera. El esfuerzo merece la pena cuando llegamos al salón, 60 m2 con unas vistas que hacen de cada desayuno una experiencia.

De día






De noche



Puente de Jan Schaefer (Amsterdam)



¡Estáis invitados!