Qué ver en Bamberg (parte 1)

Bamberg se encuentra a 65 kilómetros al norte de Nüremberg en la región de bávara de Franconia. Como veremos a continuación se trata una ciudad antigua orgullosa de su “cerveza ahumada” y cuyo ayuntamiento fue construido sobre un puente, así como suena.


Ayuntamiento de Bamberg
Ayuntamiento de Bamberg

Ayuntamiento de Bamberg
Ayuntamiento de Bamberg

En el año 902 una población crecía a los pies del castillo Babenberch cuyos propietarios eran la familia Babenberg. Dicho pueblo debía de ser especial para el emperador Enrique II porque en 1007 creó una nueva diócesis para disgusto de las vecinas Würzburg y Eichstätt que tuvieron que ceder competencias. Tras el visto bueno del Papa, Enrique II comenzó la construcción de una catedral cuya consagración se produjo el 6 de mayo de 1012. 



Catedral de Bamberg
Catedral de Bamberg

La visión del emperador no había terminado aún y en 1015 se fundó la Abadía de Michaelsberg. Al tiempo concedió grandes privilegios a la nueva diócesis que poco a poco fue incrementando su poder hasta el punto de que para el siglo XIII los obispos de Bamberg eran quienes gobernaban la ciudad, aprobando y supervisando la construcción de cualquier gran obra. Así es como Bamberg fue creando su monumental imagen, por ejemplo, fundando su propia universidad en 1647 siendo una de las más antiguas del Estado Federado de Babaria.


No es sorprendente que con el tiempo esos “príncipes-obispos” quisieran quitarse de encima opositores y gente incómoda en general con la histórica excusa de que ellos son propietarios exclusivos de la razón divina. Así a primeros del siglo XVII los “juicios de brujas” hicieron correr la sangre de más de 1000 personas.

Juicios de brujas
Juicios de brujas


Un hito muy importante en la historia de Bamberg fue la llegada del ferrocarril en 1844 que impulsó el desarrollo moderno de la ciudad.


Terminamos esta introducción con un par de hechos curiosos, el primero es que el casco viejo de la ciudad ha sido declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural de la Humanidad por su “auténtico carácter medieval” y el segundo es que tratándose de una ciudad no muy grande cuenta con ocho productores de cerveza. Incluso tienen su propia variedad autóctona, la Rauchbier (cerveza ahumada).



Bamberg
Bamberg

Bamberg
Bamberg

Bamberg
Bamberg


A priori el plan se ve bien, edificios monumentales e historia siempre hacen de una ciudad algo interesante, al menos durante las horas en las que brilla el sol, la noche es otro cantar.