Los molinos de Zaanse Schans

Holanda es un país que debe gran parte de su desarrollo al molino y es por ello que una de sus grandes bazas turísticas sea la visita a los campos donde los molinos aparecen como setas. Actualmente hay censados unos 1.200 molinos aunque si consideramos que sólo durante el siglo XIX se construyeron casi 10.000 es difícil calcular el número total de los que han perdido en el tiempo aunque diversas asociaciones trabajan por recurar algunos de ellos empleando los materiales y las técnicas que se emplearon para construir los originales.


Molinos de Zaanse Schans
Molinos de Zaanse Schans
 
Molinos de Zaanse Schans
Molinos de Zaanse Schans


En alguna ocasión hemos hablado de Kinderdijk, un lugar Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y que es con diferencia el que más promoción recibe. En esta ocasión vamos a poner el foco en otro segundo “parque de molinos” que con menos cantidad es igual o tan interesante que Kinderdijk. Estamos hablando de Zaanse Schans.


Welcome to Zaanse Schans
Welcome to Zaanse Schans

Zaanse Schans se encuentra en la localidad de Zaanstad que está situada a unos 20 kilómetros al norte de Ámsterdam junto al río Zaan. Si Kinderdijk es una exposición de cómo los molinos pueden ser utilizados para achicar agua en el caso de Zaanse Schans tenemos una magnífica muestra de molinos fabriles que servían para moler, fabricar pintura,  producir aceite y aserrar madera entre otras actividades. Cuentan que el número de molinos que se surtían de la corriente del Zaan (o del viento que barre la zona) llegó a ser de más de mil.


Molinos de Zaanse Schans
Molinos de Zaanse Schans
 
Zaanse Schans es un museo al aire libre que nos muestra una fotografía de la historia pre-industrial de Holanda cuando los métodos de fabricación eran artesanales. El parque no sólo cuenta con molinos también hay casas, tiendas, talleres y mini-museos que literalmente nos trasladan a otra época.


Casas de Zaanse Schans
Casas de Zaanse Schans

Museo de Albert Heijn en Zaanse Schans
Museo de Albert Heijn en Zaanse Schans


La mayoría de las atracciones son visitables a cambio de una pequeña entrada que no pasa de los 5 euros. En nuestro caso elegimos el molino aserradero de viento Het Jonge Schaap (literalmente “la oveja joven”).
 

Molino Het Jonge Schaap
Molino Het Jonge Schaap


El molino original databa del año 1680 y fue demolido en 1942. Dado su interés cultural en 2005 comenzó un proyecto para reconstruirlo basándose en los planos que se hicieron antes de su desaparición. Finalmente la réplica fue inaugurada en 2007.


Planos de Het Jonge Schaap
Planos de Het Jonge Schaap
  

Comienza la visita con un video introductorio a la historia y la construcción del molino mostrándonos las distintas fases del proyecto.





Tras salir de la “sala de proyección” entramos en la zona donde almacenan la materia prima y nos saluda el molino. Lógicamente lo más interesante se encuentra a continuación. En la parte baja del molino hay una exposición de  objetos relacionados con la construcción del molino y la carpintería en general. Ya en la primera planta vemos el mecanismo del molino y cómo trabaja. Un auténtico espectáculo para los fans de “cómo se hacen las cosas”. Cabe destacar que lo que vemos no es una demostración para turistas, estamos asistiendo a la fabricación artesanal de tablones que más tarde venden a los talleres de carpintería.


Molino aserradero Het Jonge Schaap
Molino aserradero Het Jonge Schaap
 

Una visita a Zaanse Schans bien puede ocuparnos una mañana entera, más si nos paramos en cada molino, taller o tienda. En todo caso si nos encontramos en Ámsterdam merece la pena acercarse hasta aquí para conocer este pedacito de historia de Holanda. 


Zaanse Schans

Dirección: Schansend 7, 1509 AW Zaandam
Web: http://www.zaanseschans.nl/