Visita a la ciudad colonial de Cuenca (Ecuador)

Antes de la llegada de los españoles la ciudad de Cuenca fue Guapondelig, la capital del pueblo Cañari. Esta cultura se desarrolló desde el siglo V al XV hasta que fue conquistada por los Incas. Éstos establecieron aquí Tomebamba, su capital en el norte del imperio como base para su conquista de las regiones norteñas de los actuales Ecuador y Colombia. Como capital  Tomebamba recibió todos los privilegios de la ciudad más importante del imperio, Cuzco. Construida a imagen de la gran capital debió de ser una ciudad imponente.

Ayuntamiento de Cuenca
Ayuntamiento de Cuenca


En 1529 Tomebamba fue destruida en el marco de la guerra fraticida que tuvo lugar entre Huáscar y Atahualpa por el dominio del imperio inca tras la muerte de su padre (Huayna Capac). Más allá de estas luchas internas el destino de Tomebamba estaba finiquitado con la llegada de los conquistadores españoles que el 12 de abril de 1557 fundaron la muy noble Santa Ana de los Ríos de Cuenca utilizando todo el material que quisieron de Tomebamba.


A principios del siglo XVI comienza la historia colonial de Cuenca. Se proyecta una ciudad distribuida en cuadrículas entorno a una gran plaza. Hoy en día la mayor parte de la arquitectura del casco viejo data del siglo XVIII  pero su distribución permanece inalterable al tiempo. En 1999 el centro histórico de la ciudad fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.


Plano de Cuenca
Plano de Cuenca

Arquitectura colonial de Cuenca
Arquitectura colonial de Cuenca

Casa colonial de Cuenca
Casa colonial de Cuenca


Como en todas las ciudades del nuevo mundo la prioridad en Cuenca también fue construir iglesias, así encontramos con un buen puñado concentradas en el centro. Destacan la Iglesia del Sagrario, construida en 1557 es la antigua catedral de Cuenca hasta la construcción de la Catedral Nueva o de la Inmaculada Concepción (finales del siglo XIX).


Catedral Nueva
Catedral Nueva

Catedral Nueva
Catedral Nueva

Iglesia de la Merced
Iglesia de la Merced

Iglesia de la Merced
Iglesia de la Merced

Iglesia de la Merced
Iglesia de la Merced


 A poca distancia de la Catedral Nueva, en el Parque de la Flores, está la Iglesia Carmen de la Asunción (s. XVIII) cuya entrada está adornada por una portada barroca tallada en mármol. Un poquito más allá se encuentra la Iglesia de San Francisco en la que destaca su retablo barroco del siglo XVII.



Iglesia Carmen de la Asunción
Iglesia Carmen de la Asunción

Iglesia Carmen de la Asunción
Iglesia Carmen de la Asunción

Iglesia de San Francisco
Iglesia de San Francisco

A nivel cultural Cuenca tiene una buena oferta de museos entre los que destaca con luz propia el Museo del Banco Central junto a las ruinas del Palacio de Pumapungo (vestigio de la antigua ciudad de Tomebamba). Imprescindible para cualquier visitante.

Museo del Banco Central
Museo del Banco Central

Pumapungo
Pumapungo

Pumapungo
Pumapungo


Cuenca es la tercera ciudad de Ecuador después de Quito y Guayaquil y como tal no decepciona a sus visitantes. Lejos del ruido y el estrés de sus hermanas mayores Cuenca ofrece algo muy distinto. Un ambiente mucho más relajante y desenfadado que permite descansar y una hospitalidad digna de mención.


Arquitectura colonial de Cuenca
Arquitectura colonial de Cuenca

Arquitectura colonial de Cuenca
Arquitectura colonial de Cuenca


Y si con todo lo visto no bastara Cuenca nos deja a un tiro de piedra de lugares como el Parque Nacional de Cajas (a 21 km.) para los amantes de la naturaleza, las ruinas de Cojitambo (a 30 km.) e Ingapirca (a 72 km.) si con la visita a Pumapungo (Museo del Banco Central) no nos hemos saciado de historia y pueblos como Chordeleg (44 km.) especializados en joyería.




En resumen, una ciudad perfecta para descansar (y aprender).