Sucre, la ciudad blanca

Si a la mayoría de nosotros todos nos preguntan cuál es la capital de Bolivia diremos que La Paz, sin embargo, la pregunta tiene truco porque aunque la sede de gobierno se encuentra en La Paz desde la Guerra civil (1898), Sucre es la capital constitucional del país y, ahí, reside la trampa. Sea como sea vamos a conocer y visitar Sucre.


Plaza 25 de Mayo
Plaza 25 de Mayo


Sucre es una ciudad con una larga historia que data de épocas precolombinas. En todo ese tiempo la han bautizado hasta cuatro veces. Hasta 1538 su nombre fue Charcas, nombre de la comunidad indígena que vivía en el lugar antes de la llegada de los colonizadores, La Plata hasta 1776 durante el Virreinato de Perú, Chuquisaca hasta 1825 durante el Virreinato del Río de la Plata y “La Ilustre y Heroica Sucre”, Sucre para los amigos, desde 1825  en honor al Mariscal Antonio José de Sucre. Con tal colección de nombres se la conoce como la Ciudad de los Cuatro Nombres.


Casa de la Libertad en Sucre
Casa de la Libertad


Caminar por Sucre es un ejercicio de memoria histórica de la época colonial, las estrechas calles  en forma de cuadrícula que forman  el centro se asemejan a las de cualquier ciudad de Andalucía. Casas de fachadas blancas, conventos e iglesias forman una postal  típica del sur de España sólo que en otro continente, a miles de kilómetros de distancia. Cabe mencionar que la arquitectura de su casco histórico le ha valido el reconocimiento de Patrimonio Cultural de la Humanidad de la UNESCO (1991).


Calle Nicolás Ortíz
Calle Nicolás Ortíz  

Parroquia de Santo Domingo de Sucre
Parroquia de Santo Domingo


Durante la época colonial las familias adineradas que se enriquecían con las minas de Potosí eligieron Sucre como residencia. Potosí era una ciudad de bullicio, llena de buscavidas y pendencieros atraídos por el brillo de las plata. A cambio Sucre ofrecía una mejor calidad de vida. De aquella época y posteriores quedan grandes recuerdos como la Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca fundada el 27 de marzo de 1624 o una curiosidad como el Castillo de La Glorieta a 5 kilómetros de la ciudad.


Universidad Mayor Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca
Universidad

Castillo de La Glorieta
Castillo de La Glorieta



Comenzamos nuestro paseo desde la plaza 25 de Mayo (Plaza de Armas), corazón de la ciudad, donde se encuentran instituciones tan importantes como el Palacio del Gobierno Autónomo Departamental de Chuquisaca  (ex-Palacio del Gobierno Nacional de Bolivia), la Catedral Metropolitana de Sucre cuya construcción se inició en el siglo XVI y el Ayuntamiento.


Palacio del Gobierno Autónomo Departamental de Chuquisaca  (ex-Palacio del Gobierno Nacional de Bolivia)
Palacio del Gobierno Autónomo Departamental de Chuquisaca

Catedral Metropolitana
Catedral Metropolitana

Ayuntamiento de Sucre
Ayuntamiento de Sucre


Desde aquí podemos tomar cualquier calle con la seguridad de que seguiremos viendo cosas interesantes. Como ocurre en Potosí y otras muchas ciudades coloniales hay muchos templos religiosos de gran relevancia histórica y artística. Destacan  la iglesia de San Lázaro del siglo XVI, la más antigua de la ciudad,  el impresionante convento de San Francisco Javier y el Monasterio de la Recoleta desde donde se puede disfrutar de una espectacular vista de la ciudad.


Convento de San Francisco Javier
Convento de San Francisco Javier
 
Iglesia del Convento de San Francisco Javier
Iglesia del Convento de San Francisco Javier

Monasterio de la Recoleta
Monasterio de la Recoleta

Monasterio de la Recoleta
Monasterio de la Recoleta

Panorámica de Sucre desde el Monasterio de la Recoleta
Panorámica de Sucre desde el Monasterio de la Recoleta


Si queremos descansar un poco nada mejor que dirigirnos al Parque Bolívar (s. XVII y XVIII), de estilo francés que guarda un par de curiosidades, una “Torre Eiffel” y un arco que venden como réplica del Arco del Triunfo de París. Completa el conjunto una  fuente de aguas danzantes cuyos chorros se mueven al son de la música.


Torre Eiffel de Sucre
Torre Eiffel de Sucre

Arco del Triunfo
Arco del Triunfo




Sucre, la ciudad blanca, tiene además otras atracciones que no deben perderse. Los amantes del dulce no pueden pasar por aquí sin probar el chocolate “Para ti” y más curioso aún resulta ser Cal Orko, el yacimiento de huellas fosilizadas más grande del mundo, en las afueras de la ciudad.