Cruzamos los Montes Cárpatos

Hace unos años el programa Top Gear rodó uno de sus programas más espectaculares en el paso de Transfăgărășan en Rumanía. A pesar de no contar con un Aston Martin, un Ferrari o un Lamborghini como ellos disfrutamos de lo que ellos denominaron como “la mejor carretera del mundo”.

 
Transfăgărășan
"Serpiente de Transfăgărășan"


La cordillera de los Cárpatos es un sistema un sistema montañoso que se extiende por Europa oriental formando un gran arco de 1.600 kilómetros de longitud. Gran parte de dichos montes caen dentro de las fronteras de Rumanía, en la región de Transilvania. Para atravesar dicha barrera natural tenemos dos opciones, la Transalpina  y el paso de Transfăgărășan.


Montes Cárpatos y paso de Transfăgărășan
Montes Cárpatos y paso de Transfăgărășan


La Transalpina (DN67C) fue construida a principios del siglo XX durante el reinado de Carol II y por ello recibe el sobrenombre del Camino del Rey. Conecta las localidades de Sebeş en el norte con Novaci en el sur y fue el gran paso de los Cárpatos hasta la construcción de Transfăgărășan.


Transfăgărășan
Transfăgărășan

 
El paso de Transfăgărășan fue construido en un tiempo récord (1970-1974) durante el gobierno de Nicolae Ceaușescu como una medida preventiva ante una posible invasión soviética del norte de Rumanía. Se trató de una obra descomunal en la echaron mano del ejército y para la que fueron necesarias cantidades ingentes de recursos tanto materiales como humanos. Se cuenta que utilizaron más de 6000 toneladas de dinamita.


Transfăgărășan
Transfăgărășan

Transfăgărășan
Transfăgărășan


Al llegar a los pies te encuentras con una pared que subimos a través de un serpenteante camino con vistas espectaculares en cada curva. Transfăgărășan nos sube hasta los 2.034 metros de altura suponiendo un desafio para todo aquel que se enfrenta a él, ya sea a pie, en bicicleta o montado en un vehículo motorizado.


Transfăgărășan lado norte
Transfăgărășan lado norte

Transfăgărășan lado sur
Transfăgărășan lado sur
 

Uno de los lugares más espectaculares es el lago glacial Bâlea de agua verde esmeralda y cuya superficie sirve de espejo natural.

Lago Bâlea - Transfăgărășan
Lago Bâlea

Lago Bâlea - Transfăgărășan
Lago Bâlea
  
La carretera se encuentra cerrada entre octubre y junio por causa de la nieve y en las ocasiones en las que el tiempo es malo también cortan el paso para prevenir accidentes.

Transfăgărășan es un pedazo de historia de Rumanía y un monumento al esfuerzo humano. Sólo estando allí uno se puede dar cuenta de lo mucho que debió costar semejante obra de ingeniería. Más allá de los números es una carretera espectacular que invita a pararse y a disfrutar del paisaje. Para los que llegan arriba el Lago Bâlea es un regalo para los sentidos y un buen lugar para relajarse en su balneario. Como dato curioso en invierno aprovechan la materia prima que les da la montaña para construir un hotel con bloques de hielo.