Qué ver en Bamberg (parte 2)

Dado su valor cultural podríamos afirmar que Bamberg es una de las muchas joyas que se esconden en la región de Franconia aunque frecuentemente los turistas pasan de ella. Originalmente Bamberg estaba formada por dos pueblos separados por el río Regnitz, el eclesiástico donde residían los todopoderosos obispos y el secular donde vivían las clases populares. Es precisamente está dualidad la causante del curioso emplazamiento del antiguo ayuntamiento (Altes Rathaus). Ante el tira y afloja de ambas administraciones llegaron a un acuerdo “ni para tí, ni para mí” y colocaron la sede del gobierno municipal justo en medio.


Antiguo ayuntamiento de Bamberg
Antiguo ayuntamiento de Bamberg
 Este edificio fue construido en 1387 y es quizás el ayuntamiento más curioso que hemos visto hasta la fecha. No obstante su imagen actual es producto de varias ampliaciones y reformas sucesivas.


Antiguo ayuntamiento de Bamberg
Antiguo ayuntamiento de Bamberg

Desde la islita que acoge el ayuntamiento tenemos una buena oportunidad para contemplar las “casas de los pescadores”. Situadas a orillas del río forman una estampa peculiar que ha venido a llamarse como la “pequeña Venecia”.

 
Pequeña Venecia de Bamberg
"Pequeña Venecia" de Bamberg

Como podemos suponer el Bamberg “episcopal” es el más espectacular y el que atrae a los visitantes. Si esto no fue así, sería un crimen después de todo el despilfarro y la ostentación de la que hicieron gala los obispos.


Nos encaminamos a la parte alta siguiendo un par de torres que asoman en el horizonte. Por fin, llegamos a una plaza, Domplatz, donde nos saluda una impresionante catedral. La Catedral de Bamberg fue fundada en el siglo XI. Sufrió varios incendios y otras desgracias que provocaron varias reconstrucciones. Su imagen actual, en la que destacan sus cuatro torres, es del siglo XIII. Como dato curioso en este templo, de entre los muchos “elegidos”, descansan los restos de su fundador el emperador Enrique II.


Catedral de Bamberg
Catedral de Bamberg


Justo enfrente de la catedral se encuentra el palacio Neue Residenz que fue la residencia de los “príncipes-obispos” que nombrábamos en la primera parte de este artículo. Se trata de un complejo del siglo XVII construido en varias etapas que mezcla elementos renacentistas y barrocos. Hoy en día está destinado a albergar actividades culturales.


Neue Residenz
Neue Residenz

Cerrando la plaza, entre la catedral y la Neue Residenz, tenemos otro edificio histórico más. Se trata de la “Antigua Corte”, Alte Hofhaltung, otra residencia que ocupaba la privilegiadísima jerarquía eclesiástica de Bamberg antes de que existiera la Neue Residenz. Su parte más interesante es el patio interior rodeado de casas de madera que le dan al conjunto un aire muy especial y cuyo espacio interior es aprovechado por la ciudad para organizar festivales en verano.


Alte Hofhaltung


Saliendo por la parte de atrás del patio nos introducimos en el Bamberg medieval, el de calles estrechas y empedradas que nos transportan a otra época.


Calle Medieval de Bamberg
Calle Medieval

 
Calle Medieval de Bamberg
Calle Medieval



Vamos a finalizar nuestra visita subiendo hasta la Abadía de Michaelsberg para disfrutar de una panorámica de la ciudad.


Bamberg
Bamberg


La Abadía de Michaelsberg fue fundada en el año 1015 por el primer obispo de Bamberg. En sus inicios fue un monasterio benedictino hasta que en 1802 fue confiscado por la ciudad y sus monjes expulsados del lugar. Desde 1803 es un asilo de ancianos con iglesia incluida Michaelskirche (Iglesia de San Miguel).



Michaelskirche
Michaelskirche

Michaelskirche
Michaelskirche


Y con esto terminamos nuestro paseo por Bamberg, una ciudad que bien merece su reconocimiento por la UNESCO. Como hemos visto es una ciudad rica en patrimonio cultural y con una imagen reflejo de un pasado ostentoso. Es importante recordar que sólo hemos visto los puntos más turísticos y que a lo largo de la ciudad hay muchos más rincones y edificios nobles igualmente interesantes.