El buzo que salvó la Catedral de Winchester

Muchas veces sucede que ciertas personas por sus acciones quedan permanentemente ligadas a un determinado lugar de forma que es imposible hablar de uno sin nombrar al otro y viceversa. Este es el caso de William Walker y la Catedral de Winchester.

Catedral de Winchester
Catedral de Winchester
 
Nave central de la Catedral de Winchester
Nave central de la Catedral de Winchester

La Catedral de Winchester es un magnífico ejemplo de catedral gótica y es sin duda la principal atracción de la ciudad en dura competencia con el Palacio de Winchester donde está expuesta la mesa redonda del Rey Arturo.



Catedral de Winchester
Catedral de Winchester

Catedral de Winchester
Catedral de Winchester

Comenzó a construirse a finales del siglo XII y se terminó en el siglo XVI. La parte más antigua de la catedral  es la cripta que data de su primera época. 


Cripta anegada de la Catedral de Winchester
Cripta anegada de la Catedral de Winchester



Como ya hemos visto en anteriores templos la construcción se demoró varios siglos por sus continuas remodelaciones y posteriores extensiones. Así la torre actual del siglo XIII remplazó a la original que se derrumbó en gran parte por la inestabilidad del terreno. Ése fue precisamente el gran error de sus constructores, construir sobre terreno pantanoso. Los trabajos de mantenimiento se han extendido hasta prácticamente la actualidad.

Catedral de Winchester
Catedral de Winchester

William Walker nació en 1869 en Surrey (Inglaterra). En 1887 comenzó su formación como submarinista en Portsmouth y en 1892 consiguó su licencia para bucear en aguas profundas. Años más tarde ya era considerado como uno de los mejores buceadores del país.


William Walker
William Walker

A principios del siglo XX la catedral de Winchester afrontaba un grave problema. La madera que conformaba sus cimientos estaba podrida hasta el punto de que el edificio colapsaría si no se tomaban acciones urgentes. Las grietas y los pandeos de los muros lo estaban pidiendo a gritos.


Catedral de Winchester
Catedral de Winchester

Los ingenieros estudiaron el caso y decidieron apuntalar la catedral sustituyendo la madera por cemento y ladrillos. Sin embargo la tarea no era fácil. Los cimientos de la catedral se encontraban anegados y los albañiles no podían hacer su trabajo. A ésto se añadió otro dificultad, calcularon que si retiraban el agua el edificio podía venirse abajo. Así que tomaron una decisión radical. Los trabajos comenzaron en 1905 con la excavación de 235 zanjas de seis metros de profundidad en la parte sur y este de la catedral. La idea era que nuestro protagonista reforzara los cimientos con cemento entrando y saliendo continuamente del "foso". Era un trabajo duro que le ocupaba 6 días a la semana. Las condiciones no eran fáciles ya que tenía que hacerlo en completa oscuridad ya que la luz no podía penetrar en el cenagal en que se habían convertido aquellas zanjas. Una vez Walker había terminado su tarea, sacaban el agua y los albañiles podían hacer su trabajo.


William Walker en plena faena
William Walker en plena faena

En total fueron necesarios seis años de obra para salvar la catedral. Tal esfuerzo fue reconocido por la ciudad de Winchester y las más altas autoridades incluyendo a la reina que le nombraron Miembro de la Real Orden Victoriana. Tristemente Walker falleció de gripe poco tiempo después, en 1918, pero siempre quedará como el buzo que salvó la Catedral de Winchester


Escultura de William Walker en la Catedral de Winchester
Escultura de William Walker en la Catedral de Winchester



Nota: Todas las fotos en blanco y negro del artículo son de la Catedral de Winchester 

Website http://winchester-cathedral.org.uk/gallery/?album=1&gallery=13