Gijón en la época romana

En el anterior artículo veíamos los esfuerzos de Zaragoza para sacar a la luz su pasado “romano”. Aunque muy mermados, los restos que van encontrando dan una idea aproximada de cómo era la vida en Caesaraugusta. En esta entrega nos desplazamos a Gijón que desafortunadamente conserva muy poco patrimonio de aquella época.

Escultura de Octavio Augusto junto a las Termas Romanas
Escultura de Octavio Augusto junto a las Termas Romanas


El Gijón romano tiene su origen en el actual barrio de Cimadevilla situado en el lado sur Cerro de Santa Catalina. Ésta es la parte más antigua de la ciudad y donde se encuentran los restos arqueológicos de la época romana más importantes. Por su localización estratégica los romanos construyeron aquí una fortificación y establecieron un puerto que reforzaba la ruta marítima del cantábrico y proporcionaba una nueva vía para el suministro de mercancías a través de la Vía de la Plata.


Los restos más importantes son las termas romanas del campo Valdés (siglo I a II d. C.), situadas al lado de la Parroquia Mayor de San Pedro, junto a la playa de San Lorenzo, y la muralla (siglo III a IV), detrás de la plazuela del Marqués, cuya imagen reconstruida sugiere muy poco de histórica.


Termas Romanas
Termas Romanas

Termas Romanas
Termas Romanas

Si nos gusta la historia las termas romanas son una visita obligada. Tras un video de introducción iniciamos, si le ponemos mucha imaginación, un paseo que nos lleva a través del tiempo.


Termas Romanas
Termas Romanas

Termas Romanas
Termas Romanas

Se estima que la muralla de Gijón romano media unos 800 metros de los cuales apenas 100 han llegado a nuestros días. Desafortunadamente su originalidad reside en unos pocos centímetros de la base pero no obstante como postal es bonita.


Restos de la muralla romana de Gijón (Google Maps)
Restos de la muralla romana de Gijón (Google Maps)

También se conservan restos en el acceso este al Cerro de Santa Catalina, en la sala de audiovisuales del museo de las termas, en el restaurante La Casona y en el Archivo Municipal. Lo cierto es que poco más puede ver en el núcleo urbano. 

Sin embargo, a pocos kilómetros, podemos visitar la Villa romana de Veranes. Su historia tiene que ver con una casualidad. Desde hacía mucho tiempo se conocía las ruinas que pertenecían a una antigua iglesia visigoda. Sin embargo investigaciones posteriores probaron que la iglesia se construyó sobre una antigua villa romana.


Villa romana de Veranes

Villa romana de Veranes


En 2007 se abrió al público como museo y centro de interpretación. El complejo cuenta con los cimientos de la villa y fragmentos de mosaico de un salón, que desafortunadamente en el momento de nuestra visita estaban cerrados al público. Imprescindible pasar un rato en el centro de interpretación viendo videos y objetos para conocer la historia del lugar.


Villa romana de Veranes
Villa romana de Veranes
Villa romana de Veranes

Villa romana de Veranes