Un Tapas-Bar ¿salimos corriendo?

Cada vez que salimos al extranjero nos encontramos con este tipo de locales que prometen “tapas españolas” a sus clientes. Sin embargo, la realidad es desoladora. Salvo en contadísimas ocasiones lo de Tapas-Bar es un simple reclamo y la comida que ofrecen, un sucedáneo. Tener San Miguel en la carta de cervezas no es suficiente. Poe ejemplo, ¿dónde se ha visto que un local mínimamente relacionado con la cocina española no tenga pan en la mesa?

Tapas Bar en Manchester
Tapas Bar en Manchester


Una de nuestras primeras experiencias ocurrió en Southampton. Una amiga nos comentó que había uno recién inaugurado en Oxford St. (ignoramos si sigue abierto) y que le apetecía probarlo. Nosotros reticentes accedimos a su propuesta. Llegamos allí y dentro todo era rojo y amarillo con música flamenca de fondo atodo volumen. No recuerdo bien pero creo haber visto hasta carteles de toros. A pesar de esa decoración tan estereotipada le dimos un voto de confianza esperando la comida.


Comenzamos con unas aceitunas para calentar. A continuación pedimos una tapa de tortilla de patata, nada más sencillo y típico. Todos sabíamos que esa era pregunta de examen. Pues bien, nos trajeron un pedazo de tortilla fría dentro de una cazuelita de barro y sin pan. El espesor de la tortilla debía de estar entorno a los 8 o 10 milímetros y a juzgar por su sabor nunca conoció el aceite de oliva. Para terminar tomamos unos choricillos a la “microondas”. Como véis toda una experiencia culinaria por sólo 10 libras incluida la bebida, sólo una.

Volviendo al principio, sabemos que no todos los Tapas-Bar son iguales pero en general el nivel es muy bajo y los precios muy caros para la mala calidad que ofrecen.

Contestando a la pregunta que nos hacíamos al principio, a nosotros nos gusta mucho el deporte.