La espectacular presa de Vidraru

Hay muchas y variadas formas de afrontar un viaje. Viaje organizado o por libre. Circuito turístico o aventura. Cultural o de sol, tumbona y playa. Personalmente lo que más me gusta es aprender historia. Sin embargo también me atraen algunas maravillas modernas singulares como por ejemplo los trabajos del Delta de la serie Holanda y su lucha contra el mar (parte 1 y 2), la curiosa iglesia de Temppeliaukio de Helsinki o  la arquitectura de Rotterdam y el centro financiero de Frankfurt. En esta nueva entrega nos desplazamos a Rumanía, donde vimos el espectacular paso de Transfăgărășan, para ver otra maravilla de ingeniería moderna, la Presa de Vidraru.


Presa de Vidraru
Presa de Vidraru



La Presa de Vidraru se construyó en 1966 en el Río Argeş como parte de un plan para producir energía hidroeléctrica. Así levantaron una impresionante pared de 166 metros de altura y 305 metros de largo que cuesta meter dentro de la foto.


Presa de Vidraru
Presa de Vidraru
Río Argeş
Río Argeş


Tras el “muro” se almacenan hasta 465 millones de metros cúbicos de agua proveniente en su mayor parte de los ríos Capra y Buda. Este reservorio artificial recibió el nombre de Lago Vidraru y tiene una superficie de 3,9 millones de metros cuadrados (aprox. 650 campos de fútbol) y un perímetro de 28 kilómetros.


Lago de Vidraru
Lago de Vidraru



Los números de semejante obra son para quitar el hipo. Durante el proyecto extrajeron 1.8 millones de metros cúbicos de roca, construyeron 42 kilómetros de túneles subterráneos y utilizaron casi 1 millón de metros cúbicos de cemento. En total tardaron 5 años y medio en completarlo.


Estatua de Prometeo
Estatua de Prometeo

Presa de Vidraru
Presa de Vidraru



Cuando la Presa de Vidraru fue terminada era la quinta de Europa y la novena del mundo. Hoy en día se organizan visitas pero si no disponemos del tiempo es un espectacular lugar de paso.