La iglesia fortificada de Hărman

En la anterior entrega visitamos la impresionante iglesia fortificada de Prejmer, el mayor exponente de estas construcciones tan características de los territorios fronterizos de Transilvania (Rumanía). Hărman es otro gran ejemplo que aunque, a diferencia de Prejmer, no forma parte de la lista Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO bien merece la pena visitar.


Iglesia de Hărman
Iglesia de Hărman


Hărman es una aldea situada 10 km al este de la ciudad de Brașov y su mayor atracción es su impresionante iglesia fortificada. El primer registro documental que se tiene de este pueblo data del 21 de marzo de 1240.


Iglesia de Hărman
Iglesia de Hărman

Iglesia de Hărman
Iglesia de Hărman

La iglesia fue construida en el siglo XIII sobre la base de una antigua basílica romana y su historia es similar a la de Prejmer. Por su situación fronteriza Hărman fue fortificada en el siglo XV y sus habitantes se refugiaban en su interior en caso de asedio.


Recinto de la Iglesia de Hărman
Recinto de la Iglesia de Hărman


Capilla
Capilla



La fortificación consta de dos muros perimetrales, el primero de 4,5 metros y el segundo de 12 con un paseo de ronda que conecta las 7 torres que se integran en el mismo. Como veíamos en Prejmer aquí también aprovecharon los gruesos muros para construir estancias en su interior. La entrada actual fue construida a principios del siglo XVII.


Entrada
Entrada

Paseo de Ronda
Paseo de ronda


Más allá del interés histórico de semejante fortaleza en su interior tenemos varias exposiciones y una capilla pintada al estilo “ortodoxo” sumamente interesante.

 
Iglesia de Hărman
Iglesia de Hărman

Iglesia de Hărman
Iglesia de Hărman


Si en nuestro viaje a Rumanía paramos en Brașov, tanto Prejmer como Hărman son dos excelentes planes para conocer algo de historia de la mejor manera posible, viendo y tocando. Ambos están cerca y esconden una joya en su interior luego no tenemos excusas para pasar de largo.