La belleza medieval de Estrasburgo

En esta nueva entrega vamos a visitar una de las ciudades más bonitas que hemos estado en estos años, se trata de Estrasburgo, capital de Alsacia (Francia) y que habitualmente oímos en los telediarios por las instituciones europeas que tienen sede en ella, principalmente el Parlamento Europeo.


Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo




Estrasburgo está situada al este de Francia muy cerca de la frontera con Alemania. La historia de Estrasburgo da para un libro entero así que acortemos diciendo que su fundación oficial se considera en el año 12 a. C., como tantas otras ciudades que hemos visitado, a partir de un campamento militar romano (castrum) de nombre Argentoratum.


Turísticamente la mayor atracción de Estrasburgo es su casco antiguo llamado Grande Île (la Gran Isla) que la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad en 1988. Grande Île conserva el trazado medieval de las calles y concentra un buen número de edificios históricos. Un paseo de 5 minutos basta para reconocer dicha consideración.





Según nos acercamos a Grande Île vemos sobresalir la catedral por encima de los tejados. Sus 142 metros de altura hacen de ella una de las más altas del mundo pero no es su altura lo más impresionante de todo. La Catedral de Estrasburgo (s. XV) destaca por ser un finísimo ejemplo de arquitectura gótica adornada por millones de detalles. La fachada principal es todo un espectáculo.


Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo

Catedral de Estrasburgo
Catedral de Estrasburgo


Su interior no se queda atrás y su suma al conjunto una gran variedad de obras maestras como la Columna de los Ángeles, que representa el Juicio Final con los ángeles bajando sus trompetas, y el Reloj Astronómico (s. XVI) que cada día a las 12:30 representa el baile de sus figuras.


Columna de los Ángeles
Columna de los Ángeles

Reloj Astronómico
Reloj Astronómico


Alrededor de la catedral tenemos otras atracciones que no debemos dejar pasar como son el restaurante Maison Kammerzell (s. XV), cuya fachada tallada en madera es espectacular, la farmacia del Ciervo, cuyos orígenes se remontan al siglo XII y el Palacio Rohan, construido entre 1732 y 1742, cuya primera planta aloja el Museo de Bellas Artes (Musée des Beaux-Arts).


Maison Kammerzell
Maison Kammerzell

Palacio Rohan
Palacio Rohan


Caminar por el casco antiguo es como un viaje a otra época, cada vía y cada plaza nos transporta a otro tiempo. Es tal su riqueza que casi podríamos escribir un artículo por calle. Saliendo por el lado sur llegamos a una pintoresca plaza ejemplo perfecto del Estrasburgo medieval, se trata de Place du Marché-aux-Cochons-de-Lait.


Place du Marché-aux-Cochons-de-Lait
Place du Marché-aux-Cochons-de-Lait


Si salimos del centro y seguimos el recorrido del río llegaremos a otra época… digo otro barrio muy especial. Al sur de la isla se encuentra la Pequeña Francia, Petite-France, donde vivían los pescadores, curtidores y molineros. Ésta zona del casco histórico es un verdadero lugar de cuento con casas de los siglos XVI y XVII.

Petite-France
Petite-France

Petite-France
Petite-France


Un poco más adelante nos encontramos con Ponts Couvert, un puente medieval con cuatro torres muy característico. Frente a él están las fortificaciones de Vauban (Barrage Vauban) del siglo XVII desde cuya parte superior se obteiene una estupenda panorámica de Ponts Couvert con la catedral al fondo.


Ponts Couvert
Ponts Couvert

Barrage Vauban
Barrage Vauban


No sabemos cuántos artículos son suficientes para cubrir la grandeza de Estrasburgo. Llegados aquí le hemos dado un bocadito a la ciudad para quedarnos con hambre de más así que volveremos.


Au revoir