La fortaleza de Naarden

En este artículo vamos a acercarnos a Naarden, un pequeño pueblo situado a 24 km al sureste de Ámsterdam, en la llamada región de Gooi, cuyo doble cinturón de murallas sólo puede calificarse de espectacular con mayúsculas. Cómo tenemos el helicóptero averiado en el hangar nos subimos a un satélite para admirar la “doble estrella” :-D

Naarden desde Google Earth
Naarden desde Google Earth




La antigua Naarden recibió sus derechos de ciudad en el año 1300 y estaba situada junto a la costa, a 2 kilómetros al Este del actual emplazamiento. En 1350 la ciudad fue destruida y debido a la continua erosión del mar decidieron reconstruirla en un nuevo lugar más estratégico que permitía una mejor defensa de Ámsterdam.


Escudo de Naarden
Escudo de Naarden


La “nueva” Naarden data del año 1560 y su plano original poco ha cambiado desde entonces. Tras la reconstrucción Naarden vivió un periodo de calma y desarrollo gracias al comercio.


Su nueva situación estratégica la hizo blanco de numerosos conflictos, el peor de ellos tuvo lugar en 1572. En aquella época la región de Gooi era leal a la Corona Española y apenas había oposición a dicho acuerdo. Cierto día la ciudad fue ocupada por un grupo de opositores. Las tropas españolas reaccionaron sitiando la ciudad. Tras varias semanas de asedio Naarden ofreció una tregua e invitaron a los soldados españoles a entrar en la ciudad. Éstos reunieron a los ciudadanos en el antiguo ayuntamiento (actualmente la “Casa Española”) supuestamente para presentar una propuesta de paz pero la idea era acabar con la “rebelión”, así que mataron a los allí reunidos (700-800 personas). No contentos con la masacre recorrieron las calles disparando a todo lo que se movía. Una vez que las tropas españolas se retiraron los supervivientes optaron por unirse al bando contrario, construyeron nuevas murallas y fortificaron la ciudad. Tras cada invasión posterior (prusianos y franceses, éstos en varias ocasiones) se repetía el ciclo, retirada y nueva remodelación.


Naarden Vesting
Naarden Vesting


Naarden Vesting
Naarden Vesting


Naarden Vesting
Naarden Vesting


Este proceso continuo de fortificación le ha dado a Naarden su imagen actual. Así no es de extrañar que la ciudad formara parte de las Waterlinies, el sistema defensivo que idearon los holandeses para protegerse contra invasiones que vimos en los artículos “Waterlinies, las barreras de agua holandesas” (parte 1 y parte 2).   


Naarden Vesting
Naarden Vesting



Lo más interesante de la visita es pasear sobre las murallas y bastiones. Dar la vuelta completa al pueblo, unos 3 kilómetros, es una auténtica lección de arquitectura militar.


Naarden Vesting
Naarden Vesting

Polvorín en Naarden
Polvorín en Naarden

Naarden Vesting
Naarden Vesting


Excluyendo las murallas los edificios más destacables de Naarden son el Ayuntamiento, construido en el siglo XIX.


Ayuntamiento de Naarden
Ayuntamiento de Naarden

A su lado la Grote Kerk (Gran Iglesia) que fue construida entre los siglos XIV y XV y que podemos tomar como faro dentro de la ciudad porque se ve casi desde cualquier punto de la misma. Construida en estilo gótico ha sobrevivido a varios incendios que han ido cambiando poco a poco el diseño original. Su mayor atracción es el mausoleo de Jan Amos Komensky (Comenius), un filósofo checo cuya obra le valió para ser considerado como el “Padre de la Pedagogía”. En 1670 murió en Amsterdam y se ignora cómo acabo enterrado en Naarden.

Grote Kerk de Naarden
Grote Kerk de Naarden

Grote Kerk de Naarden
Grote Kerk de Naarden

Jan Amos Komensky (Comenius)
Jan Amos Komensky (Comenius)


Situada en el 27 de Turfpoortstraat tenemos la Casa Española (Spaanse Huis), el antiguo ayuntamiento donde en 1572 las tropas españolas mataron a medio Naarden. Una placa sobre la puerta recuerda los hechos.


Casa Española (Spaanse Huis) en Naarden
Casa Española (Spaanse Huis) en Naarden


Otros puntos de interés son el antiguo arsenal, hoy reconvertido en el restaurante “Het Arsenaal”, la puerta de Utrecht y algunas casas antiguas. Para los más peques hay incluso un museo (Vestingmuseum) que nos muestra un bastión con sus cañones y toda la parafernalia bélica.


Naarden Vesting
Naarden Vesting


En resumen, Naarden es un pueblo tranquilo que conserva esa imagen añeja que nos lleva a tiempos pasados. Un viaje en el tiempo lleno de historias no siempre agradables pero que han forjado una identidad única que se plasma en la espectacular fortaleza que fue y es Naarden.