La feria de antigüedades de San Telmo

El barrio de San Telmo es uno de las zonas más interesantes de Buenos Aires. Sus calles empedradas, su historia y su  aire popular contagian a todo aquel que se acerca. Los domingos tiene lugar una cita ineludible ya que se celebra la feria de San Telmo, un evento que llena las calles de tenderetes que venden cualquier cosa imaginable y actuaciones callejeras.


Antigüedades del Barrio de San Telmo
Antigüedades del Barrio de San Telmo

La Feria de San Telmo fue organizada por primera vez en 1970 por José María Peña, un arquitecto interesado por el patrimonio de Buenos Aires que entre sus logros está la creación del Museo de la Ciudad y la declaración del Casco Histórico de Buenos Aires como bien de interés cultural. También fundó la Feria de los Domingos en la Plaza Dorrego y, por este hecho, es considerado  como  el padrino de San Telmo.


Calle Defensa de San Telmo
Calle Defensa

La feria tiene tres puntos centrales, el primero, por ser el origen, es la Plaza Dorrego. El segundo por albergar el mayor número de puestos la calle Defensa y tercero el Mercado de San Telmo. Fundado en 1897 aún pueden verse antiguos comercios de venta de verduras y carnes, en la actualidad es un lugar turístico y abundan los anticuarios, tema central de la feria.


Mercado de San Telmo





En este mercado callejero se mezclan turistas, compradores de artesanías, buscadores de antigüedades y paseantes que buscan pasar el día en San Telmo, todo entre olor a empanadas, voces de vendedores y música popular. La Plaza Dorrego es el corazón y es frecuente ver parejas de tango que bailan a cambio de unos pesos.




Desde la Plaza Dorrego sale la calle Defensa como prolongación del mercadillo. Se trata de una calle estrecha y muy concurrida que ni la lluvia es capaz de despejar de visitantes. Al final de ella, en la esquina con Chile, encontramos a una popular vecina de Buenos Aires.


Mafalda en San Telmo
Mafalda

La Feria de San Telmo es una de esas curiosidades que hacen que la ciudad sea un poco distinta a las demás. Hemos estado en otros mercados callejeros pero éste es uno de los más interesantes  y siempre estará en la agenda de recomendaciones para todos aquellos que decidan visitar Buenos Aires.