Qué ver en San Pedro de Atacama

Hay lugares en los que nada más poner el pie en ellos sientes como si te hubieran teletransportado otro planeta. En un artículo anterior hablamos la “experiencia marciana” de caminar sobre el glaciar Perito Moreno, en esta ocasión vamos a pasar del frío al extremo opuesto, bienvenidos al Desierto de Atacama.


Geiser del Tatio
Geiser del Tatio




El Desierto de Atacama está situado al norte de Chile y ocupa una gran franja de más de 100.000 km2 delimitada por la cordillera de los Andes y el océano Pacífico. Se trata del lugar más seco del mundo en el que la lluvia cae muy pocas veces en una vida. De hecho hay zonas con ningún registro histórico de precipitaciones.

Dichas condiciones hacen que la mayoría de las poblaciones importantes se encuentren en la costa (Antofagasta, Iquique, Arica,…) y no tanto en el interior (Calama, San Pedro de Atacama…).


Mina Chuquicamata en Calama
Mina Chuquicamata en Calama
Pueblo abandonado de Chuquicamata en Calama
Pueblo abandonado de Chuquicamata



Cubrir semejante área en un artículo requiere muchas líneas y paciencia por parte del lector así que nos vamos a centrar en la zona de San Pedro de Atacama donde no encontramos el típico lugar de sol y playa de las ciudades costeras.
 

Iglesia de San Pedro de Atacama
Iglesia de San Pedro de Atacama
San Pedro de Atacama
San Pedro de Atacama


San Pedro de Atacama es un pueblecito muy famoso por su aura mística. Muchos de sus habitantes vinieron de visita y quedaron prendados de su ambiente bohemio y cool. Dicen que quien viene a San Pedro se queda. Quizá por la alta concentración de litio de la tierra o por su relativo aislamiento lo cierto es que se respira tranquilidad en cada esquina.


Cartel de comida
¿Un aperitivo?


Más allá del pueblo y los saraos que en él se organizan sus alrededores son una auténtica joya para los amantes de la naturaleza. Toda la región es una maravilla geológica que la economía local explota para el turismo.



Qué visitar


No hace falta buscar mucho para encontrarse con nombres tan sugerentes como Ojos del Salar, Valle de la Luna o Valle de la Muerte que empujan a sumarse al primer tour que salga. Todas las agencias ofrecen las mismas visitas así que es difícil perderse. Las más famosas son:



- Cordillera de la sal

El nombre necesita poca explicación. Se trata de una cadena montañosa salpicada de blanco por la presencia de minerales. Las vistas desde los miradores son espectaculares.


Cordillera de la sal
Cordillera de la sal



- Valle de la Luna


Situado en la Cordillera de la Sal recibe su nombre por su parecido a la “superficie lunar”. Se trata de un gran monumento natural con hermosas formaciones geológicas y una gran duna desde la que se pueden disfrutar impresionantes puestas de sol.


El anfiteatro
El anfiteatro
Valle de la Luna
Valle de la Luna
Valle de la Luna




- Valle de la Muerte


Es un valle montañoso y arenoso que se encuentra muy cercano a San Pedro cuyo nombre tiene varias teorías. Unas dicen que deriva de Valle de Marte (por colorido rojizo) otras de que antiguamente quien se adentraba para cruzarlo moría en el intento.


Valle de la Muerte
Valle de la Muerte



- Salar de Atacama

El Salar de Atacama no es comparable con el otro gran salar que conocemos, el Salar de Uyuni, pero tiene un buen número de lugares interesantes.

Formaciones de sal
Formaciones de sal

Ojos del Salar de Atacama
Ojos del Salar de Atacama
Laguna Salada - San Pedro de Atacama
Laguna salada
Laguna Salada - San Pedro de Atacama
Flotando



- Geiseres de Tatio


Un poco más lejos, a 90 kilómetros de San Pedro de Atacama, el Tatio es un campo geotérmico que a primera hora de cada mañana despliega un espectáculo muy vistoso de chorros de vapor. Los más valientes, ya que  esas horas hace un frío brutal (-11ºC cuando fuimos), pueden bañarse en una piscina termal preparada para turistas.



Geiser del Tatio
Geiser del Tatio



Los más aventureros pueden hacer las visitas por libre, alquilando unas bicis o motos pero deben observar las normas de los lugares y tomar unas precauciones mínimas para que un gran día no acabe en pesadilla.


Valle de la Muerte
Valle de la Muerte


La manera más rápida para llegar a San Pedro desde Santiago es tomar un vuelo directo a Calama y, desde allí, un autobús que nos traslada a San Pedro en una hora y media. En el camino veremos una llanura salpicada de  llamas rodeada por volcanes. A destacar el impresionante volcán sagrado Licancabur.


Carretera a San Pedro de Atacama
Carretera a San Pedro de Atacama

Volcán Licancabur
Volcán Licancabur



El desierto de Atacama y, en especial, la zona de San Pedro es un buen lugar donde tendremos todo para poder disfrutar de la naturaleza, siempre y cuando llevemos agua y una buena crema protectora solar.