Entramos en la mina del Cerro Rico de Potosí

Bolivia es un país muy rico en recursos naturales que desde la antigüedad ha sido objeto del deseo. Los primeros que se aprovecharon de su riqueza fueron los españoles de la época colonial cuyos ojos de codicia brillaron especialmente en Potosí (Bolivia)


Moneda de plata acuñada en Potosí
Moneda de plata acuñada en Potosí



La ciudad de Potosí se encuentra en las faldas del Cerro Rico, una montaña cuyo nombre le viene porque en la época se podía extraer plata con las manos. Tal era su riqueza que en ella se estableció la mina de plata más grande del mundo desde el siglo XVI hasta mediados del siglo XVII. Al tiempo la ciudad fue creciendo bajo su sombra.


Cerro Rico - Potosí
Cerro Rico



La minería hizo de Potosí una ciudad rica y próspera en la que las iglesias y casas señoriales crecían como setas. Especialmente interesante es recorrer la ciudad por la noche siguiendo la luz que emanan las iglesias. Los españoles que vivían en Potosí llevaban una vida de opulencia cuya fama traspasó fronteras. Cuando algo valía mucho dinero se decía que valía un Potosí. Comenzó a decirse que cuando costaba mucho dinero, valía un Potosí.


Minería de Potosí
Minería de Potosí

Plata extraída en Potosí
Plata


La explotación intensiva de recursos naturales y humanos (los nativos eran obligados a trabajar en la mina) fue sumiendo a la ciudad en una larga decadencia. La fiesta se iba a acabando. Paseando por el centro histórico vemos destellos de la época colonial si bien el estado y aspecto de muchas de las casonas se ha visto modificado con los años. Sin embargo lo que si nos transporta a aquellos años es subir a la mina.
 

Potosí desde el tejado de la iglesia de San Francisco
Potosí desde el tejado de la iglesia de San Francisco




El Cerro Rico todavía guarda riqueza en su interior y tras el cese de la explotación “industrial” ha quedado una minería artesanal de la que viven miles de familias.


Trabajando en la mina - Potosí
Trabajando en la mina

Trabajando en la mina - Potosí
Trabajando en la mina

Txemi en las minas del Cerro Rico - Potosí
Txemi en las minas del Cerro Rico


La experiencia es muy impactante y no apta para personas sensibles, ni claustrofóbicas ya que nos adentramos en el corazón del cerro rico. Una vez en su interior vemos las precarias y durísimas condiciones en la que trabajan los mineros.


Trabajando en la mina - Potosí
Trabajando en la mina

Trabajando en la mina - Potosí
Trabajando en la mina


A medida que bajamos el calor y la humedad se intensifican. El polvo en suspensión nos seca la garganta. El sudor nos recorre las mejillas y nos preguntamos cómo alguien puede trabajar 10 o más horas en esas condiciones.


Trabajando en la mina - Potosí
Trabajando en la mina

Trabajando en la mina - Potosí
Trabajando en la mina



A pesar de ello los mineros nos sonríen y muestran agradecimiento cuando les entregamos unas botellas de refresco y unas bolsitas con hoja de coca que mastican incansablemente para que el hambre y el cansancio pasen de largo.


Minero de Potosí
Minero de Potosí

Minero de Potosí
Minero de Potosí