Historia corta de Manchester

En esta nueva entrega seguimos nuestra particular ruta por Gran Bretaña o quizá debiéramos decir Britania porque como en anteriores artículos vamos a visitar otra ciudad fundada por los romanos.

Un poco de historia

La tribu celta de los Brigantes habitaba esta zona y tenían un fuerte a orillas del Río Irwell, más o menos donde hoy se encuentra la catedral de Manchester. En el siglo I los romanos conquistaron el lugar y en el año 79 el General Agricola ordenó la construcción de un fuerte para reforzar la defensa de Deva Victrix (Chester) y Eboracum (York) de los ataques de las tribus celtas. Este campamento (castra en latín) recibió el nombre de Mamucium (“colina con forma de mama”). El nombre de Manchester proviene de la unión de Mamm- (mama) y ceaster, “pueblo” en inglés antiguo derivado de “castra”.

Manchester en la época romana
Manchester en la época romana
Desafortunadamente como en el caso de Gloucester queda muy poco de esta época. Apenas tres piedras originales insertadas en la reconstrucción del fuerte romano que dio origen a la ciudad en el barrio de Castlefield.

Reconstrucción del fuerte romano de Manchester en Castlefield
Reconstrucción del fuerte romano de Manchester en Castlefield

Restos originales de fuerte romano de Manchester en Castlefield
Restos originales de fuerte romano de Manchester en Castlefield
Fuerte romano de Manchester en Castlefield
Fuerte romano de Manchester en Castlefield

Como vemos Manchester es una ciudad muy antigua aunque su historia con mayúsculas se escribió durante la Revolución Industrial con la industria textil como motor de su economía. Se produjo una reacción en cadena, el procesado de algodón trajo tras de sí a la industria química para el tratamiento de tejidos (lejías, tintes, etc) y el comercio.

Barrio de Castlefield de Manchester
Barrio de Castlefield de Manchester

Durante el siglo XIX el crecimiento fue tan salvaje que a menudo se dice de ella que fue la primera ciudad industrial del mundo, entendida como una urbe plagada de fábricas y con una planificación urbana nula que acomodaba a las clases trabajadoras. La Revolución Industrial trajo el progreso a la ciudad pero también las desigualdades entre clases. Esta situación fue origen de no pocas protestas y conflictos que algunas veces terminaron en tragedia (la Masacre de Peterloo – 1819).

Almacén en Manchester
Almacén en Manchester

El aumento de población hizo necesario mejorar la red de distribución y transportes. El Manchester Ship Canal fue construido en 1894 y sus 58 kilómetros conectan la ciudad con el mar abierto.

Barrio de Castlefield de Manchester
Barrio de Castlefield de Manchester
Barrio de Castlefield de Manchester
Barrio de Castlefield de Manchester


A principios del XX comenzó el declive de la ciudad. La Primera Guerra Mundial cerró el mercado de las exportaciones y la industria del algodón se desarrolló en otras partes del mundo. Durante la Segunda Guerra Mundial Manchester se convirtió en una fuente de recursos para las tropas británicas. Por esta razón la Luftwaffe bombardeó la ciudad varias veces. El mayor bombardeo fue el llamado "Christmas Blitz" entre el 22 y 24 de diciembre de 1940 cuando se arrojaron 467 toneladas de explosivos y unas 37.000 bombas incendiarias sobre la ciudad. Manchester no fue Rotterdam pero quedó muy dañada.

Tras la guerra la economía del algodón no remontó y aunque el Puerto de Manchester era el tercero más grande del país no pudo absorber el tráfico de buques cada vez mayores así que en 1982 fue cerrado. La industria local acusó el golpe. Sin embargo, poco a poco la ciudad se ha ido recuperando de la depresión recuperando zonas industriales degradadas  para uso comercial y residencial.

Barrio de Trafford en Manchester
Barrio de Trafford en Manchester

Más sobre Manchester